Domingo, Febrero 25, 2018
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

¿De veras a Trump le interesa romper con el TLCAN? El peso parece decir que no

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Dos mercados han sido excluidos de la euforia global, al menos la semana pasada: México y Canadá. Las tribulaciones respecto a lo que sucederá con el Tratado de Libre Comercio (TLCAN) han pasado factura a las bolsas de esos dos países. Mientras en Nueva York, el rally proseguía desatado (+1.6%), en México el S&P/BMV IPC saldaba la semana con una caída de 1.5% y en Canadá, la bolsa de Toronto retrocedía un 0.3%. Pero esta vez hubo una sutil diferencia con respecto a otros episodios de turbulencia: la culpa de la volatilidad debe achacarse a Canadá y, por el contrario, fue Trump el que se esforzó por calmar las aguas.

Fue el miércoles cuando los mercados se enrabietaron. Ese día, altos funcionarios canadienses declararon que estaban “cada vez más convencidos” de que Estados Unidos podría romper con el Tratado, incluso coincidiendo con la próxima ronda de negociaciones que tendrá lugar en Montreal entre el 23 y 28 de enero. Esas declaraciones se dieron en medio de una escalada de tensiones entre Canadá y Estados Unidos. Por un lado, la administración de Donald Trump ha venido imponiendo una serie de aranceles especiales sobre las importaciones canadienses para combatir supuestas prácticas de “dumping”. Pero el gobierno de Justin Trudeau no se quedó quieto: denunció ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) el uso irregular que Estados Unidos hace de esas prácticas, exhibiendo un centenar de casos en los que el arancel no cumple con las condiciones establecidas por la OMC. Esos ejemplos no sólo se refieren a aranceles contra Canadá, sino también contra México, China o algunos países europeos. La réplica canadiense sentó muy mal en Washington, que acusó a Canadá de “minar la confianza” entre los dos países, y puso en duda su buena voluntad para llevar a buen puerto las negociaciones del TLCAN.

En ese contexto, la declaración de los funcionarios canadienses puso al mercado muy nervioso. El miércoles pasado, la bolsa mexicana se despeñó un 1.8% y la de Toronto descendió un 0.4%. Asimismo, el peso mexicano, en una jornada volátil en la que llegó a perder un 0.8%,  terminó con una depreciación del 0.3% en tanto el dólar canadiense se debilitaba ese mismo día un 0.7%. Pero el impacto también se sintió en Estados Unidos. El S&P’s 500 apenas retrocedió un 0.1%, el único día del año que Wall Street ha tenido minusvalías, y Trump perdió la oportunidad de cantar otra hazaña de la bolsa. Y sobre todo, propinó un daño considerable a las empresas más expuestas a un rompimiento del TLCAN. En Estados Unidos, General Motors  perdió un 2.4%, y entre las empresas de autopartes, Delphi se hundió un 3.4%, Lear Corporation un 3.6% y Magna International un 4.0%. Nemak, en México, retrocedía un 2.6%. Entre las empresas de transporte, Kansas City Southern, cuyo volumen de negocio caería por las medidas proteccionistas, bajó un 3.6%, y CSX un 1.3%. En Canadá, la misma suerte corría Canadian Pacific Railway (-3.1%). Entre las empresas de consumo, Constellation Brands, que importa las marcas de cerveza de Corona y Modelo Especial, se dejó un 1.2%.

De este episodio y de otros, a Trump le ha quedado una cosa clara. Tras las derrotas republicanas en Alabama, Virginia y Nueva Jersey, con el respaldo a su gestión (y a su persona) cada  vez más mermado, lo único que le salva es el rally de Wall Street. Es el mejor puntaje de su presidencia, lo que más infla su vanidad (y lo suele presumir en su tuits). Y ahora parece convencido de que declarar el rompimiento del TLCAN podría provocar tal masacre en Wall Street que podría aniquilar su mejor legado y su único triunfo de cara a las elecciones de medio término de noviembre.

Por eso, esta vez fue la Casa Blanca la que se precipitó a desmentir todo. El mismo miércoles aseguraron que nada había cambiado, lo que aplacó el nerviosismo. Y el jueves, el propio Donald Trump se esmeró en encauzar las aguas. Trump aseguró que no hay prisa en cerrar el acuerdo, y que será mejor esperar hasta después de las elecciones de México dado que en plena campaña es muy complicado que el gobierno mexicano adopte determinadas decisiones. Con eso dio a entender dos cosas: uno, que el acuerdo posiblemente se cierre después del 2 de julio, por lo que no planea abandonar el acuerdo antes de esa fecha; y dos, que tras las elecciones mexicanas, seguirá tratando con los mismos interlocutores.

Esos interlocutores que, por otro lado, han enviado señales de empezar a ceder. México da síntomas de transigir con uno de los temas más espinosos, el de las reglas de origen para el sector automotriz. La actual regla dice que el 62.5% de los componentes de un vehículo deben proceder de la región de Norteamérica para acogerse a las exenciones arancelarias del Tratado. Estados Unidos quiere elevarlo a 85% y, además, establecer un porcentaje de 50% de contenido específicamente estadounidense. Quizás esos porcentajes son inviables técnicamente y se renegocien (o se actualicen los mecanismos para detectar el origen del input) pero a Trump se le abre la oportunidad de vender una gran victoria frente a su electorado antes de las elecciones de noviembre.

También se empieza a salvar el escollo de la cláusula de terminación automática del tratado cada cinco años. En vez de finiquitarlo en caso de que algún miembro rechace renovarlo, se evaluará el Tratado y se podrá someter a revisión. Donde las posiciones permanecen muy alejadas es en la resolución de controversias. Washington quiere imponer que, en caso de conflicto, sea el sistema de resoluciones estadounidense el  que prevalezca, en vez de que lo sea un tribunal internacional como sucede actualmente. Estados Unidos, sistemáticamente, ha perdido en las controversias con Canadá, y ahora quiere imprimir un sesgo local para sacar ventaja, algo que rechaza tajantemente la administración canadiense. 

En consecuencia, Estados Unidos considera ahora a México un interlocutor más cómodo que Canadá. Pero lo más importante es que, pese a las fanfarronadas de Trump, sus amenazas de romper con el TLCAN no son, a estas alturas, muy creíbles al ser contrario a sus intereses. Y por varias razones. En primer lugar, porque romperlo puede demoler la euforia bursátil, su gran legado de especulación y oro. Como corolario, el anuncio de que se logró un acuerdo, algo que podría anunciarse entre julio y noviembre, en verdad puede imprimir otra oleada de optimismo a Wall Street; en segundo lugar, porque tampoco le interesa que el peso se hunda, pues va en contra de la competitividad estadounidense; y en tercer lugar, porque la propia debacle del peso, en caso de darse antes de las elecciones, podría poner en bandeja la presidencia a dirigentes más incómodos para sus intereses, no sólo en el TLCAN sino también en los negocios petroleros que se están abriendo con la reforma energética, justo ahora que parece entenderse mejor con el gobierno mexicano.

Por otro lado, la respuesta de Trump a Canadá, desmintiendo los rumores de que podrían salirse del TLCAN, le ha sentado de maravilla a los mercados mexicanos. Tras la debacle del miércoles, la bolsa mexicana ha encadenado tres días consecutivos de ganancias. Pero la percepción de que el TLCAN puede estar a salvo lo ha celebrado sobre todo el peso mexicano. En el año, se ha apreciado un 4.4% contra el dólar y luce como la divisa más poderosa en estos pocos días que llevamos de 2018.

INFOGRAFÍA

Otra vez las tribulaciones con el TLCAN de la semana pasada pasaron factura a Canadá y, sobre todo, a México. Mientras el S&P’s 500 se anotaba una fabulosa ganancia en la semana (+1.6%), la bolsa de Toronto perdía un 0.3% y la de México un 1.5%. El nerviosismo, sin embargo, no salió esta vez de la boca de Trump, sino de funcionarios canadienses que afirmaron que un rompimiento del TLCAN estaba más cerca…

Fuente: Bloomberg.  Rendimiento en moneda local

… esas declaraciones se realizaron el miércoles. Ese día no sólo sufrió México y Canadá, sino que también ha significado el único día del año de pérdidas para el S&P’s 500, donde sobre todo se resintieron las empresas más expuestas al TLCAN, como General Motors (-2.4%), las empresas de autopartes como Delphi (-3.4%) o transporte ferrocarrilero como Kansas City Southern (-3.6%) o CXS (-1.3%)…

Fuente: Bloomberg

… la Casa Blanca y Trump salieron a desdecir a los funcionarios canadienses.  Y Trump se mostró especialmente afable, diciendo ser “flexible”, “no tener prisa” y reconocer “avances”. Trump es consciente que romper el TLCAN podría acabar con la euforia de Wall Street, su principal  triunfo, además de tener otros impactos contrarios a sus intereses, por lo que se mostró más comedido….

Fuente:  Bloomberg

…  sus declaraciones, junto con algunas concesiones mexicanas en la negociación del TLCAN, han dado un fuerte impulso al peso mexicano. Desde el miércoles, el peso se ha apreciado un 2.4%, lo que significa que en el año se ha fortalecido un 4.4%, volviendo a brillar como la divisa más poderosa del mundo en este inicio de 2018. Ese avance le ha permitido de nuevo cotizar por debajo de los 19  pesos por dólar.

Fuente: Bloomberg

Add comment


Security code
Refresh

Más Leídos

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

294829 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy1568
Ayer2286
Esta Semana14138
Este Mes54538
Total2419761

24-02-2018

Visitantes ahora

Guests : 38 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition