Viernes, Noviembre 16, 2018
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

Algunos números económicos de Peña Nieto en su cuarto informe

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Ésta es nuestra última colaboración en Excélsior, la cual también puede leer en la sección de Dinero e dicho diario o en el siguiente link

En el día después de Trump, Peña Nieto contará con este primero de septiembre, su día, para sacar a relucir su Informe del Gobierno, para presumir lo mejor de sí y de la economía. ¿Qué podríamos decir de su gestión económica en lo que llevamos de sexenio? Aquí algunos números. 

Crecimiento: la economía no ha registrado el crecimiento presagiado, ése  5% o 6% que nos prometían, pero tampoco ha entrado en una grave recesión. En lo que llevamos de sexenio, entre 2013 y 2015, la economía mexicana se ha expandido un 2.0%, una senda similar a la observada con presidentes previos. Durante el sexenio, todo completo, de Calderón la economía aumentó un 2.2%, y a esa misma tasa creció durante el sexenio de Fox. Con Zedillo, el PIB se incrementó a una tasa de 3.3%. Por tanto, en cuanto a crecimiento al menos, Peña Nieto no podrá decir que lo está haciendo mejor, pero tampoco peor: se ha mantenido a ese ritmo de 2% que a veces Videgaray ha considerado como “mediocre”. Eso sí, como atenuante pueden argumentar que al menos la economía mexicana no ha desbarrancado. El Banco Mundial, por ejemplo, prevé que México crezca un 2.5% este año, lo que contrasta con un desplome de 10.1% para Venezuela, de -4.0% para Brasil o de -0.5% para Argentina.

Industria Vs Servicios: ahora bien, nunca ha logrado que toda la economía jale parejo, lo que ha obstaculizado el empeño del gobierno de generar tasas de crecimiento más elevadas. En el primer año, el 2013, la crisis de la construcción de vivienda, derivada del cambio de modelo inmobiliario y la consiguiente ruina de las grandes empresas constructoras (Homex, Urbi, Geo  y demás) junto con la supuesta lentitud para ejercer el presupuesto del gobierno en infraestructura deprimió a todo el sector secundario, mientras el sector de servicios, si bien perdía dinamismo respecto a los últimos años del sexenio de Calderón, lograba mantener a la economía a flote. En el segundo año, 2014, superada la crisis de la construcción y alentado por el dinamismo de la manufactura y sus exportaciones a Estados Unidos, el sector secundario se revitalizó, pero el sector servicios recibió el impacto del aumento de impuestos de la Reforma Fiscal, lo que mermó la capacidad de compra de los mexicanos. En el tercer año, 2015, el sector servicios se revitalizó estimulado por el consumo privado doméstico y el turismo. La entrada de remesas familiares (cuyo valor en pesos se magnificó por la depreciación del peso), el dinamismo del crédito, la mejora del empleo y la capacidad de Banxico de mantener la inflación, junto con el flujo de visitantes extranjeros volvieron a impulsar al sector terciario. Sin embargo, la industria se volvió a deprimir como consecuencia del desplome del precio del petróleo y la consiguiente recesión en el sector de minería así como por el estancamiento de la manufactura mexicana, impactada por la baja actividad fabril en Estados Unidos resultado de la fortaleza del dólar y la debilidad de la demanda global.

Empleo: lo que sí puede presumir Peña Nieto es de haber regresado el desempleo a niveles no vistos desde antes de la quiebra de Lehman Brothers en septiembre de 2008 y el estallido de la crisis. Así, en julio, la tasa de desocupación, medido en su serie desestacionalizada, se redujo a 3.75%, la más baja desde junio de 2008 (3.61%). También puede jactarse de haber recortado, durante su sexenio, la tasa de de informalidad, la de subocupación así como haber aumentado el trabajo asalariado. Sin embargo, también se ha producido un deterioro en la calidad de la condiciones de trabajo, al haber aumentado la tasa de empleo en condiciones críticas (los que trabajan menos de 35 horas contra sus deseos, o trabajan más de 35 horas por menos de un salario mínimo o más de 48 horas por hasta dos salarios mínimos).

Remesas: el sexenio también se está caracterizando por el milagro de las remesas, que cae como maná de Estados Unidos, y que está resultando crucial para contrarrestar, al menos de forma parcial, el retroceso de la entrada de divisas del petróleo junto con los ingresos por turismo. De enero a junio, el monto en dólares de las divisas por remesas alcanzó una cifra récord de 13,156 millones de dólares (mdd), y el de ingresos por viajeros internacionales de 10,063 mdd, muy por encima de las exportaciones petroleras (8,103 mdd).

Cuenta Corriente: aun así, el desplome de las exportaciones petroleras y la reciente contracción en las exportaciones manufactureras ha desembocado en un deterioro sustancial del déficit por cuenta corriente. En el primer trimestre de 2015, el déficit corriente se elevó al 3% del PIB y ha permanecido en torno a esos niveles durante el último año y medio.  

IED: los capitales de largo plazo han seguido afluyendo hacia México. En el 2013, gracias a la compra del Grupo Modelo por la belga AB InBev, alcanzó una cifra récord de 46,902 mdd. Pero más allá de esa operación excepcional, el flujo de IED ha permanecido vigoroso durante lo que llevamos de sexenio seducidos por la atracción del sector automotriz, el de telecomunicaciones y el petrolero, con Estados Unidos como principal país inversionistas. Dicho esto, el deterioro del déficit corriente ha provocado que el país cada vez sea más dependiente de los capitales de carácter más inestable y efímeros para financiar sus necesidades externas.

Peso: Esa mayor dependencia se ha dejado sentir sobre el peso mexicano. La expectativa de subidas de tasas en Estados Unidos ha significado la salida de inversiones de cartera de México, lo que se ha traducido en una depreciación del peso mexicano, lo que ha forzado a Banco de México (Banxico) a subir las tasas con el objeto de retener los capitales y frenar la caída de la divisa. Al inicio del sexenio, la tasa se ubicaba en 4.5%, pero durante 2013 y 2014 se recortó a 3.0%. Ahora bien, la reciente presión sobre el peso forzó a Banxico a incrementar la tasa en 1.25 puntos porcentuales desde diciembre del año pasado al actual nivel de 4.25%. En lo que llevamos de sexenio, el peso se ha depreciado un 31.8% contra el dólar. Peor les fue al peso argentino (-67.1%), al rublo ruso (-53.4%), al rand sudafricano (-42.2%) o al real brasileño (-36.8%)

Balanza Fiscal: a la pérdida de confianza en la economía mexicana ha contribuido, también, el deterioro de las cuentas públicas. A los esfuerzos de política fiscal expansiva de 2014 para reactivar la economía, junto con los problemas financieros de Pemex, y el aumento del costo del servicio de la deuda se ha unido el derrumbe de los ingresos petroleros. Afortunadamente, la Reforma Fiscal llegó en el momento más oportuno y los ingresos tributarios han cubierto buena parte del boquete junto con los remanentes de Banxico. Aun así, el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP) ha trepado de 37.7% del PIB en 2012 a un estimado de 50.5% del PIB al cierre de este año, lo que llevó a Standard & Poor’s a poner en perspectiva negativa la calidad de la deuda mexicana.

Bolsa: la bolsa mexicana ha reflejado fielmente la situación de la economía mexicana. En pesos, y como reflejo de su lento pero continuo crecimiento, ha tocado en este agosto nuevos máximos históricos y ha avanzado un 8.7% en lo que llevamos de sexenio. Pero en dólares, y como resultado del deterioro de algunos fundamentales, se ha hundido un 25.5%.

 

INFOGRAFÍA

En lo que llevamos de sexenio, la economía se ha expandido a una tasa de 2.0%, muy en línea con lo observado durante los sexenios completos de Fox y Calderón, pero muy por debajo de lo prometido por el gobierno de entre 5% y 6%. Como atenuante, Peña Nieto puede presumir que economías como Brasil, Venezuela o Argentina atraviesan severas recesiones…

Fuente: Banco Mundial

… el menos dinamismo de la actividad económica se debe a que nunca el sector industrial y de servicios se han conjuntado para impulsar al unísono la actividad económica. Durante el sexenio, la industria y los servicios se han dado relevos como motores del crecimiento en respuesta a las políticas internas de México o al dinamismo de la actividad industrial en EU…

Fuente: Inegi

… la caída del precio del crudo ha relegado el papel de los ingresos petroleros, los cuales siempre han destacado por ser los segundos más importantes, a un nivel secundario, por debajo de los ingresos por remesas o de los de turismo. Pese a que las remesas y los ingresos de viajeros se han robustecido, no son suficientes para compensar el desplome de los ingresos petroleros…

Fuente: Banxico

… el deterioro de la balanza por cuenta corriente, junto con el observado en las finanzas públicas, se ha dejado sentir en el peso, lo que ha provocado que Banxico haya subido las tasas en 125 pbs desde diciembre de 2015 a 4.25%. Aun así, en lo que llevamos de sexenio, el peso mexicano se ha depreciado en torno a un 32%, si bien a otras divisas emergentes les ha ido peor.

 

Fuente: Bloomberg

Add comment


Security code
Refresh

Más Leídos

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

1179040 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy1609
Ayer2963
Esta Semana13151
Este Mes41261
Total3017153

16-11-2018

Visitantes ahora

Guests : 109 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition