Jueves, Mayo 23, 2019
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

La reacción de Banxico al huracán Trump

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Nos advirtieron que si ganaba Donald Trump, el impacto sobre el mercado mexicano sería tan devastador como un huracán. Y llevaban razón. El martes pasado, contra todo pronóstico, el candidato republicano ganó y el huracán Trump arrasó a México. Entre el miércoles y el viernes de la semana pasada, el peso se desplomó un 12.1% para cerrar en 20.85 pesos por dólar, su nivel más débil de la historia, y la tasa de 10 años se disparóuna brutalidad, 1.08 puntos porcentuales (pp),pasando de 6.15% a 7.23%. La bolsa mexicana, en pesos, se dejó en esos tres días un 7.2%, y en dólares un espeluznante 17.3%. A México, la victoria de Trump le sentó mucho peor que a cualquier otro país del planeta. Así que aunque en otros rincones del mundo se digirió la noticia de Trump de manera más suave, en México la reacción fue todo lo que ustedes quieran menos “ordenada”.

 

Los funestos vaticinios fueron correctos. Sabíamos que México era un caso aparte, que las políticas que propugna Trump, ésas en las que basó su campaña electoraly le dieron la victoria, van dirigidas a revisar o incluso aniquilar la política de integración comercial y de inversión entre México y Estados Unidos. También sabíamos que cumplir con esa promesa de campaña sería una prioridad, y no ha tardado en materializar la amenaza: a no ser que Canadá y México acepten renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) tan pronto asuma el cargo el 20 de enero bajo unos nuevos términos que velen por los intereses de Estados Unidos, el país abandonará el TLCAN  en agosto.  Por tanto, no era casualidad que el peso mexicano haya sido, durante toda la campaña, la variable financiera más sensible a los designios de Estados Unidos.

 

Por eso era de esperarque el mismo miércoles 9 de noviembre, cuando la victoria de Trump era clara y los mercados globales se tambaleaban, las máximas autoridades monetarias y hacendarias de México anunciaran algo. Es verdad que en otras partes del mundo los mercados se estaban recuperando de la hecatombe inicial, pero no era el caso de México, donde la situación era caótica. En ese solo día, el peso llegó a hundirse un 11.8% y cerró con una caída del 7.7%, un derrumbe mayor que el acumulado durante todo el año (-6.1%).  ¿De veras ésa es una reacción “ordenada” de los mercados? ¿Acaso no es eso una situación extraordinaria que merece acciones excepcionales? Podría Banco de México (Banxico) haber subido las tasas de interés ese mismo día de manera agresiva e intervenir en el mercado cambiario con las reservas internacionales para contener la caída del precio. Si no utilizamos las reservas para estas circunstancias excepcionales, entonces ¿cuándo las usaremos?

 

No, no había soluciones fáciles. Pero es en esas situaciones donde se precisa un poco de arrojo y valentía.  Sin embargo no se hizo nada, Banxico no se anticipó. Y el mercado hizo su tarea: los capitales salieron del mercado de bonos y exigieron un mayor premio por poseer pesos mexicanos, por lo que las tasas de interés aumentaron a lo largo de toda la curva de rendimientos. En el tramo más corto de la curva, la de los Cetes de 28 días que es el instrumento más sensible a las decisiones de Banxico, la tasa ha trepado de 4.81% el día de las elecciones de Estados Unidos a 5.55% al cierre de ayer, un incremento de 0.74 puntos porcentuales.

 

Hoy, más de una semana después de la victoria de Trump, es la reunión de Banxico. Los estragos ya están hechos. Banxico, más que anticiparse al descalabro para intentar contenerlo, se acomodará a la nueva realidad. Se ha quedado, cómo se suele decir, detrás de la curva. Si Banxico hubiera subido tasas el miércoles pasado de forma agresiva, con 1.0 o 1.5 pp, y hubiera intervenido en el mercado cambiario, la depreciación del peso habría sido más moderada y se habría estabilizado en niveles más confortables. Hasta se podría hablar, si esa estrategia hubiera funcionado, de bajar hoy las tasas: sólo habría sido una medida excepcional, momentánea, para estabilizar al peso y una vez tranquilizados los ánimos, ajustar las tasas a su nivel de equilibrio para evitar un impacto fuerte sobre el consumo y la inversión.

 

Pero ahora sólo queda acomodar la tasa de referencia a los nuevos niveles de la curva de rendimientos, los niveles que dicta el mercado tras la abrupta depreciación de la moneda. El consenso del mercado estima que el aumento sea de 0.5 pp para ubicarla en 5.25%. Ahora bien, si la tasa de los Cetes de 28 días es una guía, el mercado parece haber descontado un incremento de 0.75 pp, por lo que ése debería ser el incremento anunciado por Banxico para situar la tasa de referencia en 5.5%.El ajuste ya lo ha hecho el mercado y el incremento que anuncie mañana Banxico, salvo que supere los 75 pbs y así repercuta en el peso y la curva de rendimientos, ya está a estas alturas descontado y no será un gran acontecimiento.

 

Ahora bien, Banxico ha dicho que tenía entre manos un plan de contingencia que aparentemente iba más allá de nuevos y potenciales ajustes fiscales. En efecto, el huracán Trump ya pasó, ya quedó atrás, y Banxico se lo perdió.Pero sus vientos seguirán soplando durante los próximos cuatro años y ya ha señalado que el tema del TLCAN lo pondrá sobre la mesa nada más llegar a la Casa Blanca,lo cual es un grave asunto para México.

 

La entrada de dólares a México ya se ha visto mermada por el derrumbe del precio del crudo y el menor número de barriles exportados. Ése ha sido en los últimos años la principal fuente de divisas de México, y su desplome lo ha resentido el peso de mala manera. Pero Trump puede aún reducir más la entrada de dólares a México a través de tres grandes rubros de la balanza de pagos: los ingresos por exportaciones manufactureras, por remesas familiares y por Inversión Extranjera Directa. Eso puede provocar una escasez de dólares en México en relación a las necesidades de pago en dólares que precisa la economía mexicana para financiar su crecimiento: si hay pocos dólares en México para poder sufragar esos pagos por importaciones, servicios financieros o deuda adquirida, la divisa estadounidense se hará más cara o lo que es lo mismo, el peso se abaratará.

 

Por eso hay quienes vaticinan que con Trump, si cumple sus promesas de campaña contra México, el peso se puede ir hasta los 24 o 25 pesos por dólar. Para evitar la escasez de dólares y la depreciación del peso, Banxico puede hacer tres cosas: uno,echar mano de los dólares que posee en sus cofres, tanto por reservas internacionales como por la línea de crédito del FMI; dos, pedir prestados dólares a la Fed a través de líneas swap, uno de los mecanismos que el banco central de Estados Unidos usó para abastecer de dólares al resto del mundo en la crisis de 2008-2009; y tres, atraer dólares de los inversionistas foráneos seduciéndoles con mayores tasas de interés, por lo que los foráneos comprarán pesos (o venderán dólares).

 

Aunque aún no se sabe con certeza los planes de Trump,veremos si hoy Banxico, más allá del anuncio de tasas, revela algún tipo de plan respecto a sus estrategias para proveer de dólares al mercado mexicano y tratar de apaciguar las tensiones sobre el peso, una moneda vapuleada que todavía tendrá que lidiar, antes de que acabe el año, con un nuevo y muy probable aumento de tasas en Estados Unidos el 14 de diciembre.

 

INFOGRAFÍA

 

La reacción del  peso mexicano a la victoria de Trump fue virulenta. Sin embargo, Banxico decidió no tomar ninguna decisión apresurada pese al derrumbe del peso. Banxico ha subido tasas tres veces este año ante la caída del peso: con la volatilidad global en febrero (fuera de reunión), tras el Brexit en junio y con el avance de Trump en las encuestas en septiembre…

Fuente: Bloomberg

 

… también las tasas de interés de la renta fija en México reaccionaron con fuertes alzas a lo largo de la curva. Los Cetes de 28 días han aumentado 74 pbs desde la elección de Trump, mientras que la de 10 años se ha elevado más de 90 pbs. Banxico se ha quedado detrás de la curva, y prevemos que hoy incremente la tasa de referencia en 75 pbs…

 

Fuente: Bloomberg

 

.. aun así, si Trump lleva a cabo sus planes respecto al TLCAN y el muro, los ingresos en dólares, ya dañados por la caída de las exportaciones petroleras, podría dañar a otras dos fuentes importantes de ingresos para México: las exportaciones automotrices y las remesas familiares. Además, en la cuenta de capital se vería golpeada la IED…

 

Fuente: Inegi

 

… para contrarrestar la falta de liquidez en dólares, Banxico podría echar mano de las reservas internacionales, que ascienden a cerca de 175,000 mmd, o de la línea de liquidez del FMI. También puede establecer líneas swap con la Fed para recibir dólares o, como probablemente haga hoy, subir las tasas de interés para atraer dólares de los inversionistas foráneos.

 

Fuente: Bloomberg

 

 

 

Add comment


Security code
Refresh

Más Leídos

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

82542 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy449
Ayer2223
Esta Semana4859
Este Mes34763
Total3394307

22-05-2019

Visitantes ahora

Guests : 33 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition