Viernes, Marzo 22, 2019
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

La inflación en México se dispara de 2.48% a 4.78% entre el peso y el "gasolinazo"

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Por Carlo López Carbajal

Inegi reportó el dato sobre la inflación en la primera quincena de enero del 2017, el cual registra un aumento del 1.51% ubicando a la tasa de inflación anual de 4.78%. La cifra fue superior a lo esperado por llamadinero.com de 4.5. Para el mismo período del año pasado, los datos fueron de 0.3% y 2.48%, respectivamente, lo que demuestra el rápido deterioro de la inflación resultado de la fuerte depreciación del peso mexicano y del “gasolinazo”. De 2.48% a 4.78% en un año. Por lo que el inconformismo de la población civil tiene sustento en los datos reportados y no es producto de la imaginación. De igual manera, la inflación subyacente, excluyendo alimentos y energía, presentó un aumento de 0.37 para ubicarse en una tasa anual de 3.72% y la no subyacente aumentó 5.03% para alcanzar una tasa anual de 8.02%.

 En éste último dato se toma en cuenta la variación de los precios de los productos energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno, los cuales subieron 8.88%. El llamado “gasolinazo” ha afectado directamente al encarecimiento de productos de la canasta básica, dada su importancia en cualquier sector de la economía y el incremento en el precio de las gasolinas de entre 14.2% y 20.1% en lo que va del año.  El subcomponente de “energéticos” tuvo un aumento quincenal de 12.66%, lo que significa una tasa anual de 16.53%. Hace un año, la tasa anual se redujo un 0.84%.  

Si entonces este componente es base para el incremento en la inflación, en las semanas entrantes no parece haber mejores noticias. Pues las dos primeras semanas de febrero entrará en vigor el ajuste semanal y a partir del 18 del mismo mes, los precios máximos serán fijados diariamente, por lo que el precio de cada litro puede variar de un día para otro.  Habrá que recordar que la liberalización del precio de las gasolinas implica que el precio se mueva de acuerdo al precio internacional en el mercado, a la localización del abastecimiento en el interior del país y al impuesto de recaudación de cada litro de gasolina vendido, el llamado Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS).

Afortunadamente, los precios agropecuarios se redujeron un 1.02% en la primera quincena de enero, contrarrestando parcialmente el incremento de energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno. El subcomponente de “frutas y verduras” se redujo un 3.31%, por lo que la tasa anual significó una deflación de 2.94%. El Incremento del componente no subyacente durante la primera quincena de enero respecto a la segunda de diciembre del año pasado fue de 5.03%, y la tasa anual de 8.02%.

Pero cuidado: no sólo fue el impacto del “gasolinazo”. En el componente donde más se refleja la depreciación del peso es en el de mercancías de la inflación subyacente. En ese rubro, los precios aumentaron un 0.58%, lo que lleva la tasa anual del componente de mercancías a 4.54% comparado con 2.81% el año pasado. Dentro de mercancías, el subcomponente de “alimentos, bebidas y tabaco” aumentó un 0.82%, lo que arroja una tasa anual de 5.03%. Por tanto, ya existen presiones subyacentes bastante preocupantes para Banxico.  

Esto puede presionar el aumento en las tasas de interés por parte de Banxico en la siguiente reunión del 9 de febrero y aumentar en 50 puntos base para ubicar la tasa de referencia en 6.25%, lo cual afecta directamente al encarecimiento del crédito y a la inversión real por parte de las empresas y por lo tanto al crecimiento económico del país. Sin embargo, para Banxico esto último no es prioritario, si lo es el mantenimiento del índice inflacionario de 3% (+/- 1 %).

Atrás queda el dato del 2015 cuando la inflación fue reportada en mínimos históricos (2.13%), cuando los gobernantes echaban flores a la estabilidad macroeconómica, la cual aseveraban que era la causante del bajo crecimiento de los precios. Hoy con una tendencia al alza en el INPC y con las presiones del peso contra el dólar que se depreció un 20% durante el 2016 y un 6% en lo que va del 2017, el encarecimiento de los productos de importación también es un componente aumentativo para las presiones inflacionarias.

 

A pesar de la estabilidad que se pretenda dar en las cuentas nacionales durante este año, en consonancia con los esfuerzos de consolidación fiscal y la restricción en política monetaria, parece que no ha habido suficiente eco en las decisiones de los inversionistas ya que el riesgo ante la volatilidad ha continuado en la misma medida desde este cambio en la política económica.  El debilitamiento del peso contra el dólar ha tomado un respiro debido a las próximas negociaciones que Trump tendrá con empresarios automotrices interesados en conservar inversiones en México sin represalias y asimismo, con el Secretario de Relaciones Exteriores y el Secretario de Economía de México. Esta última junta es crucial para delinear las negociaciones del TLCAN y preparar el terreno para la junta con los mandatarios de ambos países programada para el 31 de enero. 

Add comment


Security code
Refresh

Más Leídos

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

104488 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy896
Ayer2341
Esta Semana9956
Este Mes40517
Total3292392

22-03-2019

Visitantes ahora

Guests : 116 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition