Viernes, Noviembre 16, 2018
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

¿Europa vuelve a despegar?… ¡no tan rápido!

Ratio:  / 1
MaloBueno 

Recientemente las cosas parecen ir sobre ruedas allá en Europa. Fuera de la amenaza latente de que Grecia pueda quebrar en una de estas mañanas de abril, una serie de indicadores económicos empiezan a mostrar que el viejo continente está despertando.

El “boom “de estos datos ya lleva un par de meses y han estado prácticamente en todos los rubros: las ventas minoristas crecieron en enero 3.7%, el mayor avance de los últimos 10 años; la confianza del consumidor de marzo también estuvo a su nivel más alto de los últimos 92 meses; y los datos del PMI, publicados el día de ayer, también mostraron que el sector privado va creciendo a la velocidad más temeraria de los últimos 4 años. Incluso Francia, la oveja negra de la economía del 2014, mostró vigor en su lectura del PMI a 51.7 pts.

Al mismo tiempo, los fundos europeos han captado mayores cantidades de dinero en este año que todo lo visto en el 2014, y todo apunta a que con el último misil que dispare el BCE (su QE), la historia de una deflación en la eurozona, o la revivida tragedia nipona en el siglo XXI, se esfumara tan rápido como apareció en nuestros ojos.

Con todos estos buenos datos, todos sabemos que es lo que sigue: un tremendo discurso del bienestar que está causando las políticas de austeridad en la Unión Europea; de cuan benéfico fue hacer las reformas estructurales del 2011 y 2012, de lo mucho que hay que agradecer al presupuesto equilibrado, y lo fructífero que es mantener a rajatabla al gobierno, con todo y que los cálculos en los que se baso el FMI para dar sus recomendaciones estuviesen mal estimados.

Lo que escucharemos a partir de ahora será un himno, escrito con sangre y lodo, y que será cantado por un coro de germanos, teutones, galeses, y que dejara por fuera a los atenienses, a aquellos que alguna vez desconfiaron que la austeridad era la solución.

¿Pero en verdad es tan fácil salir de la deflación?, la única experiencia que tenemos de referencia es lo que sucedió en Japón en los años 90, y aquí hay una importante lección que no debemos de olvidar:

Japón entró en deflación desde inicio de los 90, y tras las fuertes moratorias bancarias, y un periodo de crisis, los niveles de vida del país (vistos a través del PIB per cápita real) se redujeron en poco más de 4 puntos porcentuales.

 

Poco antes de que Japón adoptase una política monetaria sumamente expansiva (en los 2000), la economía japonesa experimentó una ligera reactivación  en el periodo 1994-1996, que de hecho perduro hasta que las medidas de una política fiscal contra cíclica fueron retiradas, y las quiebras bancarias volvieron a resurgir, lo que llevo en el 2000 a jugar muy de cerca del modelo “mundell-fleming” y apostar por una política monetaria mucho más expansiva, pero que tampoco sacó a Japón de la deflación.

 

En suma, la experiencia de Japón nos resume que lo que estamos viendo en Europa puede ser sólo un “falso amanecer” como ocurrió a mediados de los años 90 en la economía asiática.

Hay que ser muy cuidadosos con los datos que vamos leyendo de la eurozona. El 2014 fue un año de estancamiento para Angela Merkel y compañía, y hay que diferenciar entre los “niveles” de los indicadores, y las “tasas de crecimiento”.

En 1934, Estados Unidos creció a una poderosa tasa del 10.8% real, pero nadie habría dicho que Estados Unidos había salido de la “Gran Depresión” ¿o sí? ; ¿Por qué tendría que ser diferente entonces para Europa en estos momentos?

Hay algunos factores que ayudan a explicar el crecimiento de la eurozona en estas fechas:

Primero, está ocurriendo un reacomodo del crédito que por fin está ayudando a la economía. Desde el 2013, los bancos han dado mayores recursos a fondos de inversión, que apenas a finales del año pasado están parando en la economía real, lo que ciertamente a favorecido algunos negocios.

En un segundo momento, la caída del precio del petróleo está ayudando la recuperación del consumo vía el “efecto renta” que hay en el ingreso disponible de las familias europeas.

Y finalmente se encuentra la depreciación del euro, que desde el 22 de enero de este año, ha incorporado el lanzamiento del QE del BCE, lo que momentáneamente está ayudando a la economía.

Pero estos tres factores son sumamente coyunturales, no pueden definir la trayectoria a largo plazo de una economía, tal cual sucedió con Japón en los años 90. Así que hay que tener mucha cautela con la fase del ciclo en la que vamos.

Hay algunos países, como Alemania, donde es positivo ver que el nivel salarial se está recuperando; y donde España e Italia están obteniendo financiamiento a tasas de interés sumamente bajas, después de todo el peligro de los PIGS en el 2011.

 

Pero hay otros países, como Gran Bretaña, donde la recuperación económica no se ha consolidado. Asimismo, la tasa de desempleo de toda la eurozona sigue en 11.2%, arriba de los niveles de febrero del 2008.  Así que hay que mirar dos veces a la eurozona antes de sonreír y creer que todo marcha viento en popa.

Add comment


Security code
Refresh

Más Leídos

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

1178975 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy1596
Ayer2963
Esta Semana13138
Este Mes41248
Total3017140

16-11-2018

Visitantes ahora

Guests : 56 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition