Jueves, Abril 19, 2018
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

El verdadero "Gordo de Navidad" se juega hoy en Cataluña

Ratio:  / 0
MaloBueno 

 

Éste es el texto íntegro de nuestra última colaboración en Excélsior, la cual puede leer también en su edición impresa, en las páginas de Dinero, en la sección de Economía a Detalle. 

Mañana viernes es el día grande de la lotería en España, “El Gordo” de Navidad. Sin embargo, es hoy cuando realmente puede pasar algo muy gordo en esta Navidad, no sólo en España sino también en toda Europa. Hoy se vota, de nuevo, en Cataluña. Y será toda una lotería: no se sabe qué número puede ganar, si el soberanismo español o el independentismo catalán.

Ahora se votará bien, con eleccioneslegales, organizadas y garantías democráticas, unos comicios que se tuvieron que convocar de manera urgente para restablecer el orden constitucional luego de que el gobierno catalán realizara una Declaración Unilateral de Independencia que generó caos y desobediencia y el gobierno español se viera obligado a retomar el control de las instituciones catalanas a través del artículo 155 de la Constitución. En esta jornada se decidirá la suerte de Cataluña y del independentismo.

¿Cómo se ha llegado hasta ahí? Aunque en Cataluña digan que lo único que quieren hacer es votar en democracia, lo cierto es que se ha votado y mucho. Se votó hace dos años, en septiembre de 2015, en unas elecciones que plantearon, a contracorriente de todo, como un referéndum. Pues bien, los independentistas (JuntsPel Sí y CUP) lograron el 47.7% de los votos comparado con un 50.6% de los partidos constitucionalistas. Por tanto, ni siquiera obtuvieron el 50% de los votos para reclamar una victoria. Ahora bien, ya sabemos que en estos imperfectos sistemas democráticos se pueden perder elecciones pero se pueden ganar mayorías. El  voto no vale igual en todas partes: lograr un diputado en Barcelona exige casi el doble de votos que en Girona, por ejemplo. Y el independentismo está más asentado, sobre todo,  en las ciudades pequeñas y las zonas rurales.

El caso es que la coalición JuntsPel Sí, conformada por izquierdistas y conservadores, obtuvo 62 escaños, insuficientes para obtener la mayoría absoluta (68 escaños) y poder gobernar. Para eso precisaban los 10 escaños de la CUP, unos anarquistas antisistema que rechazan también la Unión Europea. Con esos 47.7% de los votos, pero 72 escaños del parlamento, pudieron gobernar. Ahora bien, como dependían del apoyo de la CUP, los radicales no dudaron en exigir que se celebrara un referéndum de autodeterminación, una promesa de campaña, si querían conservar su respaldo.

Para celebrar un referéndum, el Estatuto de Autonomía de Cataluña,el cual fue aprobado en referéndum por los catalanes en el año 2006, exige que la propuesta reciba el apoyo de dos tercios del parlamento, o 90 diputados. Como no les alcanzaba con los 72 escaños que disponían, decidieron ellos, tan demócratas y legales, saltarse todas las reglas de convivencia, dar una patada a la Constitución y abrir la puerta del referéndum por las bravas, que se celebró el primero de octubre.

¿Qué pasará hoy, dos años después de aquellas elecciones autonómicas? La realidad es que nadie lo sabe. Desde el primero de octubre, los despropósitos se han sucedido a ritmo vertiginoso. El referéndum ilegal se celebró; las fuerzas del orden español trataron de impedir la votación y hubo desmanes; se produjo una patética Declaración Unilateral de Independencia que al tiempo que proclamabala “república catalana”, la ponía en suspensión; luego vinieron las disparatadas consultas de Rajoy a Puigdemont sobre si había declarado la independencia o no; finalmente, el gobierno central aplicó el artículo 155 por el que recuperaba el control de las instituciones catalanas y cesaba al gobierno catalán. Eldepuesto presidente de Cataluña, Puigdemont, huía a Bruselas (con rueda de prensa en francés) y buena parte de su equipo de gobierno entraba en prisión preventiva incondicional acusados de “rebelión y sedición”, si bien algunos de ellos fueron ya puestos en libertad. Entre tanto, más de tres mil empresas han trasladado su sede social (y en muchos casos también su sede fiscal) fuera de Cataluña,  siendo Madrid, Valencia y el País Vasco las comunidades más beneficiadas. De las siete empresas catalanas que cotizan en el Ibex-35 de Madrid, seis trasladaron su sede: se  trata de los dos bancos, Sabadell y CaixaBank, el constructor de autopistas Abertis, Gas Natural, la empresa de telecomunicaciones Cellnex, y la inmobiliaria Colonial. La única excepción fue la compañía de biotecnología Grifols. De esas 3,000, 62 de ellas son grandes empresas que representan en torno a un 5.4% del PIB de Cataluña, medido en términos de valor agregado.

Lo que suceda hoy, por tanto, depende de cómo el votante catalán juzgue todos esos acontecimientos. Todo está demasiado caliente, por lo que será un voto pasional, visceral, más que racional. Es el uno contra el otro, dos nacionalismos enfrentados como si fuera un Barca-Madrid, con las calles y las familias divididas, y con posturas aún más radicalizadas.

Que el independentismo se ha radicalizado a partir del referéndum del primero de octubre se observa en algunas encuestas. El proceso, radical y bronco, había desgastado al independentismo hasta esa fecha. Según la Encuesta del Centro de Estudios de Opinión de la Generalitat, desde al menos diciembre de 2014 siempre el porcentaje de encuestados contrarios a un Estado Independiente superó a los independentistas. La máxima brecha, de hecho, se abrió en verano de este año, antes del referéndum, cuando los contrarios a un Estado Independiente alcanzó el 49.4% y los favorables se redujo a un 41.1%, su nivel más bajo en esos tres años. En la encuesta de octubre, después del referéndum y el bien vendido victimismo del gobierno catalán (con ayuda de los rusos), el escenario se había dado la vuelta: un 48.7% declaraban que querían un Estado Independiente frente a un 43.6% que se mostraban contrarios.

¿Saldrá mañana a votar en masa el catalán enojado que se ha sentido agraviado por el gobierno central? ¿O lo hará toda esa ciudadanía que quiere pertenecer a España y que hasta hace poco se había mantenido silenciosa y apática? ¿O será una votación con escasa participación? (hay que recordar que otra de la excepcikonalidad es que se votará en jornada laboral).

Terminadas las elecciones, éstas serán las claves. ¿Qué porcentaje de votos consiguieron los partidos independentistas? ¿Lograron el ansiado 50%? Eso supondría una gran victoria para su causa, al verse legitimadas sus ansias de ruptura. En caso de no alcanzar ese 50%, ¿igualaron al menos el 47.7% de los votos alcanzados en las anteriores elecciones o disminuyó su apoyo?. Si el respaldo al independentismo hubiera flaqueado, ¿lograron mayoría absoluta en el parlamento, es decir, esos 68 escaños que precisan para gobernar? En caso de lograrlos, el  gobierno español se vería en la disyuntiva de cómo podría ser investido presidente un candidato huido (Puigdemont) o en la cárcel (Junqueras). Por supuesto, también está el asunto de cómo podrán ser diputados aquellos líderes independentistas que están actualmente imputados, y que ascienden a 16, de los cuales cinco están huidos y tres encarcelados. La ley no les impide contar con el acta de diputado, pero ¿cómo ejercerá sus funciones?.

Por tanto, salvo que el bando constitucional sorprenda con una victoria amplia, liderados por el partido de Ciudadanos, y evite una mayoría absoluta independentista, el parlamento seguirá muy dividido y la normalidad constitucional será complicada de restablecer: si no se logra formar gobierno, el artículo 155 seguirá vigente y se convocarán nuevas elecciones.

ÍNFOGRAFÍA

Los ánimos en Cataluña se han radicalizado. El independentismo usó la intervención del orden público en el referéndum ilegal para aparecer como víctimas del centralismo, lo que detonó un renacimiento del ánimo independentista. En la última encuesta, el 48.7% de los encuestados decían querer un Estado Independiente contra un 41.1% en junio, superando por primera vez a los no independentistas (43.6%)…

 

Fuente: Encuestas del Centro de Estudios de Opinión de la Generalitat

 

… sin embargo, la diáspora de empresas catalanas que han trasladado su sede social a otros rincones de España puede haber templado esos ánimos independentistas. Más de tres mil empresas han abandonado Cataluña desde el referéndum. 62 de ellas son grandes empresas que que aportan un 5.4% al PIB de Cataluña. El principal destino final ha sido Madrid, seguido de Valencia, Aragón  y Andalucía…

Fuente: Expansión

 

... de las siete empresas catalanas del Ibex-35, todas salvo una (Grifols) salieron de Cataluña. Sin embargo, ni al Ibex le ha ido demasiado mal ni tampoco a las empresas catalanas. El Ibex,  en lo que llevamos de año, ha ganado un 9.2%, cerca del Cac-40 de París (+10.1%) y por debajo del Dax (+13.8%). Todas las empresas catalanas subieron con fuerza y superaron al índice. Cellnex fue la mejor de todo el Ibex…

Fuente: Bloomberg

 

…  quién ganará hoy es una incógnita. ¿Votarán enojados por los independentistas después del agravio sufrido? ¿Votarán por el constitucionalismo ante el miedo a perder negocios y empleos? Las últimas encuestas dan un empate entre los constitucionalistas de Ciudadanos y los independentistas de ERC. Lo cierto es que los independentistas no llegarán al 50% de los votos y podrían incluso perder la mayoría absoluta.

Fuente: Bloomberg.  En azul, constitucionalistas; en rojo, independentistas. 

 

Add comment


Security code
Refresh

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

465503 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy573
Ayer1121
Esta Semana5285
Este Mes35572
Total2521505

19-04-2018

Visitantes ahora

Guests : 80 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition