Viernes, Noviembre 24, 2017
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

A un año de la victoria de Trump, ¿qué ha pasado con México y Estados Unidos?

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Éste es el texto íntegro de nuestra última colaboración en Excélsior, el cual  también puede leer en su edición impresa, en el cuadernillo de Dinero, en la sección de Economía a Detalle, o en el siguiente link de Dinero en Imagen. 

Hoy, hace un año, nos despertamos con la sorpresa de que Donald Trump se había proclamado ganador en las elecciones presidenciales de Estados Unidos. Si su victoria fue legítima o no todavía es asunto de discusión. Pero sea como fuere, la noticia dio un vuelco a los mercados. Tras el desasosiego inicial, los inversionistas recalibraron las implicaciones de su programa político sobre la economía y los mercados financieros: recorte de impuestos, desregulación en sectores como el financiero o el energético, gasto público en proyectos de infraestructura o programas de defensa, abandono de las políticas medioambientales. En general, unas políticas expansivas, promercado, que en el corto plazo podrían detonar un mayor ritmo de actividad en Estados Unidos y generar utilidades más suculentas a las grandes corporaciones. En México, la respuesta fue distinta: sus soflamas de que abandonaría el Tratado de Libre Comercio (TLCAN), los tuits amenazando a las empresas extranjeras que se instalaran en México, el muro, la posibilidad de gravar las remesas, su discurso contra la inmigración mexicana. Todo ello se convirtió en un cóctel letal para los mercados mexicanos, sobre todo en el período que transcurrió desde su victoria en noviembre a su toma de posesión el 20 de enero. ¿Cómo le ha ido a Estados Unidos y a México durante este año?

LA BOLSA. Aquí, Estados Unidos gana a México. Sin duda es la variable financiera que más ha respaldado la gestión de Trump. Es sorprendente constatar cómo Trump, con un ratio de aprobación de sólo 37% según la encuesta de Washington Post/ABC News desde que fue electo, es el presidente menos querido por el electorado desde al menos la presidencia de Dwight D. Eisenhower (1953). Sin embargo, al mismo tiempo es adorado por Wall Street y disfruta del tercer mejor recibimiento por parte del parqué neoyorquino. Desde el día de las elecciones, el S&P’s 500 se ha disparado un 21.3% y sólo le superan Kennedy, con un rendimiento del S&P’s del 26.5% en su primer año desde la elección,  y Bush padre (22.7%). Pero ellos, al contrario de Trump, gozaban de ratios de aprobación de más del 75% tras ese período. Wall Street, por tanto, se ha subido a un espectacular rally en el que día con día degusta de nuevos récords, el último ayer mismo celebrando su triunfo. Frente a la exuberancia estadounidense, la bolsa mexicana se ha quedado estancada. En pesos, apenas ha retribuido un nimio 0.8%. Y si lo medimos en dólares, incorporando la pérdida de valor del peso, la bolsa se ha replegado un 2.7%. Es verdad que en pesos la bolsa mexicana tocó un récord en este año de Trump: fue el pasado 25 de julio, cuando el S&P/BMV IPC se elevó a los 51,713.38 pts. Sin embargo, en dólares está a un 43% de su máximo histórico que tocó en abril de 2013, a los pocos meses de la llegada de Peña Nieto a la presidencia.

EL DÓLAR Y EL PESO. Si Wall Street es la variable que mejor ha reflejado el optimismo que desencadenó la llegada de Trump en los mercados financieros, la cotización del peso mexicano con el dólar ha sido la que con más fidelidad ha manifestado las tribulaciones de la economía mexicana con Trump. Se ha posicionado como el “Trumpómetro” que mide la sensibilidad de México a los desvaríos del presidente estadounidense. En este primer año hay que diferenciar tres etapas para el peso. En la primera, desde la elección a la toma de posesión el 20 de enero, la divisa mexicana pasó, espantado por los tuits de Trump, de los 18.32 pesos  por dólar a casi los 22, un desplome del 16.5%. En la segunda, cuyo inicio coincidió con la llegada de Trump a la Casa Blanca hasta el 18 de julio, el peso se sintió aliviado por la inoperancia de Trump en la presidencia y sus desacuerdos con los congresistas de su propio partido, lo que le hizo perder ferocidad al mandatario estadounidense. Ahí quedó patente que Trump era incapaz de sacar una ley adelante, ni siquiera la derogación del “Obamacare”, y que su única forma de poder era a golpe de “órdenes ejecutivas”, algunas de las cuales fueron rechazadas por los tribunales estadounidenses. En medio de esa calma, la divisa mexicana recuperó algo más del terreno que perdió en los primeros meses y se fue a los 17.48 pesos, o una apreciación del 25.6%. En la tercera etapa, el endurecimiento de la postura de Trump en la negociación de TLCAN y los riesgos de que el Acuerdo se termine disolviendo volvió a pasar factura al peso. Tampoco ayudaron la incertidumbre política en México de cara a las elecciones de 2018, la expectativa de nuevas subidas de tasas por la Fed y los desastres naturales. El  caso es que el  peso mexicano se ha vuelto a desinflar y se ha deprimido un 8.7%  desde mediados de julio hasta la fecha. ¿El saldo? Pues pese a todas las convulsiones, también es casi de tablas: desde la victoria de Trump, la divisa mexicana se ha depreciado un 3.9%. Ni siquiera es la peor divisa de entre las más negociadas: peor le ha ido a la lira turca (-18.2%), al peso argentino (-14.7%), al yen japonés (-7.5%), al rand sudafricano (-6.6%) o al dólar neocelandés (-6.3%). Ahora bien, si no hubiera ganado Trump, el peso posiblemente hubiera registrado un comportamiento más estable, reforzado además por la recuperación del precio del petróleo. Desde que ganó Trump, el barril del WTI se ha incrementado un 27% y el de la mezcla mexicana, un 47%.

TASAS DE INTERÉS. Trump, sin duda, ha facilitado el trabajo de la Fed. El mayor dinamismo de la economía de Estados Unidos ha permitido a la Fed cumplir, mejor que con Barack Obama, su plan para normalizar la política monetaria. Desde el triunfo de Trump, la Fed ha incrementado el objetivo de las tasas de los fondos federales en tres ocasiones, por un total de 0.75 puntos porcentuales (pp) pasando de un rango de entre 0.25%-0.5% a otro de 1.0%-1.25%. Y posiblemente se anuncie otro aumento en la última reunión del año, la de diciembre. Además, ha diseñado un plan para  empezar a comprimir la hoja de balance. Ahora bien, para México la historia es distinta: una Fed algo más agresiva que en el pasado junto con la volatilidad del  peso mexicano ocasionada por la victoria de Trump y su impacto inflacionario forzó a Banxico a tomar una postura mucho más dura. Frente a los 0.75 pp que la Fed ha incrementado la tasa de referencia de la llegada de Trump, Banxico ha subido las tasas domésticas en 2.25 pp, pasando de 4.75% a su actual nivel de 7.0%. Hoy hay reunión de Banxico, si bien se espera que mantenga las tasas sin cambios en ese 7.0%.

PIB. La economía de Estados Unidos ha recobrado ímpetu con Trump: el “efecto riqueza”, ocasionado por las fuertes ganancias bursátiles, junto con el dinamismo del mercado laboral ha fortalecido al consumo privado; el “America First”,  la desregulación y sus promesas de recorte de impuestos ha alentado el gasto en equipo; y su fervor militarista se ha plasmado en un notable incremento de gasto en defensa. El PIB de Estados Unidos ha encadenado dos trimestres consecutivos con tasas anualizadas de 3.0% en su serie ajustada por estacionalidad. Sin embargo, en México, la depreciación del peso, el gasolinazo, el aumento de la inflación y el notable aumento de las tasas ha deteriorado las condiciones de crecimiento y ha significado una desaceleración de la economía que, con los terremotos, implicó una contracción de 0.8% en el tercer trimestre.

INFOGRAFÍA

Wall Street celebró el primer año desde la elección de Trump con un nuevo récord. Desde el 8 de noviembre de 2016, el S&P’s 500 ha trepado un 21.3%. Pese al formidable rally de Wall Street, la bolsa mexicana ha permanecido estancada: en pesos, el S&P/BMV IPC apenas ha avanzado un 0.8%, y en dólares, descontando la depreciación del peso, ha cedido un 2.7%...

Fuente: Bloomberg

… el peso mexicano, el “Trumpómetro”, ha tenido un comportamiento muy volátil desde su victoria. En una primera etapa, hasta que Trump llegó a la Casa Blanca, se despeñó un 16.5%; luego se recuperó, hasta mediados de julio, un 25.6%; y desde entonces se ha vuelto a deprimir en torno a un 8.7%. El saldo total es una caída de 3.9%. A otras les ha ido peor…

 

Fuente: Bloomberg

… respecto a las tasas de interés, la mayor fortaleza de la economía ha permitido a la Fed cumplir con sus planes para normalizar la política monetaria: desde su victoria, ha subido en tres ocasiones por un total de 0.75 pp. En México, el alza de tasas de la Fed junto con la volatilidad del peso y el aumento de la inflación le ha forzado a incrementar las tasas en 2.25 pp…

 

Fuente: Bloomberg

… finalmente, y si para la comparación usamos la tasa de crecimiento anualizada sobre la serie sin estacionalidad como se usa en EU, el PIB de EU se ha acelerado y ha encadenado dos trimestres de tasas de 3.0%. Sin embargo, en México, el PIB se ha enfriado como resultado del deterioro de las condiciones económicas y, con los desastres, se contrajo un 0.8% en III-07.

 

Fuente: BEA y Elaboración Llamadinero.com con datos de Inegi. Tasa Anualizada Sobre Serie Ajustada por Estacionalidad

Add comment


Security code
Refresh

Más Leídos

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

500444 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy873
Ayer2522
Esta Semana10963
Este Mes63484
Total2218389

24-11-2017

Visitantes ahora

Guests : 43 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition