Martes, Diciembre 12, 2017
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

Ucrania en medio de una Guerra Fría corre el riesgo de entrar en impago

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Entre la lista de los países emergentes que han enfrentado serias dificultades este año  ahora se suma Ucrania; economía que corre el riesgo de entrar en una situación de impago, y  en medio de una grave crisis política que amenaza su condición de estado independiente y soberano. Todo un cóctel explosivo que enfrenta a Occidente con Rusia.

Hoy precisamente Ucrania tiene que liquidar un tramo de crédito al FMI por más de 1,000 MDD, sus reservas monetarias sólo son suficientes para dos meses y sus alternativas son: aceptar un crédito del FMI a cambio de aplicar medidas como el aumento de 100% de los servicios públicos, un aumento considerable de la edad de jubilación y la reducción de todos los subsidios sociales lo cual supondría, en un clima de protesta social, el suicidio del gobierno en turno o bien, aceptar el respaldo ruso y sus medidas de control económico y político e intentar sortear el conflicto social y la embestida de los medios masivos de comunicación.

En este contexto, los problemas financieros en Ucrania sólo son la punta de un enorme iceberg que flota entre Occidente y Rusia; hoy tiene todos los ingredientes de una guerra fría: manipulación de medios, intereses geopolíticos, acceso a los recursos estratégicos, sanciones económicas y, claro, espionaje ruso. En los últimos años las diputas políticas han buscando resolverse o bien, buscando una anexión a las instituciones occidentales de EE.UU y Europa (solicitando su ingreso a la OTAN y a la Unión Europea) por parte de los “reformistas” o bien aceptando las condiciones y medidas que dicta el Estado ruso, que ha insistido en una fusión entre  Gazprom y Naftogaz (que en realidad sería una absorción, ya que el volumen de la corporación ucraniana no llega al 7% del gigante ruso) y que le ofrece un mercado para sus exportaciones industriales.

La firma de un acuerdo comercial con la UE hubiera significado para Ucrania que Rusia cerrara las puertas a sus exportaciones industriales y no existía ninguna garantía de que la Unión Europea, uno de los mercados agrícolas más protegidos, ofrecería un mercado creciente para las exportaciones agrícolas de Ucrania. Lo cierto es que la Unión Europea no tiene condiciones para financiar el saneamiento y la integración de Ucrania y los apoyos del FMI estarían condicionados a una serie de medidas típicas del Fondo: recortes sociales, aumento al precio domestico del gas, entre otras.

Estas medidas sin duda exacerbarían el descontento social y el respaldo político del gobierno en turno terminaría por reducirse a cero, el FMI prácticamente le ha ofrecido un préstamo a cambio de la caída del actual gobierno. Frente a esas nulas garantías por parte de la UE del respaldo económico necesario para adaptar la economía ucraniana a los estándares europeos y la opción del FMI, Moscú ofreció ventajas claras a Kiev con la firma de los acuerdos del 17 de diciembre. Además de un crédito de 15.000 millones de dólares (que Rusia resaltó que es sin condiciones similares a los recortes sociales que reclama el FMI, ni contraprestaciones como la entrada de Ucrania en la Unión Aduanera [formada por Rusia, Bielorrusia y Kazajstán]), la principal medida es la bajada del precio del gas de 405 a 268,5 dólares por cada 1.000 m3, que se podría consolidar en función de los acuerdos a largo plazo de cooperación estratégica en la industria del gas.

En ese contexto, el mandatario decidió no firmar un acuerdo de asociación con la Unión Europea (UE) y en cambio, decidió privilegiar un acercamiento a Rusia. Se produjo entonces un impasse durante el que las manifestaciones callejeras parecían perder fuerza, hasta que el congreso aprobó el 16 de enero una serie de leyes represivas (la prohibición de llevar la cara tapada o de distribuir panfletos antigubernamentales) y luego anuladas–, provocó una crisis política y social que tiene a la gente en las calles y a los medios desatando su artillería de información (y confusión en algunos casos).

A la campaña mediática en contra del gobierno ucraniano y la injerencia rusa el espionaje ruso ha respondido con la filtración de conversaciones telefónicas entre la secretaria adjunta para Europa, Victoria Nuland, y el embajador estadounidense en Kiev, Geoff Pyatt. En la conversación de cuatro minutos, Nuland y Pyatt discuten los entresijos del nuevo Gobierno que pretende instaurar el presidente Viktor Yanukovich y los temores de que Rusia pueda hacer fracasar las conversaciones. En un momento de la conversación Nuland –exportavoz del departamento de Estado durante la gestión de Hillary Clinton- comenta que el secretario general de la ONU podría nombrar en los días venideros a un enviado especial para Ucrania, quien podría acelerar el proceso y hacer reaccionar a la UE de su supuesta inacción.A continuación es cuando a la experta diplomática se le escapa un exabrupto y le dice al embajador: “Ya sabes, que se joda la UE” ; a lo que el embajador responde: “Exactamente”. “Necesitamos que la ONU nos ayude a mantenerlos unidos porque si esto cobra importancia los rusos actuarán a nuestras espaldas y todo se irá al traste”, finaliza el embajador.La conversación abona en presentar a EE.UU como el manipulador central en el conflicto contra el gobierno ucraniano y a los manifestantes como títeres de la política norteamericana.

Por su parte, Washington mencionó la posibilidad de imponer sanciones en respuesta a la violencia política en Ucrania, a raíz de la escalada del conflicto. Pero esas medidas (que podrían incluir prohibición de viajar o congelación de activos a los funcionarios del gobierno), no obtuvieron apoyo  entre los Estados de la UE, que prefieren centrarse en el diálogo político.Ante ello, la Unión Europea exigió un nuevo gobierno, una reforma de la Constitución y la celebración de nuevas elecciones en Ucrania.

Estos días Rusia reafirmó su promesa de dar a Ucrania un segundo tramo del préstamo de 15.000 millones de dólares, pero todavía no ha desembolsado la suma a la espera de recibir un pago de 2.700 millones de dólares por una deuda de gas, dijo el sábado el ministro ruso de Finanzas. "Cumpliremos lo que hemos prometido a Ucrania, pero nos gustaría que la parte ucraniana cumpliese las obligaciones a las que se ha comprometido"

Apenas la semana pasada, la agencia de calificación crediticia Fitch rebajó el rating a largo plazo de Ucrania en divisas desde el actual B- a CCC, un nivel altamente especulativo. Con esta rebaja en la calificación, la ex república soviética se encuentra a un peldaño del incumplimiento de Fitch. Además en el comunicado, la agencia señala que el rating de Ucrania de impago a largo plazo en moneda nacional se mantiene en B-.sin embargo, en el comunicado introdujo una perspectiva negativa, lo que puede indicar que el rating podría caer en el futuro.

La deuda de Ucrania supera ya los sesenta mil millones de dólares y precisamente hoy  es el último día para que Ucrania pague al FMI un tramo de crédito, de más de mil millones de dólares.  A ver si puede cumplirlo. 

 

 

            

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

626234 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy2370
Ayer2573
Esta Semana2370
Este Mes27079
Total2262733

11-12-2017

Visitantes ahora

Guests : 199 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta