Semana Entrante

Semana Entrante: Otra semana intensa para el peso mexicano

  • Imprimir
Ratio:  / 1
MaloBueno 

Durante la semana, el S&P’s 500 avanzó un 1.19%, para cerrar en 2,165 puntos. El Dow Jones subió un 0.76% para ubicarse en los 18,262 puntos y el Nasdaq cerró con una ganancia semanal de 1.17% terminado la sesión en 5,306 unidades lo que significó avances significativos para los mercados durante la semana.

Por su parte la bolsa mexicana tuvo una semana positiva, logrando recuperar gran parte de las perdidas acontecidas durante septiembre, logrando una ganancia semanal de 4.26%, impulsada principalmente por las empresas dedicadas al sector de consumo cerrando en 47,787 puntos. 

 

La semana en Wall Street

La semana anterior los mercados tuvieron una semana agitada centrada en las decisiones de política monetaria tanto de Banco de Japón, como de la Reserva Federal. El primero evaluó sus medidas de política monetaria desde 2013 y planteó un cambio de enfoque estrategia con un mayor enfoque en las tasas de mediano y largo plazo de los bonos soberanos, más que a la expansión monetaria en sí.

Por su parte, la Reserva Federal mantuvo la tasa de referencia sin cambios, situación que provocó un rally generalizado en los mercados financieros (acciones, bonos, materias primas y monedas), sobre todo al constatar los inversionistas que los planes para subir las tasas de interés en el 2017 y 2018 es más gradual aún de lo pronosticado meses antes. 

Con la reunión de la Fed superada, la atención estará centrada en el primer debate entre Hillary Clinton y Donald Trump, la reunión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), los indicadores domésticos, sobre todo los relacionados con el sector inmobiliario así como el PIB final para el segundo trimestre (o segunda revisión).

El debate presidencial será un acontecimiento global, que puede impactar a los mercados internacionales en todos los rincones del mundo en caso de que al final del debate las encuestas pongan de vencedor a Trump. 

El asunto de la OPEP también es importante para la economía estadounidense y los mercados globales.  La reunión empezó hoy en Argelia, pero terminará el miércoles. La reunión es de carácter informal y resta presión para que puedan alcanzar un acuerdo. El principal tema es la búsqueda de consenso por parte de sus miembros para reducir, o al menos congelar, la producción de manera conjunta, siendo Arabia Saudita e Irán los países más confrontados para alcanzar una solución. Será difícil alcanzar un acuerdo, pero aun llegando, posiblemente sea insuficiente para convencer a los mercados de que se está reequilibrando la oferta a la demanda, por lo que no se espera que se produzca una recuperación de los precios del crudo. 

En lo que refiere a los datos de Estados Unidos para la próxima semana, los más relevantes serán los relacionados al mercado inmobiliario, iniciando la semana con el dato de las viviendas nuevas, seguido del martes del dato de precio de las viviendas y cerrando el jueves con las existencias de viviendas pendientes.

El jueves será el día con mayor actividad en cuanto a indicadores, empezando con el dato de  solicitudes de subsidio por desempleo, las cuales se espera se incrementen, si bien está muy cerca de los mínimos del año, por debajo de las 260 mil solicitudes. En la semana terminada el 17 de septiembre, las solicitudes se ubicaron en 252,000 muy cerca del mínimo del año de mediados de abril (248,000). 

Ese mismo día se dan a conocer los datos de la segunda revisión del PIB del segundo trimestre, su deflactor y la balanza comercial de agosto. En cuanto al PIB se espera una revisión a la alza de 1.1 a 1.3% mientras que el deflactor se espera se mantenga sin cambios en 2.3%

En cuanto al consumo, el martes se dará a conocer el dato de la confianza del consumidor publicado por The Conference Board, mismo que se espera tenga una contracción del indicador para ubicarse en 98.0, para el mes de septiembre. Las ordenes de bienes duraderos del mes de agosto se espera tengan una contracción del 1.9%, después de haber crecido un 4.4% en julio, y tenido retrocesos en mayo y junio. La inversión sigue siendo una de las variables débiles de la economía estadounidense. 

De lunes a jueves, los miembros del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) de la Fed darán expondrán sus planteamientos derivados de su última reunión la semana pasada, en la cual mantuvieron la tasa de referencia sin cambios en un intervalo de entre 0.25%-0.5%. A media semana, Janet Yellen comparecerá ante la Cámara de Representes, siendo sus declaraciones un evento esperado por los inversionistas en la búsqueda de definiciones respecto a la interrogante de la inminente alza de tasas. Sin embargo, el motivo de su comparecencia es sobre supervisión y regulación, por lo que quizás no trate temas de política monetaria. Distinto será al día siguiente, cuando participará en un foro organizado por la Reserva Federal de Kansas City.

Por último, el viernes se darán a conocer los datos de ingreso y gasto personales, teniendo un incremento mayor el gasto que el ingreso en los últimos datos publicados. Este dato es relevante ya que  la expectativa es que para el tercer trimestre de este año, el crecimiento pueda ser superior al 3% con una inflación cercana al objetivo de la Fed de 2%.

La semana en México

En México, la atención se centrará en la decisión de política monetaria de Banxico, el consenso de los analistas esperan que la actuación del banco central sea de un incremento de la tasa de referencia de entre 50 puntos base. Sin embargo, existe el riesgo de que anuncie un alza por encima de los 50 pbs en caso de que tanto el debate de Trump como la reunión de la OPEP convulsionen al peso y lo lancen a nuevos mínimos. 

La necesidad de un posible incremento de la tasa de interés responde a cuestiones relacionadas con la latente alza de la inflación, asociada a la depreciación del peso, en buena medida como resultado del avance de Trump en las encuestas. Actualmente, la inflación se encuentran cerca del objetivo de Banxico de 3%, siendo el dato de la primera quincena de septiembre bastante sorpresivo con un incremento del 0.54%, lo que llevó la tasa anual a 2.88%. La subyacente, por otro lado, se incrementó un 0.36% y ya situó la tasa anual por encima del 3.0%, en 3.05%. 

Como otro elemento de análisis, los precios al productor se ubicaron en 5.5% en el mes de agosto y bajo el mecanismo de traslado de costos esto ha generado presiones sobre la inflación al consumidor.

A últimas fechas la Comisión de Cambios no ha realizado intervenciones en el mercado cambiario, un motivo más para afirmar que la alza de tasas es inminente como otro mecanismo en busca de contener la depreciación del peso y sus afectaciones en el nivel de precios así como dar señales de confianza a los inversionistas ante los recurrentes ataques especulativos de la moneda como mecanismo de cobertura ante la incertidumbre global.

El resto del mundo

En el resto del mundo, además de la reunión de la OPEP, el jueves, se dará a conocer el dato del PMI de China, mismo que desde julio ha presentado signos de expansión a partir del segundo semestre de 2016.

Por su parte, Europa tendrá como principales datos económicos, la publicación de la tasa de desempleo de Alemania, así como también la inflación de la Eurozona, se espera que la inflación crezca, debajo aun del 1% pero con una tendencia creciente, siendo la inflación subyacente la que se espera entorno al 0.9% anual.