Domingo, Septiembre 23, 2018
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

Avisan Krugman y Reinhart: ¡Cuidado con los emergentes!

Ratio:  / 2
MaloBueno 

Éste es el texto íntegro de nuestra última colaboración en el diario Excélsior, el cual puede leer también en su edición impresa, en las páginas de Dinero, en la sección de Economía a Detalle, o en el siguiente link de Dinero en Imagen

Así lo ha dicho: los países emergentes están peor preparados para sortear una crisis que en el 2008, cuando la gran crisis financiera global, o durante el período del “taper tantrum” de 2013, cuando las tasas de los bonos del Tesoro de Estados Unidos se elevaron ante la política de atenuación de los estímulos monetarios de la Fed. Y es así porque dichas economías están hoy más endeudadas que en el 2008, lo que en aquel entonces les facilitó que salieran de manera rápida y robusta de la crisis.

Quien ha sido tan categórica es la economista de origen cubano y profesora en Harvard, Carmen Reinhart , coautora junto con Keneth Rogoff del libro, ya clásico, intitulado “This time is different”, en el que repasa ocho siglos de crisis financieras, incluyendo quiebras soberanas y colapsos bancarios. Con tanto estudio y conocimiento histórico sobre las crisis financieras, algo ha de saber de lo que dice.  Si ella por sí misma no bastara, se sumó ayer al corifeo el premio Nobel Paul Krugman  y uno de los inversionistas que tradicionalmente es optimista y “bullish” en mercados emergentes: Mark Mobius.

Lo que Reinhart nos viene a decir es que a principios del siglo XXI, las economías emergentes se desampalancaron luego de una oleada de crisis financieras y devaluaciones: la crisis del Tequila, de los Tigres Asiáticos, del Vodka, de la Samba, del Tango y demás obligaron a las economías en vías de desarrollo a hacer ajustes y desendeudarse. Pero la larga etapa de bajas tasas de interés en el mundo que siguió a la crisis de 2008 volvió a deteriorar los niveles de deuda de los emergentes, y muchos lo hicieron en moneda extranjera. El atractivo de sus rentabilidades respecto a los países desarrollados hizo que los capitales afluyeran de manera masiva hacia los activos de riesgo de los emergentes: el financiamiento no faltaba y además era barato.

Ahora la situación  se está dando la vuelta: la Reserva Federal de Estados Unidos, ante una economía boyante y con presiones inflacionarias cada vez más latentes, está subiendo las tasas de interés (y quizás lo haga de manera más agresiva de lo que se especula), lo que está provocando una fuga de capitales de los activos de los mercados emergentes hacia los bonos del Tesoro. Los países más castigados son aquellos que ofrecen vulnerabilidades macroeconómicas: elevada deuda pública, sustanciales déficits por cuenta corriente y alta inflación. Pero además, las políticas proteccionistas han deteriorado los términos de intercambio comerciales, lo que puede repercutir en los niveles de exportación de los países emergentes, y el poderoso crecimiento económico de antaño se ha enfriado. El mayor alivio de los países emergentes, sobre todo de los países exportadores de materias primas, es la reciente recuperación en los precios de los insumo básicos, sobre todo del petróleo y de los metales

Las declaraciones de Reinhart han coincidido con una etapa de fuertes turbulencias en los mercados emergentes. Argentina, cuya divisa, el peso argentino, ha sido vapuleado en lo que llevamos de año (-24%), está negociando un paquete de rescate con el FMI tras subir las tasas a 40%. El objetico del crédito stand by, que podría rondar los 30,000 millones de dólares (mdd) es financiar un déficit corriente de casi el 5% en un momento en el que su coraza de reservas es escasa (56,000 mdd) y la inflación es rampante (25%). La lira turca, con un desplome del 18%,  está sometido a fuertes vaivenes ante la resistencia de las autoridades de anunciar severas medidas de ajuste (austeridad fiscal, aumento de tasas para detener la fuga de capitales) antes de las cruciales elecciones del 24 de junio. Eso ha dejado a la lira presa de las fauces de los especuladores. Ayer la despedazaron y forzaron, finalmente, al Banco Central de Turquía a aumentar la tasa de referencia de 300 puntos base a 16.5%. Pero todavía queda un mes de pesadilla para los mercados financieros turcos y posiblemente nuevas subidas de tasas.

El real brasileño, en el año, ha cedido en torno a un 9%. Allí tampoco las cosas marchan bien. Su gran problema es la deuda pública: el derrumbe de los precios del petróleo junto con la grave recesión económica de 2015-2016 y el elevado costo de sus programas sociales disparó los niveles de la deuda pública de niveles cercanos al 30%  del PIB a principios de 2014 a un 52% en la actualidad. El gran problema de Brasil es que el costo del servicio de la deuda es muy alto, por lo que se mira mucho el llamado “balance primario” (excluyendo el pago de intereses). Pero los superávits primarios se esfumaron a finales de 2014 y desde entonces registra sistemáticamente déficits que en la actualidad ronda el 1.6%. Eso implica un déficit fiscal total de más del 7.0% del PIB.

A todo eso hay que añadir unas elecciones presidenciales más polarizadas que las de México: el candidato con más posibilidades de ganar el 7 de octubre, el ex-presidente Lula da Silva, fue encarcelado por casos de corrupción y fue imposibilitado a participar. Ahora las encuestas están muy abiertas, pero parece casi seguro que Jair Bolsonaro, un exmilitar defensor de la dictadura que lidera a la ultraderecha brasileña, pasará a la segunda vuelta. Su rival podría ser Marina Silva, una medioambientalista que fue ministra con Lula, o Ciro Gomes, el candidato más escorado a la izquierda y quien critica las reformas del gobierno.

Cualquiera de los tres representan una incógnita para las políticas económicas futuras: el único que promete dar continuidad a las reformas fiscales que emprendió el actual presidente Michel Temer, cuyo rechazo entre los votantes es del 88%, es el que fuera dos veces gobernador de Sao Paulo, Geraldo Alckmin, quien aparece desfondado en las encuestas.  

La fuerte caída de las monedas emergentes, según Reinhart, supone varios contratiempos para sus economías. En primer lugar, generará inflación, lo que mermará el poder de compra de las familias y, por tanto, el consumo privado; en segundo lugar, puede significar un aumento de tasas para cortar la fuga de dólares y contener las presiones inflacionarias; y en tercer lugar, encarecerá el pago de la deuda en dólares. Y aquí Reinhart lanza un dato preocupante: más de dos tercios de la deuda de las economías emergentes está denominada en dólares. Según el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF por sus siglas en inglés), la deuda de los mercados emergentes denominada en moneda extranjera se ha más que duplicado durante la última década, pasando de 4.5 billones den 2008 a 8.3 billones en 2017. Tanto gobiernos como corporaciones se han endeudado en dólares aprovechando las bajas tasas de interés, y ahora les puede estallar en las manos: no sólo se está encareciendo la carga por intereses, sino también por el mayor valor del dólar. Se estima que en Argentina, el 64% de la deuda está denominada en moneda extranjera en tanto en Turquía representa un 54%.

Por tanto, hay problemas entre los emergentes. Y esto, con la Fed subiendo tasas, puede ser el inicio de algo más gordo. Ahora bien, y a juzgar por lo que dicen, no es algo generalizado: los peligros se concentran en Latinoamérica y Turquía. En Asia, salvo Indonesia, los superávits corrientes están sirviendo de parapeto para cubrirse de las turbulencias.

INFOGRAFÍA

Carment Reinhart, la coautora de “This time is different” junto con Kenneth Rogoff, ha advertido que los países emergentes están peor preparados que en 2008 (Gran Crisis Financiera) y 2013 (Taper Tantrum) para sortear una crisis. La razón es que la deuda de los países emergentes ha crecido enormemente en la última década, sobre todo emitida en moneda extranjera: se ha casi duplicado desde el 2008 a 8.3 billones…   

Fuente: Instituto Finanzas Internacionales (IIF)

… en consecuencia, los futuros vencimientos de deuda corporativa y de gobierno en dólares de los países emergentes alcanzarán niveles récord. Cumplir esas obligaciones será más difícil en un contexto de mayores tasas de interés y fortaleza del dólar al incrementarse la carga de la deuda: de aquí a finales de 2019, en término absolutos, China es el más expuesto. Pero le siguen Brasil, México y Argentina…

Fuente: Bloomberg

… mientras que en Argentina y Turquía el principal riesgo es de cuenta corriente, en Brasil el problema es de déficit fiscal y deuda pública. El país sufrió un fuerte deterioro a partir de 2014, con el desplome del precio del petróleo, la recesión de 2015-16, y el fuerte gasto social. La deuda pública creció de 130% del PIB al 152%. No se sabe cómo el futuro presidente de Brasil enfrentará el problema fiscal brasileño…

Fuente: Bloomberg

… el riesgo de los emergentes, sin embargo, parece haberse concentrado en Lationamérica y Turquía, en tanto los países asiáticos parecen gozar de mejores fundamentales macroeconómicos. De este modo, desde el 19 de abril que empezó la debacle de las divisas, la lira turca y las monedas latinoamericanas copan los peores lugares (salvo el sol peruano) en tanto las divisas asiáticas han resistido mejor. 

Fuente: Bloomberg

 

Add comment


Security code
Refresh

Más Leídos

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

985791 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy2301
Ayer2850
Esta Semana11856
Este Mes41918
Total2890314

22-09-2018

Visitantes ahora

Guests : 55 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition