Viernes, Diciembre 06, 2019
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

¿Por qué Hacienda e INEGI cuentan la misma historia de forma diferente?

Ratio:  / 1
MaloBueno 

Hoy el INEGI dio a conocer las cifras relativas a la Inversión Fija Bruta en México que tuvieron su mejor lectura desde octubre del 2012 con una variación anual del 6.8%. El brazo se torció ligeramente al ver el desglose de las inversiones en construcción que aminoró su expansión a 3.8%, y donde los datos de la actividad industrial de noviembre ya perciben cierto estancamiento en el ritmo de expansión del sector.

La construcción pesa alrededor del 8% del PIB de México, y tiene efectos colaterales en más de 60 subsectores de la economía, incluyendo la vivienda y manufactura del país. Guía la actividad comercial con el tiempo, y ayuda los niveles de empleo y de consumo con los que se registran en nuestra economía. Así que cuando llegan datos del sector, hay que prestar buen oído,  porque su historia deja ver mucho de hacia dónde nos dirigimos como país.

Y aquí, lo interesante es que hay un doble cuento que escuchar. El INEGI ha reportado hoy que lo que va anclando la inversión es precisamente lo que compete al sector de construcción, que si bien ya está en marcha, va muy lejos de las cifras que la Secretaría de Hacienda reporta a las que debiésemos estar creciendo.

De acuerdo con Hacienda, las cifras con las que el gobierno apoya la inversión en el país va siendo de 766 mil millones de pesos en todo 2014, lo que representa un crecimiento real en la inversión pública de más del 15 respecto a lo logrado en el 2013.

De acuerdo con Hacienda, y estas cifras, el sector debería haber alcanzado tasas sobresalientes de crecimiento desde hace meses, pero en cambio, el INEGI, reporta que la inversión pública (según su encuesta mensual de la construcción), no ha crecido, sino que va cayendo a una tasa promedio del 8% durante todo el 2014.

¿Qué está apoyando entonces la recuperación del sector?, INEGI no dice que lo haga hacienda, sino la Inversión privada, que en promedio ha crecido en el año un 7.4% desde el fondo, y que incluso en octubre aceleró un 13.9%.

El gran dilema es que el 45% de las inversiones en construcción dependen del gobierno, y el INEGI difiere del veredicto de Hacienda, el sector público no está incrementando sus inversiones  a las marchas anunciadas por el gobierno. ¿Por qué la diferencia?

Sobra decir que lo que cuenta el INEGI es diferente a lo que Cuenta Hacienda, pero la diferencia metodológica, implica que hay que escuchar de manera diferente el veredicto que cuenta cada organismo.

Son 5 las diferencias en esta historia:

  1.  De acuerdo con la Ley de Ingresos de la Federación del año 2010 al 2015, el gasto de operación en proyectos de Pemex se considera como inversión en construcción, el cual no está incorporado en el INEGI, porque este lo considera como un “consumo intermedio” en la producción. El 47% de las cifras reportadas por Hacienda se nos va en esta diferencia.
  2.   Las cifras de Hacienda incluyen gastos en la elaboración de estudios de pre-inversión para el sector de construcción, mientras que el Sistema de Cuentas Nacionales del INEGI excluye este tipo de asistencia técnica, y lo contabiliza como servicios profesionales (no como inversión productiva).
  3. A pesar de que Hacienda reporta el globo total de inversiones que realiza el gobierno federal, no toma en cuenta las inversiones con recursos propios (o deuda local) que realizan los Estados y Municipios, mientras que el INEGI si lo hace.
  4.   Las estadísticas de Hacienda se reportan como flujo de efectivo, mientras que el INEGI sólo toma en cuenta cifras devengadas. Esto es, mientras que para Hacienda una inversión es cualquier peso que sale de las arcas públicas, para el INEGI, ese mismo peso no está devengado hasta que dinero cae en la cuenta de proveedores en el sector productivo de la economía.
  5. Finalmente, Hacienda lleva sus propias cuentas de flujos de dinero, mientras que el INEGi se basa en encuestas a las empresas del sector, lo que puede hacer divergir las cifras.

En conclusión. La historia de Hacienda puede tomarse como una historia adelantada de cuánto dinero esta “por llegar” a ser de inversión, mientras que el INEGI cuenta una historia de la situación vigente, eternamente estancada.

Pero las diferencias en la metodología van un poco más allá de eso. No indican solamente que un tiempo uno y un tiempo dos en el circuito del dinero, sino que amenazan las más de las veces con redundar en el lacónico refrán: “del plato a la boca…”

Add comment


Security code
Refresh

Más Leídos

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

478444 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy777
Ayer2038
Esta Semana8884
Este Mes13028
Total3755681

06-12-2019

Visitantes ahora

Guests : 41 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition