Domingo, Noviembre 18, 2018
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

¡Por que Europa podría estar ya en Deflación!

Ratio:  / 1
MaloBueno 

Aquí la cuestión.  Europa, el gigante del renacimiento, está cada vez más cerca de una dolorosa deflación que se entiende como una caída generalizada de precios, lo cual sucede en medio de un constante paro en el mercado laboral, y niveles pecaminosos  de deuda, lo que puede orillar a todo el continente a replicar la tragedia nipona del siglo XX y vivir la siguiente década en el desierto económico.

La semana pasada, el Banco Central Europeo, mantuvo sin cambios su postura de política monetaria, pero en un viraje sobre las publicaciones de dicha decisión, la autoridad afirmó que está listo para incrementar los estímulos monetarios, con un lenguaje mucho más puntual que antes. ¿Por qué el cambio en el discurso?

Bueno, en gran medida porque la Eurozona que hoy conocemos podría ya estar actualmente viviendo un proceso de deflación.

De acuerdo con Tony Yates, un Ex-integrante del Comité del Banco Central de Inglaterra, que ahora colabora en la Universidad de Bristol, los datos del Eurostat sobre la inflación podrían estar sobre-estimándose.

El economista sugiere que repetidamente, los sesgos que existen para calcular la inflación de la eurozona suelen exacerbar los niveles de precios de los 17 países miembros.

Y no es sólo Yates quien anda por ahí diciendo que las cuentas de Draghi y compañía no cuadran del todo. Mark Wynne, de la Fed de Dallas, en el 2005, también estimó que los datos en precios están sesgados al alza entre 1.0 y 1.5 puntos porcentuales.

El propio Krugman ha sido mucho más enfático a la hora de interpretar las cifras por parte del BCE de los precios de la eurozona, y ha sentenciado que ese relativo “consuelo” de que los precios bajos, no sean una “deflación”, en realidad perjudica los contratos de deuda y salarios nominales de la misma manera. Por lo que a su juicio, aún sin reconocer que  las cifras publicadas podrían ser más bajas de lo que en realidad muestran, los daños que causa una “deflación” podrían ya estar caminando en este proceso de “lowinflation”.

Ahora, generalmente a nadie le importa que una institución encargada de las cuentas nacionales sobrestime alguna variable. Pero el sesgo mencionado cobra vital relevancia porque la inflación de la eurozona es 0.4%, y hasta el más mísero sesgo significaría que la región está trabajando en un contexto generalizado de caída de precios, donde el BCE está teniendo una postura poco creíble (1.6% debajo de su blanco monetario), y por tanto donde las expectativas inflacionarias pueden quedar sin anclaje.

Si imaginamos que Wynne tenía razón y que el sesgo al alza es hasta de 1.5%, esto implica que en realidad los precios de la eurozona están cayendo en estos momentos 1.1%, lo que es la caída de precios más severa que ha experimentado el continente desde la crisis.

Hay varios problemas de que esto en realidad este ocurriendo, y que no nos estemos enterando.

La deflación, suele pensarse, es una medida capaz de generar empleo, en la medida que se promueve un efecto riqueza sobre el valor real de los activos de las personas y su nivel de ahorro (lo que se ha llamado como el efecto piguo).

Sin embargo, en contraposición, una deflación también incrementa el valor real de todas las deudas, y eso genera un efecto sustitución entre el consumo presente de las personas y el consumo futuro al incrementar las tasas de interés reales (lo que se conoce como el efecto Fisher).

En consecuencia, para que la deflación funcionase, tendríamos que esperar algo de Europa que no está ocurriendo, y es que los países que manejan el euro viviesen sin deuda alguna. Amén de que todavía hay que sopesar que la caída de precios no afectase la caída de los salarios nominales (con lo que el vector de salarios reales en los mercados quedaría inamovible y no generaría mayor crecimiento).

Pero si los efectos de la deflación ya estan presentes, antes que la deflación misma, entonces, Europa esta apretando ya el nudo de cuerda sobre su quita yugular, y sólo le falta dar el brinco al vacio para confirmar lo que pesa la ley de gravedad.

Si esto es así, para cuando Draghi y compañía decidan actuar, podría ser demasiado tarde, porque el fantasma de la deflación podría ya haber espantado a más de un millar de personas.

Por tanto, más allá del problema estadístico de medir la inflación “verdadera” de la eurozona, es decir, más allá del valor “cuantificable” de la deflación. En realidad el carácter "cualitativo" de esta químera de precios podría ya estar apresando al viejo continente.

¿Qué va a hacer el BCE?

La semana pasada dijo poco, pero dejo ver mucho. Draghi y compañía saben que deben reforzar la credibilidad de la institución, y han hecho oficial que los TLTRO buscan ampliar la hoja de balance del BCE “a los niveles que tenía a principios del 2012” lo que es 950 mil millones de euros por arriba del nivel actual.

Empero, lo realmente relevante del comunicado vio de la frase “el Consejo de Gobierno encargó al staff del BCE y a los comités relevantes del Eurosistema la preparación de nuevas medidas para ser implementadas en caso de ser necesario”. ¿Cuáles son estas medidas?

Léanlo bien, porque ahí viene el QE de la propia Europa, falta ahora que este programa llegue realmente a tiempo.

Add comment


Security code
Refresh

Más Leídos

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

1186977 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy84
Ayer2889
Esta Semana17638
Este Mes45748
Total3021640

18-11-2018

Visitantes ahora

Guests : 92 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition