Domingo, Noviembre 18, 2018
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

¿Cómo serán los grupos de negociación entre Europa y Grecia?

Ratio:  / 1
MaloBueno 

Grecia está pidiendo un tercer rescate tras el referéndum del domingo, por cosa de 50 mil millones de euros y a pagar en tres años. El detalle de la propuesta parece que se dará entre mañana y el jueves.

Pero los líderes de toda Europa se reunirán el próximo domingo, en un cumbre definitiva que dará una solución final a este tema.

El BCE por su parte, se comprometió a mantener con vida la banca griega hasta que los líderes de toda Europa se reúnan a negociar. Será un momento histórico dentro del dramatismo con el que hemos vivido las últimas semanas, en especial porque esta será una cumbre de toda la Comunidad Europea, es decir; de los 28 jefes de Estado y de Gobierno, donde Alexis Tsipras gastará su última oportunidad antes de permitir que Grecia abandone la zona del euro.

Para ello habrá cuatro posiciones de los países con los que negociará el domingo, y que distribuirán las fuerzas del consenso de la manera siguiente: 1) los duros; 2) los indecisos; 3) los moderados; y 4) el conciliador.

Los duros son básicamente germanos, nacidos del arquetipo de lo mundialmente correcto,  aunque más detenidamente también se encuentran países pequeños como Eslovaquia y Eslovenia, que se han radicalizado contra Grecia, o Austria y Finlandia. Todos ellos se mueven a la par del eje Alemán y secundarán cualquier misiva que dé de viva voz Angela Merkel el próximo domingo.

Los indecisos se forman por España, Portugal, Irlanda, Bélgica y Chipre. Países lacayos que suelen tener posturas duras para sus vecinos, pero son conciliadores bajo algunas circunstancias, todas las cuales siempre les favorecen.

España y Portugal, por ejemplo, tienen elecciones a la vista, y quieren ver que tanto funciona lo de cambiar de gobierno y al mismo tiempo moderar sus pasajes financieros, como lo ha hecho Grecia este año; así que son países que en cualquier momento dado pueden resultar laxos a las condiciones que se le pidan a Grecia pero que nunca votarían en contra de los duros centrales.

Los moderados son Italia y Luxemburgo, y son cercanos al punto de vista de que hay que hacer todos los esfuerzos posibles para mantener a Grecia en el euro, no son

Y finalmente, el conciliador es Francia, quien en realidad tiene mucho peso en la negociación política, sobre todo porque es quien se entiende más con los moderados, como Italia, pero quien al mismo tiempo puede hablar con los duros, Alemania.

Así que Tsipras se enfrenta al viejo cuento de Hércules y la Hidra. Si ha de querer vencer en las negociaciones del domingo, no puede seguir por la vida cortando cabezas, y deberá arremeter contra el corazón del animal.

Ahora, el dilema en cuestión no es del todo Angela Merkel. La canciller no quiere pasar a la historia como la mandataria que tiró por la borda la Unión Monetaria. Después de todo sus antecesores, como Helmut Kohl (quien se encargó de la reunificación), o Gerhard Schroder (quien hizo la reforma del estado), amagaron los esfuerzos para que ésta integración funcionará.

Pero el pueblo alemán nunca está convencido de participar en los rescates de otros países, de prestarles a los que a sus ojos, no se esfuerzan, no escatiman y no se lo merecen. El NO del referéndum griego le resto poder a la canciller, y ahora el pueblo alemán pedirá mayores garantías de Grecia antes de aceptar que su mandataria firme un acuerdo.

Así que Tsipras tiene que hacer alguna concesión para Merkel, porque ésta usará todo su capital político el domingo para conseguir la mayoría en el Bundestag.

El problema es que entre los indecisos, y los duros, hay cada vez más votos a favor del Grexit. Se sienten listos para lo que viene, y hay muchos al interior de estos países que llevan años reclamando que la solución es la salida de Grecia. Solicitan a que Merkel sea una Canciller de Hierro.

Así que Grecia tiene que realizar un buen truco, entretener a los indecisos con una estrategia que le brinde su apoyo de los moderados y de Francia, y que al mismo tiempo le deje llegar al corazón germano. Y esto es no en Merkel, sino en Wolfgang Schauble, el Ministro de Finanzas alemán, y probablemente el ministro más influyente en todo el gobierno, y con el que más se afinan los conservadores, y que desde hace meses ve lo de Grecia como un asunto perdido.

 

Merkel y Schauble se han alejado un poco debido a la sintonía divergente de ambos discursos, y el referéndum de Grecia puede haberlos enconado más. Así que si Grecia quiere seguir unido a Europa, tendrá que empezar por reunificar el espíritu alemán como si fuese una sola causa. Tiene que de nuevo tirar un muro.

Add comment


Security code
Refresh

Más Leídos

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

1186266 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy2530
Ayer3123
Esta Semana17195
Este Mes45305
Total3021197

17-11-2018

Visitantes ahora

Guests : 154 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition