Jueves, Mayo 23, 2019
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

Negociación TLCAN: EU impone línea dura. ¿En qué derivará?

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Éste es el texto íntegro de nuestra última colaboración en el diario Excélsior, que también se puede leer en la edición impresa del periódico dentro de las páginas de Dinero, en la sección de Economía a Detalle, o en el siguiente link de "Dinero en Imagen".

Con una cena entre los grandes dignatarios de los tres países involucrados comenzó ayer la renegociación del Acuerdo de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). El sentimiento general es de optimismo. Así lo refleja, sobre todo, el peso mexicano, la variable que más se vería afectada por un fracaso en las negociaciones. Pero desde que Donald Trump llegó a la Casa Blanca su discurso se ha suavizado y el peso mexicano se ha fortalecido un 24%. Aun así, Estados Unidos inició la apertura de las negociaciones con un discurso duro: no queremos una “mera modificación y actualización”, sino una verdadera revisión de un acuerdo que ha fallado a muchos americanos. Por tanto, mientras degustaban los manjares y se miraban a los ojos, muchas preguntas fundamentales todavía hoy no tienen respuesta.

La primera es la más obvia de todas: ¿habrá acuerdo o se irá el Tratado al garete? Creemos que sí, que al final tendrán que entenderse. Romper el acuerdo y buscar pactos bilaterales significaría, para todos, perder. Se pierde, desde luego, en términos económicos. El TLCAN ha logrado de América del Norte una de las regiones más competitivas, con amplias cadenas de valor transfronterizas, y múltiples interconexiones. Acabar con ese entramado sería muy disruptivo para los 450 millones de consumidores y trabajadores de la región y los 1.2  billones de dólares que se negocian al año entre los tres países, un valor que supera el PIB de México.

México es el más vulnerable por su extraordinaria dependencia comercial en la región. En el 2016, el 84% de las exportaciones totales se dirigieron a sus dos socios: un 81% a Estados Unidos y un 3% a Canadá. Para Canadá esa dependencia es menor pero también es muy marcada: un 77% del total se queda en América del Norte, dirigiéndose un 75% a Estados Unidos y un 2% a México. En contraste, sólo el 34% de las ventas totales de  Estados Unidos se quedan en la región: un 18% en Canadá y un 16% en México.

Pero también hay un precio político, y también es México el país más expuesto,  sobre todo el PRI y Peña Nieto. La renegociación del TLCAN llega en un momento muy delicado, justo antes de las elecciones presidenciales. Que México se levante de la mesa podría detonar otra etapa de convulsiones en los mercados financieros mexicanos y riesgos de que su economía entre en recesión. Eso dinamitaría sus opciones para conservar la presidencia y la pondría en bandeja a su gran partido rival, Morena. Para el PRI sería una gran derrota, pero también para Trump, que tendría que lidiar en la frontera sur con una administración más beligerante, que pretende dar marcha atrás a la reforma energética (donde Estados Unidos tiene depositados bastante intereses) y que deterioraría más la relación bilateral. A su vez, también a Trump podría no convenirle finiquitar el  TLCAN justo antes de las elecciones de medio término. Por tanto, hay muchos incentivos para, en cierto modo, entenderse y preservar el acuerdo.

La segunda pregunta es, en caso de haber acuerdo, ¿cuándo estará listo? Tampoco esto se sabe. Se habla que las negociaciones durarán siete rondas, y que transcurrirá un plazo de cerca de tres semanas entre una ronda y otra. Aquí también se entrometen los períodos electorales. En el mejor de los casos, podría llegarse a un acuerdo a principios del año que viene, antes de las elecciones mexicanas, pero su ratificación posiblemente tendría que esperar hasta final de 2018 o principios de 2019.

¿Habrá muchas modificaciones? Esto es otra gran incógnita. Los acuerdos comerciales son muy complicados y largos, y siete rondas parecen pocas. Eso quiere decir que o bien Estados Unidos tiene muy claro lo que quiere y forzará a sus socios a claudicar, o que los cambios no serán tan sustanciales como se pregona y se limitarán a modernizarlo en base a los acuerdos alcanzados en la negociación del Acuerdo Transpacífico (TPP). o que verdaderamente no están bien medidos los tiempos y no estará listo tan pronto como se dice. Sea como sea, Estados Unidos llevará la voz cantante: ellos son los que propusieron la revisión del TLCAN, y México y Canadá, en una incómoda tesitura, son los que más tienen que perder.

¿Cuál es el principal objetivos de Estados Unidos? Atacar la gran obsesión de Trump: los déficits comerciales. En el 2016, el déficit con México fue de 64,300 millones de dólares (mdd) y con Canadá de casi 11,000 mdd con Canadá.

¿Qué opciones tiene para lograr ese objetivo? Varios, y muchos de ellos controvertidos. Afortunadamente, ya no habla de establecer aranceles. Eso, en términos prácticos, es equivalente a romper el TLCAN. Ahora bien, Canadá ya conoce esa medicina y puede volver a sacarlos. En abril, la administración de Trump asestó un golpe al proponer un gravamen medio de 20% sobre la madera blanda importada de Canadá. El gobierno estadounidense acusa a ese sector de “dumping” (vender un producto por debajo de su costo real) al recibir los productores canadienses ayudas de las provincias. Otros sectores delicados con Canadá es el lácteo y el del acero. Canadá podría llevar las disputas de maderas y lácteos fuera de las negociaciones del TLCAN. Pero atención por si todavía Trump sale con algún tema arancelario que justifique como medida “antidumping”.

Justamente para regular las disputas sobre “dumping” y subsidios ilegales existe el Capítulo 19. En caso de apreciarse prácticas  de “dumping”, se pueden aplicar impuestos y tarifas compensatorias como medida “antidumping”, cuya legitimidad, según el Capítulo 19, son revisadas por un tribunal internacional para evitar un sesgo en la resolución. Pues bien, Estados Unidos ha sido,  históricamente,  el gran perdedor en la aplicación del Capítulo 19, por lo que propone su eliminación y que los socios se sometan a las decisiones de las cortes estadounidenses. Tanto Canadá como México rechazan eliminar el capítulo 19.

Otro tema controvertido es el de las reglas de origen, donde la administración estadounidense parece querer penalizar la aportación de México a la cadena de valor. La laxitud en las reglas ha sido aprovechada para que componentes de otros países, sobre todo asiáticos, entren al mercado estadounidense. Su objetivo es rebajar el déficit en el rubro de “vehículos de motor”, donde Estados Unidos acumula un agujero de 53,434 mdd, o un 83% del déficit total, con México. Actualmente, el 62.5% de un automóvil debe ser producido en la región para que entre a cualquier país del acuerdo sin arancel. México y Canadá están dispuestos a actualizar las reglas de origen en algunos sectores, si bien en el sector automotriz, la propia industria se resiste a incrementar el porcentaje, que ya es de por sí muy elevado.

Otra medida con la que buscan contener la ventaja competitiva de una mano de obra más barata es fortalecer los estándares laborales de México. Al incrementar los salarios en México, se reducirían los incentivos para trasladar las fábricas al sur del río Bravo. Desde el 2005 al 2016,  las remuneraciones reales medias por personal ocupado se ha contraído un 10.2% y por hora trabajada, en un 8.4%.

Pero, ¿se puede romper el TLCAN? Sí. Estados Unidos va a tratar de imponer su criterio sabiendo que los que más tienen que perder son México y Estados Unidos. El secretario de Comercio, Wilbur Ross, ha dicho que prefiere los tratados bilaterales que multilaterales. De suceder, las transacciones comerciales empezarían a regirse por la normativa de la Organización Mundial de Comercio.

Para ver más, lea 10 puntos básicos para entender las negociaciones del TLCAN

INFOGRAFÍA

Ayer comenzaron las negociaciones del TLCAN, un acuerdo que actualmente representa un comercio total de 1.2. billones, un valor de transacciones comerciales superiores al PIB de México. En el 2016, sólo las transacciones de EU con México y Canadá representaron más de un billón de dólares.  Sin embargo, Trump está obsesionado con los déficits, sobre todo el de México…

Fuente: Departamento de Comercio de EU

 

… hay incentivos para que el acuerdo permanezca, tanto económicos como políticos. Sin embargo, el que más tiene que perder es México. En lo económico, porque es el país que posee una mayor dependencia respecto a sus socios. El 84% de sus exportaciones se dirigen a sus socios del TLCAN, yendo un 81% a Estados Unidos y un 3% a Canadá. Para Canadá, un 77% va a parar al TLCAN…

Fuente: Inegi, Departamento de Comercio de EU, Estadísticas Canadá

 

… pero también los dirigentes mexicanos son los más expuestos en términos políticos por las elecciones presidenciales de julio de 2018.  En caso de romperse el TLCAN nuevas turbulencias podrían emerger, lo que dinamitaría sus posibilidades presidenciales. Una de las armas de México en las negociaciones es el petróleo y la reforma energética, un rubro cada vez más superavitario para EU…

Fuente: Departamento de Comercio EU

 

…  para reducir el déficit y devolver trabajos y fábricas a EU,  Trump exige un mayor rigor en los estándares laborales y se queja de la competitividad de México a través de una mano de obra barata:  las remuneraciones medias reales en el sector de fabricación de automóviles y vehículos se han deprimido casi un 10% desde el año de 2005, primer dato disponible en el Inegi.

Fuente: Elaboración llamadinero.com con datos de Inegi. Base 2005. % Acumulado

 

 

 

Add comment


Security code
Refresh

Más Leídos

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

82556 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy450
Ayer2223
Esta Semana4860
Este Mes34764
Total3394308

22-05-2019

Visitantes ahora

Guests : 45 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition