Domingo, Noviembre 18, 2018
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

Draghi mira inquieto a Ucrania, pero aún es temprano para tomar medidas.

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Hoy fue la conferencia de prensa de Mario Draghi tras el anuncio de decisión de política monetaria del Comité del Banco Central Europeo.

Parte de su discurso inicial, radicó en justificar por qué algunas señales de la economía de la eurozona eran aún complejas, y por qué en suma seguían siendo positivas. Donde mencionó la evolución de los últimos datos de la zona del euro, y varió el pronóstico que tenían de crecimiento en 2014 de 1.1 a 1.2%.

Sin embargo, en la ronda de preguntas y respuestas, el mandatario fue cuestionado sobre si esperaba poder generar una mayor intervención a través de la política monetaria para consolidar la recuperación económica.

La respuesta fue muy concreta “lo haremos si es necesario”, y es una frase que le ha resultado bastante cómoda a Mario Draghi desde julio de 2012, cuando por medio de estas palabras logró controlar a los mercados, pero que invariablemente no arrojó mayor información sobre lo que podía pasar a futuro en esta ocasión (no es la primera vez que el mercado se queja de la poca “orientación hacia adelante” de Draghi). Así que las preguntas tuvieron que caminar más en específico sobre si la autoridad ya estaba discutiendo, o no, alguna medida de relajamiento.

Al respecto, hay dos maneras en que pueden realizarse mayores estímulos en la eurozona. Uno de ellos es poner las tasas de depósitos que paga el BCE a los bancos comerciales en negativo (actualmente están en cero), un movimiento sin igual en la historia económica.

El mandatario reconoció que esa medida fue discutida en el seno del Comité, pero que al final la decisión “unánime” había sido no tomar ninguna medida que alterase el precio del dinero, porque no se consideraba que ello afectase significativamente el comportamiento de algunas variables, aunque añadió que “hay un amplio consenso sobre las decisiones finales que se pueden tomar”.

Esto hizo mención a que el Budesbank, quien ha caminado contrariamente a la política del BCE desde 2011 (o que ha puesto mayor impedimento a las políticas no convencionales), mencionó la semana pasada que estaba dispuesto, ante el sesgo deflacionista, a generar mayores estímulos monetarios, lo que favorece la postura laxa de Draghi.

“Pero no todavía”, parece sugerir su conferencia.

La segunda medida que puede realizar el BCE está en “no” esterilizar  las inyecciones de dinero que realiza al mercado la institución, una diferencia crucial entre las políticas de la Fed y del BCE (además de sus estrategias de anclaje). Algo que también Draghi se encargo de apaciguar mientras hablaba.

“La suspensión de la esterilización este en nuestra lista de instrumentos a usar” dijo el mandatario “pero no vemos desarrollos en los mercados de dinero que generen tensión no deseada”.

La esterilización es un procedimiento muy habitual en los bancos centrales para retirar fondos prestables del mercado (en algunos sectores), al tiempo que inyecta dinero en otros, por lo que el frene de esta política en el mercado de bonos, aumentaría la disponibilidad de préstamos, lo que en teoría debería aumentar el crédito, la demanda y la inflación.

Pero Draghi ha observado que esta cadena de valores no está muy bien formada últimamente, y que es más conveniente seguir esperando. ¿Por qué?

Bueno, en la ronda de preguntas y respuestas de su conferencia, Draghi dijo algo muy claro. La situación política de Europa está muy tensa en las fechas recientes, y quemar el cartucho de las esterilizaciones de bonos tendría poco impacto en el mercado si este está muy inquieto pensando en que pasará con Rusia y Ucrania.

En otras palabras, aunque existiese mayor liquidez por la esterilización, y mayores incentivos al préstamo, por las tasas de depósito negativas, los bancos y los inversionistas, podrían no aumentar los niveles de crédito y consumo, a razón del aumento en los niveles de riesgo en la eurozona por culpa de la situación con Ucrania.

“Las interconexiones no son tan importantes para sugerir un contagio grande de esta región” aclaró Draghi “pero es una visión muy limitada de los acontecimientos, porque la situación geopolítica genera acontecimientos imprevisibles y de gran alcance”.

De dicha forma, el BCE estima que el impacto del conflicto de Rusia-Ucrania, se limite precisamente a estas economías (Rusia y Ucrania), algo que puede apreciarse a la luz del movimiento de los CDS´s y la variación del tipo de cambio (véase aquí).

No obstante, Draghi advirtió que si la situación del conflicto se prolonga, su impacto potencial será sobre el mercado energético, pero que hasta ahora, él, como banquero central, carece de la información necesaria para saber de qué forma será su efecto sobre la eurozona.

“Pon consiguiente esperaremos” dejo leer Draghi en su discurso, y esperaremos a ver qué ocurre primero, que Draghi se canse y baje las manos (tasas), o que Putin se aburra y desista de quedarse con Crimea.

Add comment


Security code
Refresh

Más Leídos

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

1186235 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy2526
Ayer3123
Esta Semana17191
Este Mes45301
Total3021193

17-11-2018

Visitantes ahora

Guests : 123 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition