Domingo, Noviembre 18, 2018
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

El PMI de Europa señala continuidad en la recuperación pero cautela porque el empleo sigue débil

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Hoy Markit hablo en un tono disonante hacia el mercado, por un lado, mostró que China ha empezado a mostrar una ligera contracción por las condiciones que trabaja su demanda domestica (el menor gasto de gobierno y las restricciones de crédito), pero por el otro, vanaglorió el desempeño que ha tenido la zona euro, la cual registró una máxima lectura en 53.2 unidades para el dato flash de enero.

El PMI compuesto destaca sobre todo por ser la mejor lectura que se ha tenido desde junio de 2011, que se ha acompañado por una saludable lectura en Servicios (paso de 51.0 pts en diciembre de 2013 a 51.9 pts en enero de 2014), y de un sólido indicador manufacturero que se situó en su máxima de  los últimos treinta y dos meses.

Como es bien sabido, debajo de los 50 puntos, el indicador muestra que el sector en especifico (servicios o manufactura), están en una etapa de contracción, mientras que en una fase por arriba de este nivel irradia la idea de tener un mayor dinamismo, lo que permite adelantar señales de humo blanco o negro en los componentes principales de la demanda interna. Lo que sirve de augurio para saber la respuesta inmediata del sector sobre la marcha de la economía.

Desde que estalló la crisis financiera del milenio en el 2008, la zona del euro había logrado mantener su sector manufacturero por arriba de los 50 puntos hasta el mes de agosto de 2011, cuando las presiones de deuda en el continente redundaron en una baja dinámica del sector secundario por la contracción de la demanda, y la caída de la oferta relativa en el sector de manufacturas (lo que impidió a cuestas que los salarios se deprimiesen, pero no evito que la producción bajase, ergo, la destrucción de empleo se elevó).

De esta fecha para adelante, la recesión europea se había inclinado por someter a todo un continente por casi dos años completos, que terminó justo en julio pasado cuando el dinamismo del sector recupero el piso de las 50 unidades. A partir de entonces, lo que ha rodeado a la prensa internacional sobre Europa es que la recuperación va viento en popa, y con hoy, sumamos siete meses consecutivos con un sector manufacturero boyante, que no nos permite decir lo contrario.

Pero en principio hay que tener cautela, porque esta recuperación sigue yendo a distintas velocidades sobre los países centrales y periféricos, y lo que explica principalmente el efecto de expansión, es la dinámica de dos economías fuertes del euro: Alemania y Francia.

Por la primera economía, el indicador de markit mostró que el crecimiento fue más acelerado que el de la eurozona en su conjunto (55.9 puntos), y que el inicio de año ha sentado bien en las actividades del sector privado, el cual ha incrementado la producción no sólo de manufacturas (que llego a su máximo desde abril de 2011), sino también de servicios.

Simultáneamente, el declive del indicador de Francia atenúo el retroceso a los 48.5 puntos en enero, la lectura más prominente de los pasados tres meses con una mejora en la producción manufacturera significativa. Si bien el ritmo de las contrataciones es todavía modesto y débil.

En consecuencia, estos dos países lograron hacer que la expansión europea se mantuviese avante. Sin embargo, esta recuperación tiene reservas en cuanto al mercado laboral se trata, porque aunque  los nuevos pedidos han crecido por sexto mes consecutivo, lo que sugiere que la demanda ha repuntado, los pedidos pendientes se mueven marginalmente hacia abajo, lo que indica que esta demanda todavía no guarda la fuerza suficiente como para permitir que los inventarios se acumulen y que el ciclo económico pueda decantarse expansionista.

Esto es precisamente lo que soslaya que las contrataciones laborales no aumenten a mayor velocidad, y que, de acuerdo al informe oficial del markit, se estén manteniendo todavía recortes de empleo de manera importante “mostrando incertidumbre a la hora de expandir su capacidad”.

Esto es algo a lo que hay que prestar bastante atención, porque la última fecha en la que Europa en su conjunto mostró un incremento en la expansión del empleo (visto por medio de la desaceleración de la tasa de paro) fue precisamente en junio de 2011, y tres meses después el PMI resintió las consecuencias y empezó a contraerse. 

Ahora las velocidades parecen ajustarse a la inversa, y lo primero que se está observando en esta recuperación es que la producción acelere, y después se genere el empleo (al menos eso queremos creer), pero aunque el ritmo de destrucción laboral se ha venido moderando (de 11% a tasa anual en 2012, a 2.5% a finales de 2013), el alimento de la poca demanda sigue presionando los precios de venta a la baja, los cuales llevan dos años y medio en decremento, y son un factor crucial para determinan no sólo el salario de la fuerza del trabajador europeo, sino también del interés por los inversionistas por aumentar el número de contrataciones en nomina, lo que sigue apuntando que si hay recuperación pero que en el mejor de los mundos esta aún es frágil.

Add comment


Security code
Refresh

Más Leídos

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

1187063 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy112
Ayer2889
Esta Semana17666
Este Mes45776
Total3021668

18-11-2018

Visitantes ahora

Guests : 67 guests online Members : One member online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition