Domingo, Agosto 18, 2019
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

Comercio en valor agregado: 11 puntos de cómo debe jugarle México al TLCAN en casa

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Éste es el texto de nuestra última colaboración en el diario Excélsior, el cual también puede leer en la edición impresa de dicho diario, en la sección de Economía a Detalle del cuadernillo de Dinero, o en el siguiente link de la página de internet de Dinero en Imagen.  Los autores son José Miguel Moreno y Carlo López Carbajal. 

La primera ronda de las negociaciones del Tratado de Libre Comercio (TLCAN), en medio de las vacaciones veraniegas, fue como un partido de pretemporada: sirvió para ver el estado de forma de cada uno. Estados Unidos hizo alguna entrada fuerte advirtiendo que no se trataba de realizar una mera actualización, sino que buscaban una revisión a fondo del Tratado. Y el capitán del equipo, un güero llamado Donald Trump, afeó el partido advirtiendo que así no jugaban, que se iban del terreno de juego, que no era justo, sin que nadie supiera muy bien a qué se refería. Pero esta segunda ronda ya va en serio: es un partido de calificación al Mundial, como el que México jugará en el Estadio Azteca contra Panamá, calificación que el Tri ya tiene al alcance de la mano. Jugamos en casa, con nuestra afición, y aquí hay once líneas estratégicas que se pueden dibujar sobre la pizarra para cada jugador.

1. Ya está bien que nos canten que el déficit de Estados Unidos con México es descomunal, de 64,354 millones de dólares (mdd). Ése es un gol que no podemos encajar. En un mundo globalizado, con la producción tan fragmentada y las cadenas de valor tan integradas, ya no importa tanto el producto final que se vende ni quién lo vende, sino lo que cada país ha contribuido a ese producto final, lo que cada uno ha incorporado de valor al proceso. Ese valor que cada nación va añadiendo al producto final es lo que realmente importa en términos de crecimiento, empleo y bienestar.

2. Por tanto, Estados Unidos, a la hora de registrar las importaciones provenientes de México, no sólo debe computarlas como el valor total de los bienes finales que le han comprado como se hace tradicionalmente. Adicionalmente, debería tener el registro, a la hora de anotar las importaciones,  del porcentaje con el que México ha contribuido a la producción de ese bien: eso es lo que realmente le está exportando México en la cadena de producción. Ese valor que México añadió a la cadena de producción se mide por la  diferencia entre el valor al que México vendió el producto y el valor al que lo compró inicialmente.

3. Esa medición sería mucho más justa. No la realiza ni Estados Unidos, ni Canadá ni México, pero sí lo hace la OCDE a través de su reporte de Comercio en Valor Añadido (TiVA por sus sigls en inglés). Por ejemplo, dentro del sector automotriz, el más sensible de todos, ¿cuánto aporta México, en valor añadido, en la producción de un vehículo que exporta a Estados Unidos? La OCDE reporta que en el 2011, la última cifra disponible, México aportaba a la producción de “vehículos, trailers y semitrailers” exportados a Estados Unidos un 50.4% del valor, es decir, la mitad, en tanto que la otra mitad provenía de contenido extranjero. De este último, el 18.1% lo aportaba Estados Unidos, el 5.8% lo hacía China, el 4.3% Japón, el 3% Alemania, el 2.0% Canadá, el 1.9% Corea y el 1.2% Brasil. Todavía resta un 6.6% que proviene de otras parte del mundo. ¿Por qué, entonces, computar todo el vehículo exportado desde México como exportación mexicana si no es producción mexicana, si no genera PIB ni empleos en México?

4. Ese cómputo, mucho más exacto y justo, cambia la historia con respecto a México. No hay que olvidar que el componente de vehículos de motor de México, según el registro tradicional, arroja un déficit para Estados Unidos de 53,434 mdd, es decir, que por sí solo representa un 83% del déficit total de Estados Unidos con México. Pues bien, si lo medimos de este modo, si sólo contabilizamos la producción con la que México ha contribuido a un coche comprado en Estados Unidos, el déficit en el rubro de “vehículos, trailers y semitrailers” es de apenas 10,065 mdd, una quinta parte de lo reportado en las cifras tradicionales.

5. Si todo el ejercicio se hiciera con todos los rubros de bienes comercializados con Estados Unidos, la realidad es muy distinta, es otro partido completamente distinto, otro campeonato. Si medimos la balanza comercial como la diferencia entre el valor añadido por México en sus exportaciones a un bien consumido en Estados Unidos y el valor añadido por Estados Unidos a un bien consumido en México, es decir, lo que realmente cada país está aportando en sus exportaciones e importaciones, el desequilibrio de Estados Unidos con México se reduce prácticamente a la mitad. En el 2011, la última cifra disponible a partir de esta metodología de la OCDE, el déficit fue de 31,380 mdd comparado con 64,585 mdd de los datos oficiales del Censo de Estados Unidos.

6. Pero hay más. Sabemos que a Trump le encanta ver a México como su gran rival en el campo, y no tanto a Canadá, con quien posee un déficit más balanceado según sus cifras, de alrededor de 11,000 mdd. Pero en términos de valor agregado, resulta que quien realmente les está goleando es Canadá. Así medido, el déficit de Estados Unidos con su vecino del norte es de 48,480 mdd, muy superior al de México y se cuela como el segundo más vasto detrás del de China (casi 180,000mdd), por encima de Japón y Alemania.

7. Eso es así porque el componente canadiense en sus exportaciones a Estados Unidos, su valor añadido, es superior al de México en sus exportaciones a Estados Unidos. Por ejemplo, veamos lo que sucede en todo el sector manufacturero, el de mayor litigio. Las exportaciones brutas de Canadá a Estados Unidos son de 192,480 mdd, por encima de las de México (166,635 mdd). Pero dentro de ese total, la contribución canadiense es de 120,469 mdd y el valor añadido por México es de 92,956 mdd. Es decir, de los bienes manufacturero que exporta Canadá a Estados Unidos, un 62.6% es contenido canadiense, mientras que en el caso mexicano, es un 55.8%. Por tanto, Canadá no sólo vende más productos manufacturados a Estados Unidos, sino que además poseen un mayor contenido nacional que las exportaciones mexicanas.

8. ¿Cuál es el problema del TLCAN? Desde luego que no es México. El problema es que no ha cumplido con la promesa de generar, en toda la región, exportaciones de bienes de mayor valor añadido y, en consecuencia, la creación de empleos mejor remunerados. La idea original era que Estados Unidos exportara capital a México, que México fabricara autopartes y las ensamblara, y las reexportara a Estados Unidos para terminar de confeccionar el bien final. Pero el plan inicial descarriló, sobre todo, a partir de 2001, cuando China entró en la OMC y México cada vez se ha convertido más en una plataforma para ensamblar componentes asiáticos que reexporta a Estados Unidos.

9. Por tanto, y para frustración de México, la globalización ha reducido, dentro de esa cadena, el valor de la producción mexicana en sus propias exportaciones manufactureras. Si en el 1995, el valor que México añadía a sus exportaciones a Estados Unidos era de 59.1%, en el año 2011 se había recortado a 55.8%. Pero, y he ahí el problema, peor le ha ido a Estados Unidos: el valor añadido que aporta a las exportaciones mexicanas a su propio país se han hundido de 26.1% a 15.7%.

10. ¿Quiénes acapararon ese valor añadido? Sobre todo China, que se ha incorporado a la cadena de valor y ha incrementado su contenido de un 0.3% a un 6.1% entre 1995 y 2011, y Corea, de un 0.8% a un 1.8%. Alemania y Brasil también han incrementado su contribución.  ¿Qué es lo que pide Estados Unidos? Básicamente, regresar a la idea original, que el valor añadido sea acaparado por los socios del TLCAN y desplazar a Asia. Ahí es donde entran en juego las reglas de origen, haciendo énfasis en el sector automotriz: la actual regla es que el 62.5% del vehículo sea producido en la región, un porcentaje de por sí muy elevado. El asunto es que en el 2011 (no tenemos cifras más actuales), un vehículo exportado desde México a Estados Unidos poseía una contribución de los países del TLCAN del 70.5%. Posiblemente esa aportación se haya reducido en estos últimos años, y se encuentre entre ese 70.5% de 2011 y el nivel de la regla de 62.5%. Estados Unidos pretende elevar ese porcentaje de 62.5% para detener la entrada asiática y que sean, principalmente ellos, los que se reapropien de ese valor añadido perdido.  

11.  El fracaso del TLCAN para incorporar más valor añadido en la cadena de producción, por supuesto, se ha reflejado en el actual malestar de la población, de lo que se aprovechó Trump. Producción y distribución de rentas son dos puntos de vista para contemplar una corriente de un mismo valor total. Si México compra un producto a 600 dólares y lo revende a 1,000, su valor añadido al flujo de producción es de 400. Ese valor es equivalente a la suma total de las rentas generadas: sueldos y salarios, alquileres, intereses, beneficios empresariales. Si el valor añadido por México se ha reducido, las rentas no han podido mejorar. La solución ha sido castigar a los salarios a favor de las utilidades empresariales.  

Por tanto,  hará falta un árbitro justo en este encuentro vital. El discurso es bastante diferente del que trae Trump. Y sobre todo, hay que poner en el TLCAN un buen director técnico con mucha más visión de juego, al estilo de Zinedine Zidane.

INFOGRAFÍA

Dos negociaciones muy distintas se llevarán según se mida el déficit comercial en Estados Unidos. En el 2011, y en términos tradicionales, México era el país con el segundo déficit más grande detrás de China. Pero si lo medimos por valor agregado, su déficit se recortaba a la mitad, en tanto Canadá, del quinto puesto pasaba al segundo al incrementarse su déficit sustancialmente en valor agregado…

 

Fuente: OCDE

 

… eso se debe a que el contenido nacional de las exportaciones de Canadá es mayor que el de las exportaciones mexicanas. Por ejemplo, en el sector manufacturero, el más sensible, Canadá no sólo exporta más a EU, sino que además el valor agregado incorporado por la producción canadiense es mayor al mexicano: su contenido nacional es de un 62.6% comparado con 55.8 de México…

Fuente: OCDE

 

… en el caso de México, y a la hora de exportar un auto a Estados Unidos, la mitad de su valor ha sido agregado por el sector productivo mexicano. La otra mitad proviene del resto del mundo, siendo un 18.1% y un 2.0% de Canada. En total, en torno a un 70% del vehículo poseía contenido del TLCAN, aunque dicha proporción ha podido seguir descendiendo desde el 2011 a la fecha…

Fuente: OCDE

 

… al menos esa ha sido la tendencia desde el 1995. El valor agregado por el TLCAN en el sector manufacturero ha ido disminuyendo, y los países asiáticos, con China a la cabeza, se han incorporado a las cadenas de valor y han ido apropiándose del contenido de la producción en bienes manufacturados. En una exportación de México a EU, el producto ya lleva un 6.1% de contenido chino

Fuente: OCDE

 

 

 

 

 

 

 

 

Add comment


Security code
Refresh

Más Leídos

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

250751 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy1910
Ayer2060
Esta Semana12052
Este Mes30076
Total3540301

17-08-2019

Visitantes ahora

Guests : 36 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition