Domingo, Noviembre 18, 2018
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

¡El Plan B para Grecia!

Ratio:  / 1
MaloBueno 

Hay un dogma en el mundo financiero que aunque no se dice, puede escucharse siempre entre las conversaciones de mesa: “las deudas se pagan”.

Y eso es lo que se le ha repetido en un bucle infinito a Grecia, quien no para de revivir a Esquilo, y éste a su vez a la tragedia.

¿Qué es la tragedia Griega?, es un curso fijado por los Dioses y del que ningún hombre, por más que lo intente, por más que negocie, puede escapar. El destino de los hombres, según los antiguos filósofos griegos, se fijaba desde arriba, desde una cúpula celestial donde los divinos cortaban y pegaban un hilo desde una rueca, marcando constantemente la vida de los humanos.

No son pocos los que han intentado escapar de este mítico sentimiento, y todos al final han terminado en una esquina, presas de un dictamen que se había escrito desde mucho tiempo antes.

Y algo así parece pasar todos estos días en la Grecia del siglo XXI. Los dioses escuchan el rezo y la plegaria, pero simplemente bostezan y repiten una verdad inexpugnable: “las deudas se pagan”.

Lo que ha seguido de esto es ver a los hombres, a los atenienses, queriendo escapar de su destino y sin poder lograrlo.

Los estandartes de ambos bandos se están preparando para la semana entrante, cuando haya reunión de los ministros de finanzas del eurogrupo.

Pero desde ayer en las conversaciones de Bratislava, allá en Eslovaquia, se rumoran tres posibles escenarios para lo que sucederá con Grecia a finales de este mes de junio. El menos probable, se piensa, es el reparo del dinero por una reforma avasallante que se declare precisamente la semana entrante para cumplir con los plazos legales del pago a sus acreedores.

El segundo escenario ya se ha utilizado en otras ocasiones: el otorgar una nueva prórroga sobre el programa de rescate actual, y que expira este mes haciendo que Grecia deba pagar hasta mil 600 millones de euros al Fondo Monetario Internacional. Ese parece ser el Plan B para el caso de Grecia.

Pero ayer, en una última negociación, los funcionarios del Fondo Monetario Internacional abandonaron la mesa de platicas ante la parálisis política de las conversaciones, y Donald Tusk, Presidente del Consejo, sintetizó en una simple frase el significado de esta escalofriante jugada: “ El tiempo de la negociación se ha acabado: es hora de llegar a un acuerdo”.

El maratón de reuniones, al más alto nivel posible, donde se ha invitado incluso a Fracois Hollande y a Angela Merkel a la mesa, no ha bastando para extinguir el desacato griego, y las diferencias persisten.

El Plan B original también ha sido puesto en jaque por los teutones al recordar que la nueva prórroga de Grecia tendría que votarse dentro de varios parlamentos nacionales (que son finalmente los acreedores de la deuda griega), y que dicha prórroga tendría que irse hasta marzo del año entrante, para alinear la extensión de la zona del euro con el paquete de rescate del FMI a Grecia, algo que básicamente  ha dejado sin amigos a Alexis Tsipirias en las negociaciones.

Así que queda el famoso tercer escenario, que es aceptar que Grecia no puede pagar.

En la reunión de ayer, el representante Griego dijo que harían todo lo posible para llegar a un acuerdo la siguiente semana, pero los dioses del Eurgruopo lucen bastante escépticos “hay que avanzar en días lo que no se logró en semanas” se les oyó decir.

Así que por primera vez, sustituyeron el Plan B de Grecia, y comenzaron a  elucubrar ideas, del todo teóricas, de cómo sortear el default griego, lo que sentaría un precedente importante para la Unión Monetaria, pero no se llegó a ninguna conclusión formal.

Dentro de las ideas que se tiraron al aire, está la de imponer controles de capital para evitar la pronta fuga de euros, y ataques especulativos que desbaraten al país, también se mencionó que pueden generarse emisiones de pagares de Atenas como un medio alternativo de pago en el momento en que los bonos griegos empiecen a venderse fastuosamente.

Para limitar la volatilidad cambiaria se fijarían nuevos umbrales que rearmarían un “Dracma” semi-fijo, y que supondría una escalada inflacionaria para el país griego, algo no del todo nocivo por el proceso de deflación con el que viven. Pero nadie se atravesó afirmar que este nuevo Plan B sería un éxito.

Lo cierto es que hay un adagio en la economía que dice más o menso así: “there is not such a thing as a free lunch”. Y aunque sea muy difícil pensar en un acuerdo de última hora, es más difícil pensar que esos dioses míticos, disfrazados de franceses y teutones, dejen a alguien escapar de su destino. “Las deudas se pagan”, nos suelen repetir, y aquí no van a dejar que Grecia se les vaya.

Add comment


Security code
Refresh

Más Leídos

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

1186913 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy70
Ayer2889
Esta Semana17624
Este Mes45734
Total3021626

18-11-2018

Visitantes ahora

Guests : 54 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition