Jueves, Diciembre 14, 2017
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

¿Qué pasó esta noche con el yuan?

Ratio:  / 0
MaloBueno 

 

El martes, de manera excepcional, el Banco Popular de China decidió devaluar su divisa, el renminbi, en un 1.9%. Esa devaluación no es mucha: parece algo controlado, aunque su impacto en los mercados fue descomunal.

Pero el miércoles fueron los inversionistas los que quisieron poner a prueba al yuan. Lo atacaron y la moneda llegó a caer prácticamente el 2.0% que le permite su régimen cambiario, lo que forzó al Banco Popular de China a intervenir en el mercado de divisas comprando yuanes y vendiendo dólares, con afán de estabilizarlo.

Lo quisieron poner a prueba por dos razones: uno, para probar qué tan dispuestas estaban las autoridades a dejar a la divisa fluctuar en función de las fuerzas del mercado; y dos, porque se publicó otra avalancha de indicadores económicos que defraudaron las expectativas del mercado.

¿Cómo funciona el régimen cambiario de China? Su operación es la siguiente: el Banco Central de China establece un tipo de cambio de referencia con el dólar y permite a la divisa fluctuar en una banda del 2.0% por encima y por debajo de dicha referencia. El martes, inesperadamente, sorprendió a los mercados anunciando una devaluación del 1.9% en su tipo de cambio de referencia, la mayor devaluación desde 1994, con el objeto, según las autoridades, de alinear más el régimen cambiario a las fuerzas del demanda y oferta. A su juicio, los elevados superávits comerciales han conducido a que el tipo de cambio efectivo real del renmimbi sea “relativamente fuerte, lo cual no es enteramente consistente con las expectativas del mercado”.

Para flexibilizar el mecanismo, lo que el banco central anunció es que diariamente ajustaría el tipo de cambio de referencia en función del nivel de cierre del tipo de cambio de mercado del día anterior. El martes, con la devaluación, el tipo de cambio de referencia pasó a 6.2298 yuanes comparado con 6.1162 yuanes el día previo, una devaluación del 1.9%.

Pero el tipo de cambio de mercado se movió en la misma dirección y magnitud: en el mercado cambiario el yuan cerró en 6.325 yuanes por dólar frente a 6.2097 el lunes, una depreciación del 1.9%. Debido a ese movimiento de la divisa en paralelo con el de referencia, el cierre de mercado (6.325 yuanes) suponía una depreciación del 1.5% respecto al tipo de referencia (6.2298 yuanes). En consecuencia, el miércoles, antes de la apertura, el banco central volvió a ajustar el tipo de referencia: esta vez lo hizo en un 1.6% para situarlo en 6.3306 yuanes, ligeramente por encima del cierre de mercado de ayer.

Y ahí fue donde los mercados decidieron atacar. Uno, como decíamos, para poner a prueba al banco central, para saber hasta dónde estaba dispuesto a llegar. ¿Será que todos los días el banco central de China accedería a devaluar al yuan en un 2%? Y dos, porque los indicadores económicos mostraban de nuevo una economía más débil de lo esperado.

Durante la noche se publicaron una tríada de indicadores clave sobre el crecimiento de China: la producción industrial, la inversión fija bruta y las ventas minoristas. Pues bien, la producción industrial apenas creció un 6.0% en julio respecto al mismo mes del año pasado, por debajo de 6.6% que estimaba el consenso de analistas y una sustancial desaceleración de la tasa de 6.8% del mes anterior. La inversión fija excluyendo los activos rurales se expandió un 11.2% entre enero y julio, inferior al 11.5% que esperaban los analistas y la tasa más baja desde el año 2001. Las ventas minoristas, finalmente, crecieron un 10.5%, también ligeramente por debajo del 10.6% del consenso.

Entre la tentación de saber qué tanto estaba dispuesto el banco central de China a dejar caer a la divisa y los decepcionantes indicadores económicos, los inversionistas atacaron a la moneda y se pusieron a vender yuanes de forma masiva. De modo que la divisa, conforme se acercaba el cierre, sufrió una fuerte depreciación hasta situarse en un mínimo intradía de 6.4489 yuanes por dólar, lo que implicaba una depreciación del 1.96% respecto al cierre previo.

Dejar que el yuan cerrara en esos niveles implicaba que mañana el banco central de China volviera a ajustar el tipo de cambio de referencia en algo cercano al 2.0%. Las autoridades debieron sentirse incómodas y para no ceder ante el mercado (y pese a que prometieron que dejarían que fueran las fuerzas de oferta y demanda las que ajustaran al yuan), intervinieron con una buena bazuca. Examinando la gráfica se intuye que hubo una intervención a más de una hora del cierre del mercado, que funcionó momentáneamente. Pero al regresar las presiones sobre el yuan volvió a intervenir de forma muy agresiva a menos de 15 minutos del cierre. Al final, el yuan concluyó la jornada en 6.3858 yuanes, o una depreciación del 1.0%.

 

 

Fuente: Bloomberg

Ahora falta por ver qué decide mañana el banco central: si ajusta de nuevo el tipo de cambio de referencia en algo cercano al 0.9% para situar el tipo de cambio de referencia próximo al nivel de cierre, o si lo ajusta un poco más o un poco menos. Pero de momento, en este primer embate, ha dejado claro que está dispuesto a mantener la estabilidad del yuan: con 3.651 billones de dólares tiene munición para controlarlo. 

Fuente: Bloomberg

Para ver más, lea ¿Por qué China devaluó y cuáles son las consecuencias?

Add comment


Security code
Refresh

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

638654 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy45
Ayer2549
Esta Semana8087
Este Mes32796
Total2268450

14-12-2017

Visitantes ahora

Guests : 58 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition