Sábado, Diciembre 16, 2017
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

La peor y más larga crisis de la minería (y el petróleo) en México

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Éste es el texto íntegro de nuestra última colaboración en el diario Excélsior, el cual también puede leer en la edición impresa de hoy, en las páginas de Dinero, en nuestra sección de "Economía a Detalle".  

Si algo sorprende en el comportamiento de la economía mexicana a lo largo de 2017 es que la crisis del sector de minería no parece tener fin. En este sector se incluye la actividad de extracción de petróleo, que representa tres cuartas partes del sector y es el que dicta la dirección de ese componente. Además, hay dos capítulos más: el de extracción de minerales, que representa un 18% del sector, y el de servicios de minería, con algo así como un 7.0%. Pues bien, uno pensaría que con la recuperación del precio del crudo a lo largo de 2017 y luego de cuatro años de vigencia de la reforma energética, lo peor del sector minero ya había quedado atrás y el 2017 sería un año de reactivación del sector. Pero nada de eso: la minería en México ha empeorado mucho en lo que llevamos de año y se ha agravado la recesión que arrastra desde 2014. Para constatarlo hay varios indicadores que evidencian la debacle energética en México, la pérdida de protagonismo del petróleo en la economía mexicana, y la degradación del país como potencia petrolera.

PIB

En el tercer trimestre, el componente de minería se contrajo, en la serie original, un 10.7% respecto al mismo período del año pasado. Esa lectura indica un deterioro respecto al segundo trimestre, cuando el sector se redujo un 8.0%. Con esa cifra, el sector minero encadena 14 trimestres de contracción en su actividad, lo que ya es la peor y más larga recesión del sector en su historia moderna. Lo sorprendente es que pese a la recuperación de los precios del petróleo y la apertura del sector energético a la iniciativa privada, la debacle se ha ahondado en lo que llevamos de año. Entre enero y septiembre de 2017, la caída del sector es del 10.1%, lo que contrasta con un retroceso de 3.1% en el mismo período del año pasado. El reciente derrumbe del sector ha significado un cambio estructural para la economía mexicana. Por ejemplo, en el año 2003, el sector minero representaba casi un 10% del PIB de México y un 28% de todo el sector industrial. En el 2017, su trascendencia se ha recortado a la mitad: su peso en la economía ronda el 5%, y para todo el sector secundario es del 18%.

PRODUCCIÓN DE CRUDO Y RESERVAS

Es verdad que el tercer trimestre fue, por las circunstancias coyunturales, especialmente malo para el sector. Los huracanes Harvey y Katia que azotaron las costas del Golfo de México forzaron el cierre de varias plataformas petroleras, lo que dañó los niveles de actividad y producción. Por ejemplo, en septiembre, la extracción de crudo apenas fue promedió 1.73 millones de barriles al día (mbd), lo que supone el nivel más bajo desde 1980. Sin embargo, más allá de esa circunstancia, México no ha sido capaz de detener el continuo declive en la producción petrolera desde los máximos alcanzados en 2003 y 2004, cuando la producción rondaba los 3.4 mbd. Desde entonces, la caída en los niveles de producción ha sido sistemática y en el 2016 promedió 2.15 mbd. Pero además, las reservas petroleras de México se han deprimido de manera sustancial. Se estima que en el 2017 las reservas 3P (probadas, probables y posible) fueron de 28,858 millones de barriles, frente a los 58,204 millones de barriles del año 2000. Las reservas probadas de petróleo crudo equivalente son de 9,161 millones de barriles, cuando en 1999 ascendían a 34,180 millones

SECTOR EXTERNO

La menor producción de crudo, la caída de los precios internacionales del petróleo y la tendencia de Estados Unidos hacia la autosuficiencia gracias a la tecnología y los métodos de “fracking” también ha hecho mella en el sector petrolero. Si lo medimos en volumen de barriles vendidos, en el 2004 México exportó 1.87 mbd. En el 2016, vendió al exterior 1.11.5 mbd y en lo que llevamos de 2017, las exportaciones han caído por debajo de los 1.0 mbd para ubicarse en 992,000 barriles. Por tanto, México vende hoy día casi la mitad de barriles que en el 2004.

Las caídas en las ventas de barriles no fueron muy dolorosas en tanto el precio del crudo se elevaba y se mantenía en niveles altos. Todavía en el 2011, cuando el volumen de barriles exportados era relativamente elevado y las cotizaciones del crudo eran atractivas, México llegó a ingresar 56,000 mdd en divisas por venta de petróleo. Luego vino el desplome de los precios por barril y, en consecuencia, en el 2016 México apenas vendió 18,800 mdd por concepto de exportaciones petroleras. El país, por tanto, ha perdido en torno a 37,000 mdd, o dos terceras partes de sus ingresos petroleros, en apenas cinco años. Eso 37,000 mdd, a pesos de hoy, significan en torno a 700,000 millones de pesos, algo más que todos los recortes al gasto público anunciados por el gobierno federal desde el 2015 a la fecha.

Por supuesto, ese derrumbe de las ventas externas ha difuminado el peso de las exportaciones petroleras en la economía mexicana. Por ejemplo, en ese año de 2011, las exportaciones petroleras representaban un 16.2% de las exportaciones totales. Pues bien, en el 2016 apenas representaron un 5.0%. La caída de los ingresos petroleros, asimismo, ha significado un deterioro sustancial de la balanza petrolera al haberse reducido las importaciones a un menor ritmo que las exportaciones. En el 2011, la balanza petrolera arrojaba un superávit de 13,739 mdd. En el 2016, el saldo registrado fue de un déficit de 12,748 mdd. 

FISCAL

La crisis del sector petrolero también ha repercutido, de manera fundamental, en las cuentas públicas en México. La hacienda pública, en efecto, ha reducido la dependencia que los ingresos presupuestarios tenían respecto a los recursos provenientes del petróleo. Parte de ese logro es mérito de esta administración: la reforma impositiva de inicio de sexenio incrementó, de manera notable, los ingresos tributarios no petroleros. Pero la otra razón deriva del hecho de la pérdida de ingresos petroleros resultado de la grave recesión que sufre el sector. Los ingresos petroleros, antes de que llegara Enrique Peña Nieto y formulara su reforma energética, eran de 1.386 billones de pesos. Ese monto significaba casi un 40% de los ingresos presupuestarios totales (en el 2008 llegaron a representar un 44.3%). Pues bien, en el 2016 los ingresos petroleros apenas ascendieron a 789,000 millones de pesos (mdp) o sólo un 16% de los ingresos presupuestarios totales. Eso significa que los ingresos petroleros, desde que inició el sexenio, se ha reducido en alrededor de 600,000 mdp, y que se ha traducido, prácticamente, en un recorte del gasto público de ese mismo tamaño. En lo que llevamos de 2017, el gobierno ha seguido perdiendo ingresos petroleros: entre enero y septiembre, la recaudación petrolera se eleva a 585,000 mdp cuando en el mismo período de 2016 el monto ascendía a 621,000 mdp, esto es, 36,000 mdp más que este año.

EL PETRÓLEO EN MÉXICO Y EL RESTO DEL MUNDO

Con la larga crisis petrolera. México ha ido cayendo puestos como potencia petrolera. Según la Administración de Información de Energía de Estados Unidos (EIA por sus siglas en inglés), en el 2002 México era el cuarto mayor productor de petróleo y otros productos petroleros. En el 2016, México había descendido al undécimo lugar. Respecto a las reservas probadas, en el 2002 se elevaban a 27,000 millones de barriles y México ocupaba el noveno puesto. En 2016, con menos de 10,000 millones, ocupaba el lugar 17.

INFOGRAFÍA

El sector minero, donde se incluye el capítulo fundamental de extracción de petróleo, entró en una grave crisis a partir de 2014, coincidiendo con el derrumbe de los precios del crudo. Desde entonces, dicho sector ha encadenado 14 meses consecutivos de caída en la actividad. Lo peor es que en el 2017 la crisis se ha acentuado y el desplome entre enero y septiembre fue de 10.1%...

Fuente: Inegi

 

… como resultado de esa profunda recesión en el sector, la minería ha recortado su peso en la economía mexicana a la mitad. Si en el 2008, el sector minero representaba casi un 10% del PIB de México, hoy apenas representa un 5%. Por otro lado, si significaba en torno a un 28% de todo el sector secundario, hoy su relevancia ha descendido a un 18%, diez puntos porcentuales menos…

Fuente: Inegi

 

… la caída de la producción petrolera, las menores ventas al exterior y el descenso de las cotizaciones del crudo ha hecho a México perder muchas divisas por ingresos petroleros. En el 2011, las exportaciones petroleras ascendían a 56,000 mdd, o un 16.2% de las exportaciones totales. En el 2016 apenas ingresaron 18,800 mdd, o un 5% del total de exportaciones…

 

Fuente: Inegi

 

… finalmente, la pérdida de protagonismo del sector también ha reducido la dependencia de las cuentas públicas a los recursos petroleros. En 2012, casi el 40% de los ingresos presupuestarios eran recursos petroleros, cuando en el 2016 descendió a un 16% de los ingresos totales. En ese período se han perdido en torno a 600,000 mdp, explicando los recortes presupuestarios del gobierno.

Fuente: SHCP

 

 

 

Add comment


Security code
Refresh

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

653043 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy163
Ayer2963
Esta Semana13879
Este Mes38588
Total2274242

16-12-2017

Visitantes ahora

Guests : 113 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition