Martes, Diciembre 12, 2017
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

Después de 25 años, Brasil deja de sambar

Ratio:  / 0
MaloBueno 

 

Ayer, 200 ciudades de Brasil protestaban en contra del gobierno y pedían la dimisión de la presidenta Dilma Rousseff. ¿Qué ha pasado en Brasil para que creciera tanto el descontento con el antaño adorado Partido de los Trabajadores? ¿Qué ha sucedido para que esté atravesando la peor recesión en 25 años? Sobre ese tema trata nuestra última colaboración en Excélsior, titulado "Dilma Rousseff pierde el encanto con los brasileños" y que puede leer íntegro aquí, en la sección de Dinero de dicho diario o en las líneas de abajo.

DESPUÉS DE 25 AÑOS, BRASIL DEJA DE SAMBAR 

Brasil ha sido, hasta hace poco, sinónimo de triunfo, ese país alegre que se transformaba a pasos agigantados y que era señalado por las grandes instituciones internacionales como el FMI y el Banco Mundial como ejemplo de lo que se debe hacer.

Una vez que se estabilizó tras la devaluación de 1998, Brasil entró en una etapa de auge económico sostenido en un marco de consolidación de la democracia, lo que permitió la llegada al poder, en el año de 2002, del Partido de los Trabajadores (PT), un partido estrechamente ligado a los pobres, a la ética y a las transformaciones sociales. La competitividad que la devaluación del real otorgó a la economía brasileña (exacerbada durante la campaña de Lula de 2002 por el temor de que Brasil no pagara su deuda), el virulento aumento del precio de las materias primas en los últimos tres lustros, el acercamiento de Brasil a China, y el combate a la pobreza de su programa “Bolsa Familia”, que ha sacado de la pobreza a millones de brasileños que por fin pudieron gastar y dinamizar el consumo interno, colocó a Brasil en una espectacular senda de crecimiento que hizo que se despegara del resto de Latinoamérica. 

Pero además, en esa estrategia de éxito jugó un papel fundamental el descubrimiento de grandes yacimientos petroleros, lo que permitió al país no sólo autoabastecerse de crudo, sino convertirse en una potencia energética. La petrolera Petrobras se convirtió en poco tiempo en una de las mayores compañías petroleras del mundo, la sexta más grande por capitalización bursátil y con un peso que representaba cerca del 10% del PIB del país. Los elevados precios del petróleo y su fastuosa salida a bolsa la dotaron de los recursos necesarios para ejecutar una agresiva estrategia de crecimiento con una influencia decisiva en toda la economía del Brasil.

La gloria y hegemonía de Brasilse formalizó al ser la economía latinoamericana que entró en las selectas siglas de los BRICS, los países emergentes que se distinguíanpor un mayor protagonismo en la escena mundial. En esa vorágine aduladora, el país fue premiado con la organización del Mundial de Fútbol y de las Olimpiadas. La presidenta DilmaRousseff vivía días de vino y rosas: tenía dinero para derrochar, su popularidad era inmensa y el PT se erigía como la formación política mejor evaluada por los brasileños.

Sin embargo, de repente, todo se torció. Fue hace dos años, en el 2013,cuando surgieron las primeras protestas por el elevado costo del Mundial de Fútbol y el aumento de las tarifas del transporte público en Sao Paulo. Pero lo que parecía algo circunstancial y acotado a la mayor ciudad del país se ha convertido en un masivo movimiento destinado a destituir a Rousseffque se ha propagado por todo el país. China, la sostenibilidad de las políticas internasde gasto y la monstruosa corrupción de su clase política y empresarial es lo que hace ahora tambalearse al gigante sudamericano: Brasil podría registrar este año su peor desempeño en 25 años al tiempo que su estabilidad política se resquebraja.

Durante su expansión, Brasil apostó por las exportaciones de materias primas a China, de cuyos ingresos dependía excesivamente, y lo hizo sacrificando su aparato manufacturero. En el año 2000, por ejemplo, las exportaciones de materias primas brasileñas representaban en torno a un 23% de las ventas totales al exterior, en tanto la de productos manufacturados y semimanufacturados ascendía a un 74%. En el 2014, esos porcentajes se situaban en un 50% y un 46% respectivamente.

En consecuencia, la desaceleración de China y el derrumbe de las materias primas ha sido letal para la economía brasileña: en el 2014, su cuenta comercial registró su primer déficit en 14 años. El agujero fue de 3,930 millones de dólares, la peor cifra desde 1998: las exportaciones a China, su principal socio comercial y al que destina un 37% de las ventas externas, se hundieron un 12%.

Como resultado de los menores recursos, y con el fin de guardar la disciplina fiscal para sostener la calidad crediticia de la deuda, DilmaRousseff ha tenido que dar marcha atrás y recurrir a algunas medidas de austeridad, algunas de ellas muy populares pero excesivamente caras, como los subsidios a la electricidad y los precios a la gasolina o el recorte a los subsidios de desempleo. Pero lo peor ha sido que la menor entrada de dólares junto con el deterioro de las cuentas fiscales y la pérdida de confianza de los inversionistas por los casos de corrupción que ha derivado en la actual crisis política ha significado un severo desplome del real brasileño. En el último año, la divisa se ha despeñado un 35% y entre las grandes monedas del mundo, sólo se ha visto superado por el peso colombiano (-37%) y el rublo ruso (-44%). En el mismo período, el peso mexicano se ha depreciado un 20%.

La virulenta caída del real brasileño y los retiros de los subsidios como la electricidad (junto con una severa sequía que ha vaciado las reservas de aguas de las centrales hidroeléctricas) ha conllevado varias reacciones perniciosas en cadena: la primera es que ha significado un fuerte aumento de la inflación que ha socavado el poder de compra de los más necesitados. La inflación en julio se trepó a 9.56%, la más alta en 12 años y más del doble del objetivo de 4.5%. La segunda es que, para frenar la depreciación del real y contener la subida de precios, el Banco Central se ha visto forzado a subir las tasas de interés de forma agresiva. Desde septiembre del año pasado, la autoridad monetaria ha incrementado las tasas en siete ocasiones pasando la tasa de referencia de 11% a 14.25%, la más elevada en nueve años. La tercera es que, como resultado del mayor precio del dinero, el crédito se ha comprimido, la confianza del consumidor se ha desplomado a mínimos históricos, el desempleo ha crecido a máximos de casi cinco años, y la economía se dirige a una contracción del 1.5%, según los pronósticos del FMI.

Para rematar, la descomunal  trama de sobornos y desvíos de recursos de Petrobras para financiar campañas políticas y otorgar suculentos contratos a las empresas del “club” como Odebrecht y Camargo Correa,ha terminado por colmar el ánimo de los brasileños. El megaescándalo ha llevado a la cárcel a figuras insignes como José Dirceu, uno de los fundadores del PT,  o al empresario y directivo Marcelo Odebrecht. Rousseff, con su popularidad por los suelos, clama inocencia, pero ayer en 200 ciudades, miles de brasileños exigían su cese y dos tercios de la ciudadanía piden su destitución, según las últimas encuestas. 

Ahora bien, para que prospere una “moción de censura” no basta con el clamor popular, sino que se precisa de una infracción legal. En consecuencia, tanto el Congreso como el Planalto dirigen su mirada al Tribunal de Cuentas de la Unión, la institución encargada de dictaminar si el gobierno hizo trampa en determinadas maniobras fiscales que utilizó para cerrar las cuentas públicas de 2014. Con Rousseff debilitada, la rapiña política se cierne sobre ella y las próximas semanas serán decisivas para su final destino.

INFOGRAFÍA

El boom económico brasileño ha sido espectacular. En el año 2002, el tamaño de su economía era similar al de India y sustancialmente inferior al de México. Sin embargo, sus portentosas tasas de crecimiento la llevaron a convertirse en la sexta economía del mundo en el 2011. Actualmente, ocupa el séptimo lugar…

Fuente: Banco Mundial

.. buena parte del éxito de Brasil se debió al auge de las materias primas. El país apostó por vender “commdities” a China, que no tardó en convertirse en su primer socio comercial al tiempo que descuidaba su planta manufacturera, que fue perdiendo competitividad. Las exportaciones de materias primas pasaron de representar un 23% del total en 2003 a un 50% en 2014…

 

 

 

 

 

Fuente: Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior de Brasil

.. el deterioro de las cuentas externas y de las finanzas públicas así como la pérdida de confianza de los inversionistas por los casos de corrupción y los consiguientes riesgos de inestabilidad política ha significado un desplome del 35% del real brasileño en el último año…

… la brutal caída del dólar ha tenido efectos muy perniciosos sobre la economía: la inflación se ha trepado a casi el 10%, un máximo de 12 años y más del doble del objetivo del Banco Central, lo que ha forzado al Banco Central a subir las tasas a 14.25%, lo que está llevando a la economía a la peor crisis en 25 años. 

Fuente: Banco Central de Brasil. Pronóstico de 2015 del FMI

 

 

Add comment


Security code
Refresh

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

626254 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy2372
Ayer2573
Esta Semana2372
Este Mes27081
Total2262735

11-12-2017

Visitantes ahora

Guests : 219 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition