Jueves, Diciembre 14, 2017
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

¿Porqué cae el Índice de Shangai?

Ratio:  / 0
MaloBueno 

 

Después de un gran rally de 10 semanas donde se junto un incrementó del 25%  en el Índice de la bolsa de China; el Shangai Composite, ahora se ha revertido todo el efecto sobre el mercado, y el indicador cotiza a los niveles mínimos del año, con una corrección de cerca del 10% desde los máximos obtenidos el 18 de febrero (Véase gráfica).

 El fenómeno, en parte es atribuido a la inestabilidad de los mercados por el tira y afloje de Chipre; sin embargo, como apunta la gráfica anterior, el pico de los 2,350 puntos no se ha obtenido desde inicios de mes. ¿qué paso realmente?

En parte el ajuste del mercado sobre la bolsa China viene explicado por los datos  de la inflación en la economía asiática; que a decir verdad, se aceleraron un 3.2%, dato máximo de los últimos 10 meses, mostrando que la recuperación que el nuevo régimen se promulga (desde el 15 de noviembre de 2012), comienza a generar presiones, no sólo políticas, sino también de índole económico. Los precios no perdonan.

Al respecto, Zhou Xiachuan, gobernador del Banco Central, advirtió del peligro que representa esta alza de precios para su economía. Lo que ha conducido al cambio de su política monetaria de un estado “relajado” a uno “neutral”.

No obstante, esta no es la única razón atribuida a la baja del Shangai, el ajuste (fine-tuning), parece también deberse al calentamiento en el sector inmobiliario en las principales ciudades Chinas, que los analistas apuntan desde hace 15 años como la “mayor burbuja financiera jamás creada”.

Las constantes revalorizaciones de doble digito en las casas chinas, dan señales de similitud a la crisis inmobiliaria Yanki del 2007, lo que ha sugestionado entre otras medidas, el incremento de los impuestos y el pago de efectivo de la vivienda, al menos en un 20% de su valor (acentuándolo más si se trata de una adquisición por segunda ocasión para la familia); como un mecanismo de enfriamiento a los activos. Sin embargo; las medidas se han mostrado opacas para frenar la gran burbuja, lo que ha provocado que el Banco Central de China piense tomar cartas en el asunto, aunque para ello se mermen las acciones del mercado financiero. El mercado ha reaccionado a dicho presentimiento, y ha trasladado inversiones de correspondientes a las acciones del índice, hacia bonos en rendimiento a mediano plazo, lo que  apuntala el incremento de la curva de 3 a 10 años (Gráfica 2), pero que mantiene los niveles de corto plazo (por el que se financian las familias chinas).

 

Otro fenómeno, y quizá el de mayor relevancia, que ha pernoctado la Bolsa China, ha sido el factor incandescente dentro de la zona asiática. Japón ha mantenido una política agresiva vía depreciación de su moneda para salir de su trampa deflacionaria, dicha depreciación ha alcanzado un  ritmo espectacular ha  de un 20%, desde la aplicación de su nuevo QE y el aumento de su objetivo inflacionario; lo que ha promovido la fuerza del Nikkei en un 25% acumulado del año, que, curiosamente ha sido la perdida asociada al Índice de Shangai. ¿La razón?. La orientación exportadora de ambos índices, por lo que la política de divisas se traduce directamente en una política financiera para estas naciones.

Naturalmente, Taiwan, China y Corea del Sur están sufriendo la ventaja competitiva del torpedo devaluacionista de Japón, que ha terminado por golpear sus índices accionarios tras la colocación de capitales en la bolsa vecina. Pero las expresiones de conflicto no se han limitado a la esgrima de las monedas, de hecho, una de las noticias más relevantes del año pasado fue la reivindicación de la soberanía sobre ciertos islotes deshabilitados en Asia, que podrían contener riquezas petrolíferas. Las islas Senkaku (en japonés) o Diaoyu (en chino), son símbolo de conflicto entre China y Japón desde hace meses. Lo mismo sucede para las islas Takeshina (en japonés) o Dokdo (en coreano).

Lo que ha proyectado desde finales de 2012, una escalada militar en las distintas naciones. Las relaciones políticas entre el derechista Shinzo  Abe en Japón, y la conservadora Park Geun-hye en Cora del Sur (la dama de hielo), han degenerado en un aumento de las capacidades militares de la región; lo que ha presionado al gobierno Chino en su posición militar respecto a una posible afrenta con Japón mismo, que, de acuerdo a las declaraciones de Abe, son parte de la tarea de su gobierno.  “China no será por mucho tiempo la economía más rápida de crecimiento del mundo”. Sentenció.

Pero, auqnue el mercado haya estado a finales del año pasado preocupado por estos sucesos, las intenciones belicosas, no son virtualmente posibles de suceder, y  probablemente se estacionen solamente en la retorica del discurso político. El inmenso comercio exterior entre los países implicados (Corea del Sur, China y Japón), en realidad funciona como “un seguro a prueba de guerras militares”, por lo que mientras los lazos económicos se mantengan, y el conflicto de las islas niponas no represente tanta rentabilidad como el sector externo de las economías, al menos en el mediano plazo,  las acciones pacifistas prevalecerán.

No obstante, tanto las muestras de la desaceleración China (que en los últimos siete trimestres ha registrado un crecimiento lento), y la gran manifestación del conflicto en Asia nororiental, han deprimido al mercado chino.

Pero es de esperar que la válvula de escape de dichas presiones, encuentre cabida por el lado del mercado de divisas, es decir; en el conflicto entre monedas, más que en el conflicto por las armas.

En referencia a esto, American Enterprise, ha declarado que el conflicto Japón-China-Corea del Sur, será la guerra de divisas más intensa en el mundo, y que estamos justo al borde de la antesala. Desde este aspecto, la revancha  de divisas vendrá por parte de los afectados de la política japonesa - que también es posible se intensifique con la llegada del nuevo gobernador del Banco Central  Haruhiko Kuroda - Los movimientos, recientes del mercado, por tanto, obedecen a los miedos de una posible recesión por parte de China, aunque es muy probable que antes de que esto ocurra, el ancla devaluacionista del barco asiático, se arroje como medio de salida a las tensiones económicas y políticas de la región, lo que lleva a pensar que antes del derrumbe asiático, veremos una recuperación fuerte en el Índice de Shangai. Hora de irse largos sobre Asia.

Add comment


Security code
Refresh

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

638681 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy47
Ayer2549
Esta Semana8089
Este Mes32798
Total2268452

14-12-2017

Visitantes ahora

Guests : 84 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition