Lunes, Diciembre 11, 2017
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

Semana Entrante

La Semana Entrante: Europa condiciona todo. Bernanke y Draghi en Jackson Hole

Ratio:  / 0
MaloBueno 
La situación en Europa sigue siendo muy compleja. El plan para salvar a la eurozona existe, y es el que delineó el Banco Central Europeo (BCE). Su presidente, Mario Draghi, lo apoya (él lo ideó), y poco a poco ha ido ganando el respaldo del Bundesbank. Los líderes políticos, incluyendo a la mujer más poderosa del mundo, Angela Merkel, también lo secundan. En  la primera quincena de junio, los “15 días de terror” como los llamaría la NASA, se verá si se logra aterrizar el plan o no. Todos condicionan todo, y todo el peso recaerá sobre Grecia y la corte alemana. 
 
En efecto, los dos principales obstáculos para que el plan salga adelante son Grecia y la corte alemana (y en menor medida el Bundesbank). En primer lugar, que funcione el rescate a Grecia o no depende del programa de austeridad que el gobierno heleno presente a la Troika a primeros de septiembre.
 
El gobierno de Antonio Samarás pide aire, más tiempo, para cumplir con los compromisos. Pero el presidente del Eurogrupo, Jean Claude Juncker, la canciller alemana Merkel y previsiblemente, el presidente francés, Francois Hollande, dicen que la capacidad de Grecia para renegociar su plan fiscal depende del informe que emita la Troika sobre su programa de austeridad y la credibilidad que otorgue a Grecia sobre si cumplirá o no con las metas.
La otra premisa necesaria es que la corte alemana dé su sí a la constitucionalidad del fondo permanente. La cadena es la siguiente: el BCE condicionó una presunta intervención en el mercado secundario de deuda a que los dos países en apuros, España e Italia, soliciten ayuda al fondo de rescate. A eso, Mariano Rajoy y Mario Monti respondieron que sólo lo harán cuando  conozcan al pie de la letra el esquema de intervención del BCE. Por tanto, todo quedaba a expensas de lo que el BCE anunciara en su reunión de política monetaria del 6 de septiembre.
Pero el BCE también se ha quitado el muerto de encima. Ahora dice que no anunciará el esquema hasta que no se sepa si la corte alemana aprueba o no el fondo permanente. El veredicto de la corte está previsto para el 12 de septiembre. De modo que todo se va retrasando.   
La pelota está en el tejado de Grecia y en el Tribunal Constitucional alemán. De modo que no habrá nada formal hasta después del 12 de septiembre. La cumbre del Eurogrupo del 14 y 15 de septiembre en Chipre, ya con todas las piezas sobre la mesa, será crucial.
¿Qué caso tiene, dice el BCE, que anuncie mi plan si no hay fondo permanente y, por tanto, no existen los recursos para intervenir en el mercado primario? ¿Qué caso tiene, añaden, si pese al plan, Grecia sale del euro y se convulsionan los mercados? El plan integral, como decimos, está armado, pero faltan esas dos piezas y tanto  el BCE como los líderes políticos presionan al gobierno griego y a los jueces alemanes para que también esos dos elementos embonen en el engranaje general del esquema de salvamento.  
De hecho, hasta el rescate a Grecia depende de la corte alemana. Dudamos que la Troika y los gobiernos digan algo hasta después del 12 de septiembre. Si no hay fondo permanente, tampoco tiene  sentido comprometer más recursos para salvar a Grecia. Es decir, o hay plan integral, o está todo embonado, o no hay nada.
En un principio, creemos que Grecia sería ayudado si todo sale bien, esto es, la corte alemana aprueba el fondo permanente y, tras eso, el BCE saca su esquema de intervención y España e Italia, posteriormente, acuden al fondo de rescate solicitando ayuda. Entonces, Grecia sería salvado, y los mercados volarían. Pero si los jueces alemanes dicen no al fondo permanente, lo que venga después puede ser catastrófico, salvo que se busquen alternativas (que los recursos del fondo permanente se traspasen al fondo temporal). Hasta el 12 de septiembre, por tanto, nos esperan días de tensión… y miedo.
Lo que la corte alemana diga es un verdadero enigma. Si se apegan a la ley, al pie de la letra, el veredicto de la corte alemana será un no rotundo al fondo permanente. Pero si miran más allá de la ley y miden las consecuencias políticas y económicas que su decisión puede acarrear, podrían inclinarse por un sí.
La presión, tanto del gobierno de Merkel como del BCE, será máxima. Pero ya se sabe lo estricto y riguroso que son los alemanes, cuya máxima representación son los jueces, y lo escrupulosos que son con su independencia, por lo que no está claro que vayan a tener en cuenta ninguna otra consideración más allá de lo que dicte la ley.
Hasta el 12 de septiembre, por tanto, no habrá más que especulaciones, dimes y diretes, rumores y desmentidos, y en función de cómo sean, así se moverán los mercados. Pero con Wall Street enfrentado a resistencias clave, será difícil que suba más alto hasta que no se conozca el desenlace.
Además, allí, en EU, tendrá su última semana veraniega. El lunes 3 de septiembre es el “Día del Trabajo”, cuando se cierran las piscinas y termina el verano, por lo que tendremos un fin de semana largo y el viernes el mercado de bonos cerrará temprano, a las 13:00 hora de México.
El viernes, además, el presidente de la Fed, Ben Bernanke, junto con otros banqueros centrales y académicos, dará su esperado discurso en el Simposio de Jackson Hole, y el sábado comparecerá en ese mismo encuentro el presidente del BCE, Mario Draghi. En los datos económicos, los de más relevancia serán el PIB preliminar para el segundo trimestre,  las cifras de gasto e ingreso personal para julio y el  libro Beige de la Fed.
Respecto al discurso de Bernanke, el mercado estará pendiente de qué mecanismo podría utilizar la Fed para estimular a la economía en caso de que lo requiera, y si lo hará en la reunión del 12 y 13 de septiembre. Nuestra perspectiva es que no existe un consenso en el seno de la Fed: en primer lugar, porque los datos de julio que se tienen hasta la fecha han mostrado una economía más fuerte de lo que se esperaba; y en segundo lugar, porque los mercados europeos se han estabilizado ante las perspectivas de un inminente rescate.
Aun así, la Fed debe estar lista para cualquier traspié que pueda tener la economía o los mercados financieros. En ese sentido, el libro Beige de la Fed del miércoles, el dato de empleo de EU de agosto (7 de febrero), y los múltiples acontecimientos que se darán en Europa a principios de septiembre (visita de la Troika a Atenas, reunión del BCE del 6 de septiembre y veredicto de la corte alemana del 12 de septiembre) serán cruciales para cualquier decisión que deba tomar al Fed.
Por otro lado, el discurso de Mario Draghi del sábado también será diseccionado con lupa. El BCE tiene que revelar qué esquema ha diseñado para intervenir en el mercado secundario, pero la última información que se tiene es que no dirán nada hasta después de conocer el veredicto de la corte alemana, que es posterior a la reunión del 6 de septiembre. Para eso, ¿celebrarán una reunión fuera de calendario o se esperarán a la junta del 20 de septiembre?.
En los datos económicos, el PIB preliminar de EU para el segundo trimestre (o primera revisión) se puede revisar al alza. El dato avanzado mostró una expansión del 1.5%, pero podría ser más firme debido al buen dato de la balanza comercial de junio, cuyo déficit fue de 43,200 millones de dólares (mdd), inferior a los 47,500 mdd que se incorporó en la cifra avanzada. El consenso prevé que mejore el PIB a un 1.7%, pero creemos que puede venir más cerca del 2.0%. De ser así, el argumento a favor de nuevas políticas de expansión monetaria se vería debilitado.
Además, el consumo privado debe mejorar al inicio del tercer trimestre, algo muy importante si tenemos en cuenta que representa 2/3 del PIB. Para el gasto de consumo personal de julio se estima un crecimiento del 0.5% tras registrar una lectura de 0.0% en junio. El dato de ventas minoristas de julio subió un 0.8%. Pero además el caluroso clima de julio incrementó el uso del aire acondicionado.
Otros datos de la semana serán las solicitudes de subsidios de desempleo, que debe estabilizarse en torno a los 370,000, así como la confianza del consumidor, tanto del Conference Board como el reporte final de la Universidad de Michigan. A su vez, se publicarán los pedidos de fábrica de julio, que podría expandirse un 1.0% gracias a la buena cifra de pedidos de bienes duraderos publicada hoy.

Finalmente, en Europa el lunes se publica el índice de clima de negocios de Alemania, así como l a tasa de desempleo (jueves) y las ventas minoristas (viernes) para ese mismo país. El jueves, atentos a la probable subasta de bonos de 10 años de Italia.

Add comment


Security code
Refresh

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

624443 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy1821
Ayer2573
Esta Semana1821
Este Mes26530
Total2262184

11-12-2017

Visitantes ahora

Guests : 115 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition