Miércoles, Agosto 21, 2019
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

¿Cómo ha gestionado México la crisis cambiaria en relación a otros países de Latam?

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Desde luego, el traspaso de la depreciación de la divisa mexicana a la inflación ha sido mucho más moderado en México de lo observado en otros países emergentes, sobre todo de Latinoamérica. La debacle de las divisas empezó a mediados de 2014, cuando los precios de las materias primas se derrumbaron, sobre todo del petróleo. Desde el 2014 hasta la fecha, el peso mexicano se ha hundido un 32.5% contra el dólar. Sin embargo, contrariamente a lo que se podría esperar, la inflación en México siguió descendiendo y acabó el 2015 en un mínimo histórico de 2.13%. Ahora bien, esa tendencia se ha revertido en lo que llevamos de 2016. El viernes pasado, el Inegi publicó el reporte de  inflación para septiembre, y se vio que tasa anual de la inflación general había repuntado hasta rozar el 3.0%.

Pero aun así la inflación en México es de las más bajas en el mundo, sobre todo de entre los países emergentes. Brasil, por ejemplo, con una depreciación del real brasileño de 27% desde el 2014 hasta la fecha, algo menos que en México, ha visto como la inflación brincó de alrededor del 6% en el 2013 a más del 10.7% a finales de 2015. Actualmente la inflación se ubica en torno al 8.5%. Eso sí, la depreciación del real fue mucho más abrupta que la del peso mexicano entre el 2014 y el 2015, lo que le generó muchos más desórdenes que ahora trata de paliar. En este 2016, el real brasileño es la divisa más poderosa del mundo y se ha recuperado un 23% contra el dólar. Colombia, con una depreciación del peso colombiano del 33%, trae actualmente una inflación del 8.1%. Chile y Perú están en casos similares a los de México, aunque han logrado navegar por esta etapa de turbulencias con algo de más suavidad: sus monedas han sufrido menos que el peso, y la inflación está ligeramente por encima del 3.0%. Finalmente están los casos extremos, los de Argentina y Venezuela. El peso argentino ha perdido un 57% desde el 2014 y ahora paga una inflación que se estima será del 35% para el 2016, en tanto Venezuela, cuya divisa, el bolívar, ha perdido un 37%, cerró el 2015 con una inflación de 180% y el FMI espera ronde el 720% este año.

Eso provocó que la mayoría de los países de la región reaccionaran a las presiones inflacionarias antes de que lo hiciera México. Brasil, que ha había empezado a elevar las tasas desde finales de 2012, tuvo que incrementar su tasa de referencia, la Over-Selic, desde el 10% en el 2014 hasta su actual nivel de 14.25%, un aumento de 4.25 puntos porcentuales, lo que derivó en la peor recesión en el país en décadas.  Algo parecido sucedió con Colombia, cuya tasa de referencia ha pasado de 3.25% a 7.25%, o un ascenso de 4.0 puntos porcentuales.  

México, sin embargo, no tuvo premura por reaccionar: pese a la depreciación del peso, la inflación se deprimía y Banco de México (Banxico) prefirió mantener las tasas sin cambios en un nivel de 3% con el objeto de contribuir a la recuperación de la economía. La relajación de los precios en el componente de servicios, en buena parte asociado a las reformas estructurales, dio a Banxico ese margen de maniobra.

Sin embargo, todo ha cambiado en el 2016. El peso mexicano ha vuelto a sufrir nuevos embates. En lo que llevamos de año, el peso se ha depreciado casi un 11% adicional. Peor les ha ido al peso argentino (-15%) o al bolívar venezolano (-17%). Pero no es el caso del resto de divisas de la región: el sol peruano se ha mantenido estable y han ganado terreno el peso chileno (+5.7%), el peso colombiano (+8.5%) y el real brasileño (+23.2%). La depreciación del peso mexicano ha seguido presionando al alza al componente subyacente de la inflación, sobre todo en su rubro de mercancías.

En septiembre, la tasa de la inflación subyacente, excluyendo alimentos frescos y energía, se ubicó en 3.07%, la tasa más alta desde diciembre de 2014. El componente de mercancías, el más expuesto a la depreciación del peso, se ubicó en 3.92%, la más elevada desde enero de 2013. Dentro de las mercancías, son visibles las presiones de precios tanto en subcomponente de alimentos, bebidas y tabaco, con la tasa más alta desde diciembre de 2014 (+4.06%) como en el de mercancías no alimenticias, con la cifra más elevada desde diciembre de 2012 (+3.8%). Para colmo, tampoco ayudó durante el mes pasado el componente no subyacente: la inflación anual trepó de 1.99% en agosto a 2.65% un mes después al elevarse los precios agropecuarios de 7.1% a 11.52%. La buena noticia es que los precios en el componente de servicios continúan contenidos, con una tasa anual de 2.36%, al haber propiciado las reformas estructurales un marco más competitivo en sectores como el de telecomunicaciones.

El resultado es que Banxico, ante la pérdida de valor del peso y su impacto inflacionario, ha tenido que reaccionar elevando las tasas de referencia a lo largo de este 2016. Sólo cinco países se han visto en esa necesidad en lo que llevamos de año: Egipto, que ha incrementado las tasas de referencia en 2.50 pp en lo que llevamos de año, junto con Colombia (2.0 pp), México (1.5 pp), Sudáfrica (0.75 pp) y Perú (0.5 pp).

Posiblemente, todavía reste un aumento de tasa más en México este año, y se dé en diciembre, en caso de que la Reserva Federal de Estados Unidos logre cumplir con su objetivo de elevar la tasa de los fondos federales en 25 pbs a final de año para ubicarla en un rango de entre 0.5% y 0.75%. Quizás ese movimiento vuelva a presionar al peso mexicano y Banxico lo secunde con el fin de mantener los diferenciales de tasas con Estados Unidos. Lo único que podría evitarlo sería que una victoria de Hillary Clinton más que contrarrestara el efecto de las mayores tasas al norte del río Bravo. Tras el primer debate presidencial y los recientes escándalos de Trump, la candidata demócrata ha vuelto a ampliar su ventaja sobre su rival, y el voto en estados clave como Pensilvania, Wisconsin y Michigan se están inclinando por  Hillary Clinton. Esa tendencia aunado al aumento del precio del barril del crudo luego de la decisión de la OPEP ha favorecido al peso en las últimas jornadas.

Ojalá así sea y una hipotética victoria de Clinton reconduzca el peso hacia niveles cercanos a 18 pesos por dólar. Como decimos, los niveles de inflación no son preocupantes, están en línea con el objetivo central de Banxico. Lo que preocupa es la tendencia, y para eso Banxico ha reaccionado de manera preventiva. Si se logran contener en estos niveles, la política monetaria aún sería bastante favorable: su postura, con una tasa de interés real inferior al 2.0%, es aún suficientemente laxa y está lejos de llegar a los niveles contractivos de Brasil, con una tasa real superior al 5.0%. Y sobre todo es crucial que funcione para que no siga encareciendo el costo del servicio de la deuda en un momento en el que el gobierno trata de sanear sus finanzas y transmitir confianza a los inversionistas internacionales.   

INFOGRAFÍA

Pese a la depreciación del peso mexicano, el cual acumula desde el 2014 una caída más marcada que el real brasileño, el peso chileno o el sol peruano, el impacto sobre la inflación ha sido menor que en otros países de Latinoamérica. De hecho, México tiene la menor tasa de inflación entre los principales países de la región. Peor aún es la situación de Venezuela y Argentina… 

 

Fuente: Bloomberg

… sin embargo, si bien los niveles de inflación no son preocupantes y se encuentran cerca del objetivo central de Banxico, si lo es la tendencia. La tasa anual de la inflación subyacente se ha acelerado a 3.07% debido a la presión de la inflación de mercancías (3.92%) si bien el componente de servicios ha permanecido contenido por debajo de 2.5%...

Fuente: Banxico

… el buen comportamiento de la inflación permitió a Banxico diferir la decisión de una alza de tasas en tanto otros países, como Brasil o Colombia, se apresuraban a subir las tasas con el objeto de detener el ascenso de los precios. Sin embargo, la rápida depreciación del peso este año ha implicado un aumento de 150 pbs en lo que llevamos de 2016 hasta llevarlas a 4.5%... 

Fuente: Bancos Centrales

… aun así, Banxico ha podido conducir la política monetaria con más gradualismo, lo que ha permitido a México seguir creciendo a una tasa moderada en contraste con la grave recesión de Brasil o la notable desaceleración de Colombia. De hecho, México es el único país que ha mejorado su tasa de crecimiento desde que empezó el ciclo de restricción moentaria.

 

Fuente: FMI

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Add comment


Security code
Refresh

Más Leídos

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

256322 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy907
Ayer1655
Esta Semana4674
Este Mes36907
Total3547132

21-08-2019

Visitantes ahora

Guests : 72 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition