Jueves, Marzo 21, 2019
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

Niveles actuales de inflación y tasa de interés en México

Ratio:  / 0
MaloBueno 

La semana pasada hubo dos datos relevantes en materia de política monetaria.

El primero tiene que ver con una de las principales fuentes que provoca cualquier accionar del Banco Central y es la tasa de inflación. El miércoles se dio a conocer que el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) registró un aumento mensual de 0.38%, mismo que vino acompañado de un mantenimiento de 0.20% en la inflación subyacente (que es la que excluye los alimentos y productos energéticos) y de un repunte en el componente no subyacente de 0.12%. En este último, el incremento se debió principalmente al comportamiento de los precios de los productos agropecuarios que han contribuido a un encarecimiento de la canasta básica de 7.93% si se compara con los precios del mes de julio del 2016. Lo anterior se puede corroborar fácilmente cuando uno va al supermercado de su preferencia y se fija, por ejemplo, en el precio del jitomate que en tan solo un mes ha rebotado un 21.8%.

Consecuentemente, la tasa anual de inflación sigue subiendo y pasa a ser de 6.44%. La del componente no subyacente llegó a 4.94% y la no subyacente a 11.27%. Luego del disparo en las presiones inflacionarias desde enero de este año, ´producto de la depreciación cambiaria acumulada desde el año anterior y del incremento en el precio de las gasolinas por parte del gobierno federal, el ritmo al que la inflación crece es menor, pero sigue avanzando de manera paulatina. De hecho, luego de la notoria desaceleración en la tasa de crecimiento mensual desde marzo de este año, este mes vuelve a crecer por encima del promedio de los últimos cinco meses, mostrando una tendencia ascendente desde mayo tal y como se ve en la gráfica. El momento coincide con las vacaciones de verano que también han repercutido en este nuevo repunte, pues los servicios turísticos en paquete aumentaron mensualmente un 9.71%. De hecho, la tasa de inflación anual de este momento se ubicó por encima de los pronósticos del consenso, mismo que también prevé un cierre de año en 6.0% para la inflación general y 4.9% para la subyacente. 

La evolución del tipo de cambio, que ha mejorado un 16.3% desde enero de este año, ha contribuido a contener de cierta manera esos efectos de segunda ronda que ya estaban pegando en el componente subyacente. Sin embargo, este factor positivo también se ha ido desacelerando en su ganancia respecto al dólar, pues luego de tocar un mínimo no visto desde mayo del año pasado, tan solo durante la segunda quincena del mes de julio vimos una depreciación de 1.2%. No obstante, las expectativas siguen ancladas bajo los mismos pronósticos según analistas y el propio Banco de México.

Es aquí donde entra el segundo acontecimiento sucedido esta semana anterior: Banco de México mantuvo sin cambios la tasa de interés, en 7%.  Uno de sus fundamentos más importantes es que, a pesar de que a corto plazo las expectativas se ajustaron ligeramente al alza desde mayo a julio (de 5.90% a 6.03%), las de mediano y largo plazo se mantienen por debajo de 4% y 3.5%, respectivamente. Esto y el menor ritmo de crecimiento en la inflación no son los únicos factores que sustentan la decisión de política actual, también está el accionar de la Reserva Federal que ha decidido pausar la cadencia, al menos teóricamente hasta diciembre, en el incremento de tasas debido a que la inflación objetivo medida por el gasto en consumo permanece abajo del 2%. De este modo, el diferencial de tasas de interés entre ambos bancos centrales sigue manteniéndose y no se ven presiones por ese lado que provoquen mayor desinterés en los inversionistas que lleve a una contracción en la demanda de pesos mexicanos. 

En la gráfica de los incrementos en la tasa de interés por parte de Banco de México se puede observar como a partir de julio del año pasado, el ritmo de incrementos se fue agudizando, pasando de 4.25% a 7% para julio - agosto de este año.  Para julio del 2016, el crecimiento anual de la inflación ya era de 2.65%, superior al respiro que había tenido en junio cuando las expectativas se anclaron temporalmente y fue a partir de ahí cuando la senda alcista no dejó de ceder, hasta ubicarla en 6.44% para el último dato.

Los riesgos a la baja para Banxico apuntan hacia una mayor incertidumbre sobre el rumbo de la política económica de Estados Unidos y las tensiones geopolíticas que, como se vio en la semana previa, provocaron la ruptura del entusiasmo que la bolsa estaba viviendo, rompiendo récords en varios índices accionarios importantes.  

 

Como ya se mencionó, la alineación con lo que haga la Fed en sus próximas reuniones también determinará el paso que Banxico haga. De momento, las probabilidades para que en la siguientes dos reuniones de la Reserva Federal se mantenga el nivel actual de 1% - 1.25% son de 95.9% y 92.2%, respectivamente. Ya para diciembre, las probabilidades disminuyen a 53.5% y las que apuntan a un aumento de 25 pbs son de 42.7% y para enero las probabilidades que este aumento se dé son ligeramente superiores, de 43%.  Habrá que esperar la evolución del empleo y de la inflación en aquel país para ver si la recuperación en el ritmo de crecimiento sigue siendo gradual y el plan que siga la Fed no tenga cambios sorpresivos. 



Add comment


Security code
Refresh

Más Leídos

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

102498 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy1139
Ayer2807
Esta Semana7858
Este Mes38419
Total3290294

21-03-2019

Visitantes ahora

Guests : 127 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition