Domingo, Agosto 25, 2019
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

Estados Unidos y México en el TLCAN: características del cuento sin final feliz

Ratio:  / 0
MaloBueno 

 

Antecedentes comerciales

El comercio bilateral entre México y Estados Unidos tiene sus raíces desde mucho antes del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). De hecho, la especialización de la industria mexicana en bienes intensivos en el factor trabajo, utilizando las ventajas comparativas para el intercambio de mercancías, se llevó a cabo desde que las relaciones diplomáticas entre ambas naciones se empezaban a consolidar. 

Por ejemplo, el impulso al sector manufacturero se dio con la firma del Programa de Industrialización Fronteriza en México creado en 1965 y  que tuvo como fines:  mejorar las condiciones socioeconómicas de la zona fronteriza del norte del país al aparecer un gran flujo migratorio hacia Estados Unidos y   dinamizar la producción maquiladora de exportación en el norte del país a través del programa de Industrias Maquiladoras de Exportación, contando con beneficios a la libre importación de insumos para la elaboración de los productos derivados de esta industria.[1] La historia continúa a través de la firma de diferentes acuerdos comerciales que facilitaban la exportación de bienes aprovechando las condiciones geopolíticas entre ambas naciones.

En 1983, con el Decreto para el Fomento y Operación de la Industria Maquiladora de Exportación, se reiteró el fin que perseguía la industria maquiladora

En 1986, la expedición de la Ley de Comercio Exterior faculta al gobierno de la implementación de permisos previos a la importación con el fin de corregir desequilibrios en la balanza comercial o de pago.

Lo anterior junto con la entrada de México al Acuerdo General sobre Comercio y Aranceles (GATT) en 1986, reafirmaron la tendencia al mayor apertura comercial,  ya que se estableció el compromiso de continuar con el proceso de liberalización de las importaciones sujetas a permiso previos, sustituyendo éstos por tarifas arancelarias las cuales también debían ir disminuyendo:

Aranceles y permisos de importación

 

Cobertura de permisos de importación

Media arancelaria (ponderada)

Media arancelaria (sin ponderar)

Dispersión

Número de tasas arancelarias

1982

100

27

16.4

24.8

16

1983

100

23.8

8.2

23.5

13

1984

83.5

23.3

8.6

22.5

10

1985

37.5

25.5

13.3

18.8

10

1986

31

22.6

13.1

14.1

11

1987

26

10

5.6

6.9

5

1988

20

10.4

6.1

7.1

5

1989

n.d.

13.1

9.8

4.3

5

 Fuente: Ros, Jaime; Moreno Brid, J. Desarrollo y crecimiento en la economía mexicana. Fondo de cultura Económica. México. 2009

 

 Comercio bilateral

Aun así, el volumen de comercio hacia Estados Unidos creció con la entrada en vigor del TLCAN, éste pasó de ser en 1993 de 17.5% con respecto al PIB a 43.3% en 2015. El valor de las exportaciones mexicanas se multiplicó por más de 7 veces y éstas pasaron a representar del 12% al 27% con respecto al PIB de 1993 al 2015.

El déficit comercial de Estados Unidos con México para el periodo de 1985 a 1995 tuvo una mejora del 25% en promedio a tasa anual (siendo superavitario de 1991 a 1994); luego de la entrada en vigor del TLCAN, el balance comercial pasó a ser de 1349.8 a -15808.3 mdd y el periodo de 1996  al 2000 tuvo un crecimiento del déficit de 10.9% en promedio; para el año 2000 al 2010, el comportamiento fue de un aumento de 12.1% (pasando por una mejora considerable en el balance comercial en los años de crisis, 2008 y 2009, de 13.5% y 26.5% respectivamente ); finalmente, para el periodo 2010 al 2016 el déficit ha mejorado en 1.8% en promedio, siendo el año 2015 de -60662.8 mdd y en el 2016 de -58798.6 mdd.  Si bien el dinamismo del saldo a favor de México sobre Estados Unidos ha disminuido, para México, las exportaciones siguen teniendo como principal destino Estados Unidos (83%).

Veamos el comportamiento de la diversificación en el destino de las exportaciones previo al TLCAN y posterior al tratado:

 Las gráficas anteriores muestran el crecimiento de la concentración de las exportaciones hacia Estados Unidos. Sin embargo, para 1993, la concentración de las exportaciones hacia EUA ya era de 82.6% sobre el total, por lo que incluso desde antes de la entrada en vigor del TLCAN, los mecanismos de liberalización comercial y de fomento a la exportación de manufacturas, hicieron que el esfuerzo por tener como principal cliente al país vecino se consolidara, incluso sin la existencia formal del bloque comercial.

El tipo de exportaciones no petroleras mexicanas han sido de 95.5% (en promedio) de bienes manufactureros sobre el total de bienes comerciados, desde 1994 hasta hoy. Sin embargo, desde la entrada de México al GATT, ahora OMC, la especialización de México hacia esta industria intensiva en trabajo, era ya evidente, pues más del 80% de ellas provenían del sector manufacturero.

Es por eso, que la tendencia del crecimiento del PIB en Estados Unidos y la de las exportaciones manufactureras, están fuertemente relacionadas y fluctúan con la misma dirección, aunque con una mayor correlación en los últimos años con el TLCAN (salvo los periodos de crisis internas y externas dependiendo de la naturaleza de las mismas).

 

 Incertidumbre venidera

La evaluación de los impactos que México tendría con la disolución del TLCAN afectarían directamente al volumen de comercio bilateral que se ha mantenido a lo largo de la historia, sin embargo, el rompimiento de las relaciones comerciales parece lejano si se toma en cuenta que éstas han existido desde años atrás, aún sin la formalización de un bloque económico con la intensidad de ser acuerdo de libre comercio.

Diversos analistas han formulado la problemática de: no sólo las consecuencias negativas que el acuerdo ha traído para la desvinculación de cadenas productivas y la afectación de sectores como el agrícola ante la competencia de productos importados, sino también del estancamiento de los efectos del Tratado al no haber una mayor diversificación en el tipo de mercancías exportadas, al no haber un avance en temas de migración y al no haber mejoras en los subsidios permitidos para incentivar industrias nacientes o poco competitivas.

Sin embargo, la crítica más recurrente y más pertinente es la del camino que la política económica y comercial de México ha seguido durante más de 30 años, fomentando que el sector externo sea el motor para el crecimiento. A pesar de existir acuerdos de libre comercio con 46 países diferentes, los resultados han sido decepcionantes en cuánto al favorecimiento de la innovación, el desarrollo tecnológico, diversificación de mercados y de bienes exportados, el incremento de salarios y en general de mejoras en las condiciones de vida. El argumento político manejado por los dirigentes del país alentaba y alienta dichos resultados, se apuesta por la búsqueda del desarrollo a través de la estabilidad y del sector externo, descuidando la responsabilidad que el gobierno debiera tener para dinamizar el mercado interno.

Es cierto que la estructura y crisis social vigentes son obstáculos para la corrección del rumbo que la política debiera tener para enfocarse en el crecimiento económico, el cuál puede conducir a una cadena de externalidades positivas que mejoren la demanda interna y el malestar social; sin embargo, también es verdad que, aún ante la coyuntura, la oportunidad existe. 


[1]  La industria automotriz y la electrónica no se consideran parte de las industrias maquiladoras de exportación, sin embargo, operan de manera similar bajo los mismos estímulos, aunque su producción buscó tener una mayor vinculación con la producción nacional para satisfacer la demanda interna del país.

Add comment


Security code
Refresh

Más Leídos

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

263356 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy680
Ayer1500
Esta Semana10464
Este Mes42697
Total3552922

25-08-2019

Visitantes ahora

Guests : 37 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition