Jueves, Marzo 21, 2019
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

Las incógnitas del paquete fiscal de 2016, ¿qué contendrá?

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Esta nota se publicó hoy en el diario Excélsior, bajo el título "Las incógnitas del paquete fiscal de 2016. ¿Qué contendrá?", la cual puede leer íntegra aquí y que también reproducimos a continuación. 

Mañana se publica el paquete fiscal para el 2016. Y por primera vez en mucho tiempo se esperan muchas novedades. Por el drástico cambio en las condiciones económicas, el gobierno no puede plantear el típico paquete inercial del pasado. Por el contrario, tendrá que hacer grandes malabarismo y conciliar tres elementos: cómo reducir el déficit presupuestario en un contexto de menores ingresos petroleros y sin tener que subir impuestos. La solución tiene un solo nombre: austeridad. Por primera vez en lo que llevamos de siglo, el gobierno tendrá que sacar la tijera y recortar el gasto público.

En esencia, del paquete de mañana sólo se tienen dos certezas. Una es el objetivo del déficit público. Luego de elevarlo a 1.5% del PIB en el 2014 con el fin de estimular la economía, el compromiso era reducirlo a 1.0% en el 2015 y a 0.5% en el 2016. Incluyendo la inversión, la meta es recortarlo de 3.5% del PIB a 3.0%.

La otra es que el gobierno ha contratado una cobertura para 212 millones de barriles de petróleo que podrá vender a un precio de 49 dólares. Ése es el principal contratiempo que tendrá que enfrentar el gobierno: la cobertura contratada para este año se realizó a un precio de 76.4 dólares, o un 36% superior al del 2016, y abarcaba 228 millones de barriles. Sólo por la cobertura, en caso de tener que ser utilizada, la pérdida de ingresos en dólares sería de algo más de 7,000 millones de dólares (mdd).

A partir de esas dos certezas, el gobierno tendrá que enfrentar varias incógnitas y tratar de cuadrar todos los números para que al final tengamos la esperada reducción en el déficit público. Varias de esas incógnitas pueden jugar en contra del gobierno a la hora de sanear las finanzas, y otras a favor. Entre las que pueden poner en aprietos al gobierno están las siguientes.

Uno,  no sólo la SHCP tendrá que lidiar con unos precios y una cobertura petrolera más baja, sino que además contará con una producción de crudo menor de lo prevista, lo que significará un daño adicional para los ingresos petroleros. En los pre-criterios, el gobierno barajó una plataforma de producción de 2.4 millones de barriles al día. Pero ese número, a estas alturas, parece una quimera. En el primer semestre de 2015, Pemex ha bombeado un promedio de 2.26 millones de barriles y no se ve por dónde podría reconducirla a niveles más elevados.

Dos, existe bastante certeza de que la economía, el año que viene, contará de nuevo con una baja tasa de crecimiento. En los pre-criterios, el crecimiento estimado era de entre 3.3% y 4.3%. Si la economía mexicana no ha logrado expandirse a esas tasas en los años previos de este sexenio, cuando contaba con mejores condiciones de crecimiento, difícil lo logrará en un contexto más adverso. En la última encuesta de Banxico entre especialistas, el consenso pronostica un aumento inferior al 3.0%. Un menor dinamismo económico significará, sin duda, unos mejores ingresos tributarios de lo que se esperaba en los pre-criterios. 

Tres, la Reforma Fiscal, que fortaleció la recaudación del ISR  y el IVA, junto con el papel estabilizador del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) ha logrado, en lo que llevamos de año, más que compensar la contracción en los ingresos petroleros. Ahora bien, la capacidad de los ingresos no petroleros para volver a cubrir la brecha en el 2016 es muy limitada. Por un lado, todos los beneficios de la Reforma Fiscal, excluyendo una nueva subida de impuestos, ya se han explotado y no es de esperar que se repitan las tasas de crecimiento en la recaudación registradas en el reciente pasado. Por otro lado, finiquitados los gasolinazos y esperando que las cotizaciones del crudo se asienten, es de prever que la brecha entre los precio de los combustibles en la gasolineras y el de los precios importados se estabilicen, por lo que las ganancias del IEPS ya se habrán absorbido durante este año.

Cuatro, otra potencial fuente de desequilibrio fiscal resulta de la posibilidad de que, con una mayor volatilidad de los mercados financieros derivada de la expectativa de una subida de tasas en Estados Unidos, se tensionen las tasas en México y se incremente el costo del servicio de la deuda más de lo que puedan considerar las autoridades.

Finalmente, tampoco ayudará, para efectos fiscales, el hecho de que la inflación permanezca ahora mismo en niveles demasiado deprimidos. La inflación no sólo mejora la recaudación, sino que además, al estar el déficit y la deuda fijada en términos nominales, un mayor nivel de precios contribuye a erosionar su valor real. La inflación anual que en los pre-criterios se esperaba para el 2016 era de 3%, cuando actualmente la cifra se ubica en mínimos históricos y sustancialmente por debajo de ese 3.0%.  

Frente a esos peligros también existen factores que pueden ayudar al gobierno a amortiguar los riesgos fiscales. Y son en esencia dos: el primero es la depreciación del peso, que no sólo puede generar presiones inflacionarias, sino que además amplía la capacidad recaudatoria en pesos de cada dólar que entre por las exportaciones petroleras. En los pre-criterios se estimaba una cotización de la divisa de 14.5 pesos, algo ahora inimaginable. Por tanto, habrá que considerar en los nuevos números un tipo de cambio mucho más elevado, y quizás por encima de los 17 pesos, cuando menos.    

Y en segundo lugar hay que contar con los fondos de estabilización. Hay que recordar que para este año, la cobertura petrolera fue de 76.4 dólares, pero el barril se presupuestó a un precio de 79 dólares. Esa diferencia se completó con 7,940 millones de pesos (mdp) provenientes del FEIP. Actualmente, el FEIP cuenta un monto cercano a los 44,000 mdp y también podría extraer algunos de esos recursos para cubrir el defecto de ingresos petroleros.

Ahora bien, dicho todo esto y los riesgos mencionados, se puede llegar a la siguiente conclusión: uno, los ingresos petroleros sufrirán, con bastante probabilidad, un nuevo descalabro en el 2016; dos, los ingresos no petroleros (ISR, IVA e IEPS) ya se estiraron todo lo que podían dar; y tres, partimos de una situación deficitaria que este año podría rondar el 1.0% del PIB y que el año que viene tendrá que recortarse a un 0.5%.

La solución, por tanto, sólo puede descansar en el recorte del gasto público, que se realizará en el marco del enfoque “Base Cero” con el objeto de romper la tendencia inercial de los últimos lustros. Y ésa es en verdad la gran incógnita: qué tanto limpiará el gobierno su presupuesto de egresos de gastos y programas superfluos e ineficientes. Un reto muy grande si consideramos que hubo poco tiempo para evaluar y rediseñar en profundidad un descomunal presupuesto de egresos, sobre todo en su componente de gasto programable.

Tras quince años lloviendo recursos petroleros en abundancia, esto ya no es así. En estos días veremos si la solución que logran es estructural y va destinada a sanear las finanzas de manera duradera o si no se trata más que de un mero parche.

INFOGRAFÍA

El principal objetivo del gobierno en el 2015 es continuar con el proceso de consolidación fiscal que le permita reducir el déficit de un objetivo de 1.0% del PIB en el 2015 a otro de 0.5% en el 2016…

Fuente: SHCP

.. el contexto es complicado si tenemos en cuenta la fuerte caída de los ingresos petroleros que tendrá que soportar el gobierno debido a una cobertura más baja, una menor producción de crudo así como las expectativas de un crecimiento económico endeble, menor de lo previsto en los pre-criterios…


Fuente:
 SHCP y Banxico

 

… por otro lado, la capacidad de que los ingresos no petroleros (ISR, IVA, e IEPS) compensen la caída de la no petroleros ya ha sido explotada, por lo que disponen de poco margen para seguir estirando dichos recursos y compensar la caída de los petroleros tal y como está sucediendo este año….

Fuente: SHCP

… eso sí, la depreciación del peso puede contribuir a mejorar los ingresos petroleros al mejorar la capacidad de recaudación de cada dólar al convertirse en pesos a un tipo de cambio más barato.

Fuente: Banxico

 

 

Add comment


Security code
Refresh

Más Leídos

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

102416 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy1129
Ayer2807
Esta Semana7848
Este Mes38409
Total3290284

21-03-2019

Visitantes ahora

Guests : 57 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition