Domingo, Noviembre 18, 2018
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

¿Porqué Grecia no es Argentina?

Ratio:  / 1
MaloBueno 

Junto con Grecia, Argentina ha sido el otro país que ha zumbado a los oídos del mundo con la palabra: “Default”.

En ambos casos se ha entendido el cese de pagos de manera parcial. En el caso argentino porque había una Corte en Estados Unidos que le impedía hacer el pago de su deuda sin antes pagar a los llamados Fondos Buitre, y en el caso de Grecia porque el gobierno llamó a un referéndum (un instrumento democrático) que se sobreponía a la fecha de pago acordada, y adicionalmente porque en el vocabulario del FMI no se encuentra catalogada la palabra “impago” como tal tanto como un “atraso”

Sin embargo, ambos países han tendido a ser ampliamente comprados y contrastados en las últimas semanas, y se les ha considerado como los hermanos deudores, aquellos a los que no se les debe de prestar porque simplemente vuelven un lio las cosas y no pagan.

Pues bien, aquí van tres diferencias esenciales por las que creemos que Grecia no puede ser Argentina, además de la situación geográfica y el idioma.

Primero. La calidad de los gobiernos es ampliamente diferente. En Argentina el default le persigue desde el gobierno de Fernando de la Rúa y el Gobierno de Carlos Menem, los cuales se encargaron de realizar privatizaciones de las empresas estatales, y sumergieron al país en un círculo de pobreza y desocupación laboral. Fue un default por así decir “doble” que quebró no sólo al país, sino con las políticas privatizadoras de los gobiernos que las sustentaron, y que llevó a una lucha partidista bastante intensa.

En Grecia, aunque no se lo crea, no hay una descomposición política comparable como la de Argentina en el 2001.

En segundo lugar está la forma del quiebre. En Argentina el default se declaró formalmente con el presidente interino Adolfo Rodríguez Saa, y que estuvo apenas 7 días en el cargo. El default se impuso desde las calles, en medio de una amplia insurrección nacional en la que confluyeron las clases populares, la clase media y una dura represión que cobró la vida de 39 personas en dos días y donde el propio presidente tuvo que abandonar la Casa Rosada en Helicóptero.

Las calles fueron tomadas por el pueblo, y las fuerzas policiacas fueron completamente desbordadas y neutralizadas por las masivas protestas. Fue una suspensión de impagos clamada a grito de dolor por la gente de Argentina. En Grecia no.

En tercer lugar, y quizá el más relevante, es el contexto geopolítico donde se mueve Argentina y donde se mueve Grecia.

En 2001 con el default de Argentina, ese que aún les persigue, se estaba acabando el mundo unipolar centrado en Estados Unidos cuyo declive estuvo precedido por el fracaso de la guerra de Irak y Afganistán y la posterior crisis del 2008.

En ese entonces no estaba ni formado el grupo de los “BRICS”, y aún ahora a Argentina le cuesta constantemente el convencer a medio mundo que en realidad lo que se quiso decir con los BRICS es los BRICSA, pero es un país muy poco influyente en el grupo, rechazado incluso por Brasil, y apenas contemplado por China o Rusia.

La situación de Grecia es completamente diferente. Alexis Tsipras no es primo hermano de Vladimir Putin, ni mucho menos, pero en su corta administración ha viajado muchas veces a Rusia para estrechar los lazos diplomáticos y económicos. En el reciente Foro Económico de San Petersburgo, fue firmado un memorándum para la construcción de un gasoducto Turkish que unirá a Rusia y Grecia  a través  de Turquía.

China por su pate sí tiene grandes inversiones en Grecia, en particular en los puertos (El Pireo), y en metales.

Pero lo más importante, es que Grecia es una pieza geopolítica clave para la OTAN. Una potencial alianza entre el eje Atenas-Moscú sería mayor que una caries en los dientes del Pentágono y una grieta en el bloqueo occidental a Rusia que se mantiene desde el asunto de Crimea.

En suma, Grecia es un país al que Argentina no podría ni soñar, es el Messi de la cancha contra un Nikopolidis pero en bandos contrarios, y  cuyas suspensiones de pago han sido diametralmente diferentes. El posible Grexit de los helenos es mucho más grave que mil quiebres de Argentina para Occidente debido al escenario global cargado de tensiones.

Así que no, no son hermanos ni primos segundos estos “impagos” del siglo XXI, son más bien conocidos cruzando una misma calle, y que a veces tienen la cortesía de decir “Buenas tardes señor” y “Καλό απόγευμα seños” cuando se miran. 

Add comment


Security code
Refresh

Más Leídos

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

1186996 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy84
Ayer2889
Esta Semana17638
Este Mes45748
Total3021640

18-11-2018

Visitantes ahora

Guests : 107 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition