Lunes, Diciembre 11, 2017
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

Semana Entrante

La Semana Entrante: ¡El muro!. Banxico irá por 25 pbs. Se activa el Brexit

Ratio:  / 0
MaloBueno 

La semana terminó con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump,  y el  líder  de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, saliendo del Capitolio con la cabeza gacha. El fracaso fue rotundo. La victoria estaba tan lejana que ni siquiera se atrevieron a celebrar la votación, por el miedo a hacer un gran ridículo.  De modo que simplemente retiraron la reforma sanitaria del Congreso, dijeron que seguirán viviendo con el “Obamacare”.  Por tanto, la reforma sanitaria, consistente en revocar y reempplazar el  “Obamacare” está muerta. Ahora se pondrán a trabajar en el siguiente tema de la agenda: el  plan de recorte de impuestos. Esa propuesta llevará más tiempo. La propuesta quizás no esté lista hasta agosto.  Para entonces, pueden haber pasado muchas cosas en la Casa  Blanca.

Por tanto fue una mala semana para Trump, que inició con la declaración del director del FBI, James Comey,  de que sí estaban investigando al equipo de campaña de Trump  por sus posibles nexos con el gobierno ruso hasta el punto de haber podido manipular las elecciones presidenciales, y que terminó con su derrota en el Congreso después de un órdago de “todo o nada”.

También fue la peor semana para Wall Street desde que Trump ganó las elecciones: el S&P’s 500 perdió un 1.4% antes las dudas que genera su capacidad para sacar el resto de la agenda económica. La tasa de 10 años se redujo 9 pbs a 2.41%. México, sin embargo, celebra las desgracias de Trump: la bolsa mexicana subió un 2.1% en la semana y cerró en un nuevo máximo histórico, y en dólares un 3.9%.  El peso se apreció un 1.7% en los último cinco días, y desde su mínimo histórico del 19 de enero (en víspera de la toma de posesión de Trump), un 17%. Veremos después de este batacazo cómo se mueve la popularidad de Trump y cómo reaccionan los mercados.

La Semana en Estados Unidos:  Muro con México, gasto de consumo e inflación

No todo fueron derrotas la semana pasada. El oleoducto de Keystone XL, ese polémico proyecto energético para llevar petróleo de la región canadiense de Alberta hasta el estado de Nebraska  y que el ex-presidente Barack Obama bloqueó por su impacto medioambiental,  ya está aprobado por del Departamento de Estado.  Para ello, Transcanada Corp se comprometió a incrementar la cantidad de acero estadounidense que se utilizará en su construcción: 200 millas del ducto estarán fabricados con acero  estadounidense, lo que supone un incremento de más del 50% respecto al proyecto previo.

Sin embargo, el proyecto, de 8,000 millones de dólares, todavía tendrá que enfrentar varios obstáculos legales, entre ellos la resistencia de las organizaciones ecológicas y la aprobación de los estados por donde pasará el oleoducto, entre ellos Nebraska, donde los propietarios de las tierras pueden forzar cambios en el proyecto.  El  oleoducto, de casi 1,900 km, cruzará Montana, Dakota del Sur y llegará a Nebraska, donde se conectará al actual sistema de Keystone para llevar el petróleo hasta Texas y el golfo de México. El proyecto está diseñado para transportar 830,000 barriles al día.

Otro proyecto polémico  y colosal también recibirá nuevo impulso la semana que viene. Se trata del muro fronterizo con México, un proyecto con el que Trump trabaja a marchas forzadas. Muestra de ello es que Trump no dio ni dos semanas para que las empresas que quieran participar entreguen sus propuestas  de prototipos de muro. Generalmente, el plazo que se otorga para entregar propuestas es de uno a tres meses. Esta vez, el requerimiento de propuestas se realizó el 17 de marzo y el próximo miércoles 29 se cerrará el plazo para la entrega de propuestas. Desde  entonces, más de 100 compañías se han mostrado interesadas en participar en el proyecto: un muro que irá de San Diego, California, a Brownsville, Texas, a los largo de las 2,000 millas de frontera (3,110 km).

Ahí se cerrará la primera fase. Luego se iniciará una segunda fase en la que las 20 mejores propuestas tendrá que detallarla e incluir el precio, y se evaluará su viabilidad y adecuación, entre ellos la estética de la cara norte del muro, la que mira a Estados Unidos. El vencedor o vendedores tendrá que diseñar y construir el muro, y además proveer toda la infraestructura que la acompaña: carreteras, puertas, vallas, luces, drenajes, torres de comunicación, sensores, vigilancia por video, fibras ópticas, etc.

En los datos económicos, el principal indicador será el de ingreso y gasto personal para el mes de febrero, así como los deflactores implícitos del gasto que se publican el viernes. Los ingresos personales podrían aumentar un 0.4%,  la misma tasa observada en enero.  El crecimiento del ingreso es fundamental para sostener el ritmo de consumo.  Por otro lado, el gasto de consumo podría aumentar un 0.2%, también el mismo ritmo registrado en el mes anterior.

Ahora bien, lo que interesa es el crecimiento real del gasto de consumo, descontando la inflación. Como se sabe, los precios han venido repuntando,  lo que ha ido erosionando el consumo en términos reales, que es como se incorpora al PIB. Así, en enero, el gasto de consumo aumentó un 0.2%, pero la inflación trepó un 0.4%, por lo que el gasto de consumo real se contrajo un 0.3%, una  mala noticia para el PIB del primer trimestre,  dado que el consumo privado  representa en torno a un 70% de la economía de Estados Unidos.   

Para febrero, se espera que el deflactor del gasto de consumo aumente un 0.1%. De  ser así, el consumo real podría tener otro flojo desempeño, e incrementarse apenas un 0.1% tras la caída de -0.3% de enero,  lo que reforzaría la percepción de que el gasto de consumo real empezó el año con bastante debilidad  ante el aumento de los precios. Además, la tasa anual de la inflación general podría repuntar de 1.9% en enero a 2.1% en febrero, rebasando la meta de 2.0% de la Fed. Esa tasa sería la más elevada desde principios de 2012.  Por otro lado, el deflactor del gasto de consumo subyacente, excluyendo alimentos y energía, se estima suba un 0.2% en febrero, lo que implicaría una tasa anual de 1.7%, aún por debajo del 2.0% de la Fed.  Ese componente de la inflación ha permanecido contenido: de cumplirse las expectativas, sería el séptimo mes consecutivo con la tasa anual de la inflación subyacente medido por el deflactor del gasto de consumo, el indicador de precios favorito de la Fed, en 1.7%.

Aun así,  la Fed no parece muy preocupada con la evolución de la inflación.  En la última reunión, mantuvo sin cambios la expectativa para la inflación general para final de 2017 en 1.9%,  y revisó ligeramente la subyacente de 1.8% a 1.9%, aún por debajo del objetivo de 2.0%.  Además, Janet Yellen afirmó que alguna desviación de la inflación general por encima de 2.0% en el corto plazo podría ser transitoria y asociada al  aumento de los precios de la gasolina, por lo que no tendría por qué ir acompañado de una aceleración en el ritmo de subida de tasas.  Para este año, la  mayoría de los miembros de la Fed prevén dos aumentos de tasas adicionales tras el incremento de marzo. La tasa de 10 años de Estados Unidos, que llegó a tocar un máximo del año de 2.63% el pasado 13 de marzo, antes de la reunión de la Fed, ha descendido a 2.40% al cierre de hoy, un descenso de 23 pbs.

Junto con esos datos referentes al gasto de consumo, también se publicarán dos indicadores referentes al ánimo del consumidor:  uno será la confianza del consumidor del Conference Board (martes) y el otro la lectura final de la confianza del consumidor de la Universidad de Michigan (viernes), ambos para marzo. Ambos indicadores han trepado con fuerza desde la victoria de Trump: pero Yellen ha advertido que pese a la mejora en el humor de los consumidores, no se ha reflejado en un mayor gasto de consumo real, al menos de momento.  

La Semana en México: Igae y Banxico. ¿Serán ahora 25 pbs?

La semana pasada terminó en México con un mal dato de ventas minoristas para el mes de enero. El dato era fundamental. Venía precedido de varios indicadores que auguraban una fuerte debilidad de la economía al inicio de 2017: los indicadores de confianza del consumidor y de los empresarios así como el IMEF manufacturero y no manufacturero fueron funestos.

En lo relativo al consumo, la confianza del consumidor se desplomó en enero un 16.1% mensual, lo que significó una tasa anual de -25.7%.  Pues bien, en enero, las ventas minoristas se hundieron por segundo mes consecutivo: la contracción fue de -1.1% comparado con -1.5% en diciembre (peor que la cifra original de -1.4%). El consenso del mercado estimaba una lectura de -0.6%, por lo que la caída fue casi del doble de lo esperado. En términos anuales  y en su serie original, las ventas pasaron de crecer a una tasa anual de 11.2% en noviembre a otra de 9.0% en enero y sólo 4.9% en enero. La cifra del primer mes del año también fue peor de lo previsto (+5.5%).

En general, enero se ha visto mal: además de esos datos de confianza del consumidor,  del IMEF y ahora de las ventas minoristas, también defraudaron las cifras de producción industrial. La semana que viene sabremos un número más preciso: se trata del IGAE, esa especie de PIB mensual que publica México. Se publicará el lunes, y según el pronóstico de llamadinero.com, el IGAE podría rondar el 1.6% anual en su serie original comparado con un 2.1% en diciembre. El consenso estima una lectura más elevada, de 1.9%.  

Dos días después habrá reunión de política monetaria de Banco de México (Banxico). Y pese al deterioro de la actividad económica y la tendencia de recuperación del peso desde el  19 de enero, en vísperas de  que Trump diera su discurso de investidura, el deterioro de la inflación y de las expectativas de precios puede forzar a Banxico a aumentar las tasas de interés de nuevo. Tanto la inflación general como la subyacente vinieron ligeramente peor de lo previsto en la primera quincena de marzo. Por otro lado, la encuesta de Citibanamex reveló que la expectativa para la inflación general en 2017 repuntó de 5.40% a 5.48%, y que para  la subyacente pasó de 4.50% a 4.60%.

Por tanto, Banxico podría volver a incrementar las tasas, pero disminuir la dosis para evitar un mayor daño sobre la economía real. Desde inicio de 2016 hasta la fecha, Banxico ha incrementado las tasas de interés en seis ocasiones, y siempre en dosis de 50 pbs. Por tanto, Banxico ha subido la tasa en tres puntos porcentuales, de 3.25% a su actual nivel de 6.25%. En esta ocasión, es de esperar que reduzca la dosis a sólo 25 para situar la tasa de referencia en 6.50%.  

Además, habrá otros indicadores relevantes sobre la actividad económica, pero para el mes de febrero. Uno es el de la balanza comercial (lunes), que se espera se reduzca el déficit de 3,294  millones de dólares (mdd) en enero a 500 mdd en febrero. El otro reporte se refiere al empleo:  la tasa de desempleo podría descender en su serie original,  según el consenso, de 3.59% a 3.51%, si bien en la series desestacionalizada podría repuntar de 3.57% a 3.65%.  La  semana terminará con el dato de préstamos netos para el mes de febrero.

La Semana  en el Resto del Mundo: Se Activará  el Brexit  

En el resto del mundo, el miércoles la primera ministra del Reino Unido, Theresa May, activará el artículo 50 del Tratado de Lisboa. Para eso, enviará la carta de divorcio a Bruselas, informándoles que se van de la Unión Europea. A partir de ese día se iniciará formalmente las negociaciones del “Brexit”,  proceso que tendrá que concluirse durante los dos próximos años y que implicará arduas y duras negociaciones. Ese mismo día comparecerá en el parlamento británico para detallar los objetivos de la negociación. Mayu busca un Brexit “duro”, una ruptura total con la Unión Europea: salida de Reino Unido del mercado único y la unión aduanera, así como en restricciones a la llegada de migrantes europeos. A cambio quiere negociar un acuerdo de libre comercio con Bruselas., y para alcanzar un pacto,  se llegue a él o no, cuenta con dos años.

Aun así, los plazos reales pueden ser aún más cortos. El acuerdo final del Brexit se pronostica que esté listo para octubre de 2018 para que así sea ratificado por la Eurocámara. Por el lado de la Unión Europea, el negociador jefe será el ex comisario y ex ministro francés, Michel Barnier.

 

En Escocia,  luego de que el pasado miércoles se suspendiera la sesión por el atentado de Westminster, se reanudará el martes el debate sobre un segundo referéndum en Escocia al quejarse la ministra principal, Nicola Sturgeon, de que May has ignorado un estatus especial para su país en las negociaciones. El Partido Nacionalista Escocés quiere celebrar ese segundo referéndum entre otoño de 2018 y la primavera de 2019, cuando estén en la fase final de las negociaciones. 

Add comment


Security code
Refresh

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

624454 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy1824
Ayer2573
Esta Semana1824
Este Mes26533
Total2262187

11-12-2017

Visitantes ahora

Guests : 119 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition