Sábado, Diciembre 16, 2017
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

Venezuela y Ecuador: El socialismo del siglo XXI se pone en apuros

Ratio:  / 2
MaloBueno 

Éste es el artículo íntegro de nuestra última colaboración en el diario Excélsior.

El Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), ese proyecto que pretendía ampliar elTratado de Libre Comercio de Norteamérica (TLCAN) al resto del contienen americano con la excepción de Cuba, hace tiempo que atraviesa horas bajas, y más ahora con Donald Trump como presidente de Estados Unidos. Pero la organización internacional que iba a servir de contrapeso a la hegemonía neoliberal estadounidense a través de la construcción de una alternativa socialista en la región, la Alianza Bolivariana de los Pueblos de Nuestra América (ALBA), se encuentra en una crisis aún más profunda.

Esta organización internacional, que surgió de la mano del fallecido ex-presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y de su homólogo cubano, el también ya fallecido Fidel Castro,en el año 2004, tiene a dos de los países aliados que conforman dichoeje en serios aprietos. Uno de ellos es la propia Venezuela, donde el chavismo, representado ahora por el presidente Nicolás Maduro, ha ido perdiendo apoyos en medio de una brutal crisis económica y un giro autoritario del gobierno que amenaza con romper el marco constitucional. El otro es Ecuador, un país donde ayer se celebraron elecciones para elegir al sucesor de Rafael Correa, una administración muy cercana al chavismo pero que tras diez años ininterrumpidos de gobierno, llega desgastado, con la economía en recesión, fuertes escándalos de corrupción y una campaña presidencial plagada de enfrentamientos.

El deterioro político y económico de Venezuela es calamitoso. En lo político, la legitimidad de Nicolás Maduro siempre ha estado en entredicho, desde que llegó a la presidencia en el 2013 tras ganar las elecciones por un escaso margen, en medio de acusaciones de fraude y la negativa a transparentar los resultados electorales mediante la apertura de las urnas y el recuento de los votos.

Pero la situación no ha hecho más que empeorar con el transcurrir del tiempo. El agravamiento de la crisis económica a partir de 2014, juntoel control, tras las elecciones parlamentarias de diciembre de 2015, de la Asamblea Nacional por una mayoría opositora al chavismo configurada en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), no ha hecho más que acorralar a un presidente muy debilitado.

La economía venezolana, que se expandió durante los años de 2011 a 2013 a una tasa promedio de 3.7%, entró en una profunda recesión a partir de 2014, coincidiendo con el desplome del precio del crudo, recesión que no está claro que aún haya tocado fondo. En dicho año, el PIB se contrajo un 3.9%, en el 2015 un 6.2% y en el 2016 un horrendo 10.0%, según el último pronóstico del FMI. En consecuencia, en los tres últimos años el PIB se ha derrumbado más de un 20%. Para el 2017, el FMI pronostica una caída adicional del 4.5%.

Las causas de esa debacle económica son muchas, pero la principal es el petróleo. Venezuela es su compañía petrolera, PDVSA. Su actividad contribuye a más de la mitad del PIB de Venezuela y sus ventas externas superan el 90% de las exportaciones del país. Una dependencia excesiva que si bien durante el “boom” de los precios del crudo fue una bendición y provocó un fuerte auge económico, el desarrollo de su modelo socialista y una actitud contestaría del chavismo contra Estados Unidos, con el desplome de las cotizaciones ha desenmascarado un modelo insostenible que lo ha conducido a una severa recesión y a una crisis humana en la que escasean alimentos y medicinas.

Pese a ser Venezuela el país del mundo con mayores reservas probadas de petróleo, la producción ha caído de algo más de 2.35 millones de barriles al día (mbd) a finales de 2015 a un nivel cercano a los 2.0 mbd en la actualidad. Con los ingresos deprimidos, una deuda elevada y una escasa inversión en mantenimiento y nuevos proyectos, la capacidad de producción de PDVSA se ha visto mermada y la extracción del barril es cara, de entre 50 y 55 dólares el barril en promedio, por lo que a los actuales precios del crudo buena parte de sus pozos no son rentables. Sin los ingresos de PDVSA, el déficit fiscal de Venezuela se prevé que sea de 8.0% del PIB, el mismo nivel observado en el 2016.

De este modo, tanto PDVSA como la deuda soberana están en riesgo de entrar en impago. Tanto es así que para que PDVSA pueda cubrir el pago de la deuda de abril, que se estima en 3,000 millones de dólares (mdd), la compañía procuró la ayuda financiera de la rusa Rosneft, quien le concederá un crédito a cambio de petróleo.El mayor desembolso acontecerá hacia mediados de abril, cuando vencen 2,500 mdd en principal e intereses de un bono de PDVSA.

Ante las dificultades de Venezuela, Rosneft y la Rusia de Vladimir Putin se han convertido en una importante fuente de financiamiento para el gobierno de Maduro. Bajo este esquema de crédito por petróleo futuro, Rosneft concedió 1,500 mdda PDVSA en 2016. No hay muchas más opciones para poder pagar la deuda. Otra sería echar mano de las reservas internacionales, pero con apenas 10,000  mdden los cofres quedaría el país prácticamente exprimido y muy vulnerable. O poner a la venta activos venezolanos rentables en el exterior. No hay mucho, pero una es CITGO, una empresa refinadora de petróleo en Estados Unidos que es filial de PDVSA. Una cuarta opción es recibir más dólares del exterior de los que se gastan, es decir, registrar un superávit de cuenta corriente. El reciente repunte de los precios del petróleo, alentado por el recorte de la OPEP, organización a la que pertenece, ha ayudado a Venezuela. Pero también ha tenido que recortar las compras del exterior, las importaciones, provocando la actual situación de desabasto en alimentos básicos y medicinas. A base de esas medidas, el déficit corriente, que fue de 7.8% del PIB en 2015, se recortó a 3.4% en el 2016 y podría reducirse a -0.9% este año.  

Aun así, Venezuela precisa dinero desesperadamente, y la decisión del Tribunal Supremo de Venezuela, controlado por el chavismo,de inhabilitar a la Asamblea Nacional, dominada por los opositores, ocasionó no sólo fuertes protestas en las calles, sino nerviosismo en los mercados. ¿De verdad podría Venezuela pagar? El viernes, los bonos de Venezuela denominados en dólares registraron su peor derrumbe en dos años: el de 10 años se redujo en 3.1 centavos de dólar a 46.71 centavos. Eso representó un incremento de 115 puntos base en la tasa a 22.70%. La misma suerte corrieron los bonos de PDVSA.

La grave crisis institucional de Venezuela ha caído como un jarro de agua fría sobre el gobierno de Rafael Correa en Ecuador. Su gestióntambién ha dejado atrás sus mejores días: la economía, con una contracción del 1.6% en el 2016, también se halla en recesión. Con una sociedad muy polarizada,una campaña plagada de enfrentamientos, cierto hartazgo con el “correísmo” y unos resultados muy reñidos, se pondrá a prueba en estas elecciones la fortaleza democrática e institucional del país.

Pero en general el ambicioso proyecto del socialismo del siglo XXI, ese proyecto que estaba encarnado por Venezuela (Hugo Chávez), Ecuador (Rafael Correa), Cuba (los hermanos Castro) y Bolivia (Evo Morales), y que contaba con la simpatía de la Argentina kirchnerista,el Brasil de Lula, o la Nicaragua de Daniel Ortega, empieza a quedar desmantelado. El candidato de Correa, Lenín Moreno, podría ganar. Pero en caso de vener el opositor Guillermo Lasso, ya ha advertido que casi lo primero que hará será abandonar el ALBA.

INFOGRAFÍA

La mitad del PIB de Venezuela y más del 90% de las exportaciones provienen de la empresa petrolera estatal PDVSA. Sin embargo, con la caída de los precios del petróleo, tanto los ingresos como la situación financiera de PDVSA se ha deteriorado. Con escasa capacidad para invertir, su producción ha entrado en declive y se sitúa en 2.0 mbd…

Fuente: Bloomberg

… el problema es que PDVSA precisamente urgente dólares para pagar la deuda que vence en abril. Para ello, está en negociaciones para que la petrolera rusa Rosneft le otorgue un crédito a cambio de petróleo. Las reservas internacionales son bajas y parte del ajuste en el déficit corriente se hizo reduciendo importaciones, lo que ha generado una situación de desabasto… 

Fuente: Bloomberg

… la situación de PDVSA, la restricción de las importaciones, y la elevada inflación, que se prevé de más de 500% para este año, ha abocado al país a una grave y profunda recesión. La crisis institucional, a su vez, ha despertado de nuevo la posibilidad de un impago de la deuda en Venezuela, lo que provocó el viernes fuertes caídas en los precios de los bonos…

Fuente: FMI

… al mismo tiempo que Venezuela se resquebraja, en Ecuador se celebraron elecciones presidenciales en la jornada de ayer. El país también entró en recesión en 2016, y el apoyo al “correísmo”, un aliado de la Venezuela de Chávez  se ha venido erosionando, por lo que en un clima de enfrentamiento se verá si los ecuatorianos votan por el cambio. 

 

Fuente: FMI

Add comment


Security code
Refresh

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

652645 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy111
Ayer2963
Esta Semana13827
Este Mes38536
Total2274190

16-12-2017

Visitantes ahora

Guests : 75 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition