Miércoles, Marzo 20, 2019
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

El IGAE decepciona, va el cierre de año por 2.1%.

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Esta mañana el INEGI dio a conocer las cifras referentes a la actividad económica mensual del país correspondientes al mes de octubre.

La cifra vino en  una tasa de crecimiento anual del 2.5%, luego de haber crecido 3.0% en septiembre, y que el consenso estimase una tasa del 2.6%. Lo que queda a deber en ambos sentidos.

En términos estrictos, tanto el sector de servicios como la industria aceleraron su crecimiento al pasar de tasas de 1.89 y 1.05% respectivamente en septiembre a tasas de 2.0 y 2.05% en octubre, lo que debió traducirse en una mayor fortaleza del crecimiento.

No obstante, las actividades primarias se contrajeron en 1.9 por ciento como resultado de una menor producción de cultivos en maíz, sorgo t grano, aguacate, alfalfa verde, manzana, nuez y papa, según informó el INEGI.

A su vez, el Comercio aceleró a una tasa de 3.87%, después de haber crecido 1.79% en septiembre, al tiempo que la construcción dio un poderoso brinco de 4.03%, junto al mayor crecimiento de las manufacturas en 3.87%. ¿Qué falló entonces?

Un desglose más acentuado de los servicios muestra que hubo un debilitamiento en el sector de información de medios masivos, que se contrajo 0.58%, después de haberse expandió a una tasa de 4.7% en septiembre. Los servicios financieros también se perjudicaron en un punto porcentual, mientras los servicios asociados a los negocios se contrajeron alrededor de medio punto. A esto hubo que sumar la inminente ancla que se vive en el sector de minería, el cual se contrajo 2.13% y amenaza con sumar 5 meses seguidos en contracción para los meses de noviembre y diciembre. Una pica que frenó el buen comportamiento de la industria (2.05%).

En consecuencia, a pesar del gran empuje que se vio a través de los subcompnentes industriales (construcción y manufactura) y el corazón del sector terciario (el comercio), todo lo demás estuvo bastante flojo, impávido, sin color, y casi transparente.

Menguaron cosas que no estaban previstas, y que ahora debilitan toda expectativa de que ocurra un fenómeno navideño que nos lleve hasta tasas de crecimiento más pronunciadas.

De acuerdo con la última estimación de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, el PIB de México debería cerrar entre 2.1 y 2.6%. Pensando alegremente, la economía, con su “pseudo” despertar, apretaría las tuercas este último trimestre, y nos llevaría más cerca del 2.6% que del 2.1%.

Pero la primera cifra del último trimestre ha sido bastante escueta, y para que realmente creciésemos a 2.6% este año, noviembre y diciembre tendrían que aspirar a tasas de crecimiento del 5.6% promedio, lo cual está fuera de toda la experiencia histórica en cifras del IGAE.

Pero no sólo eso, pensando que hacienda trae en realidad un punto medio de 2.3%, como era nuestro pronóstico de Dinero Llama Dinero, con la cifra de octubre, el crecimiento estimado de noviembre y diciembre tendría que ir cerca del 4.6%, lo que también se escapa de la lógica con la que se está comportando la economía.

Crecer sobre el límite inferior del umbral de Hacienda, es, a este momento, mucho más fácil de creer, ya que noviembre y diciembre suelen tener tasas de crecimiento promedio de 2.6 y 2.7% respectivamente, lo necesario para que el PIB de 2014 cierre a una tasa del 2.1%.

Ahora, lo cierto es que con la cifra de octubre (IGAE a 2.5%), la economía de México está creciendo ligeramente por arriba de sus promedios simples de crecimiento de 1, 5 y 10 años, pero que estas tasas están convergiendo hacia un máximo de 2.3%, como veníamos indicando en Dinero Llama Dinero.

A pesar de eso, la tendencia que se perfila es que cerremos el año debajo de dichos promedios móviles, y que cerremos muy cercanos al límite inferior de Hacienda, es decir; 2.1%.

Decir esto, no es decir poca cosa. Cerrar el 2014 con 2.1% de crecimiento significa que durante los dos años de administración que lleva Enrique Peña Nieto, México habría crecido 1.6%. Con Calderón, sus dos primeros años mostraron un crecimiento del 2.3%, con todo y que en 2007 se estaba viviendo la desaceleración económica de Estados Unidos por efectos de la burbuja subprime.

Con Fox y Zedillo, la economía creció en sus dos primeros años de gobierno -0.2 y 0.2 por ciento respectivamente, tomando a consideración que en 1995  (Zedillo) se vivió la llamada crisis “tequila”, y que en 2001 (Fox), se convivió con la crisis de las “punto com”.

Eso significa que Peña Nieto lo está haciendo apenas “tan bien” como lo hicieron sus antepasados, pero que a diferencia de ellos, que gobernaron en contextos de crisis, él se ha estado ahogando solo. ¿Han movido realmente estos 2 años a México?. El IGAE de octubre sigue respondiendo aguardentosamente que no, y que si nos hemos movido, ha sido sólo para quedar en el mismo lugar.

Nuestra expectativa para el cierre de año en consecuencia va a 2.1%, y consideramos que la primera mitad del 2015 será en esta ocasión, la etapa realmente crucial para cambiar algo del país.

Add comment


Security code
Refresh

Más Leídos

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

94782 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy2233
Ayer1261
Esta Semana3494
Este Mes34055
Total3285930

19-03-2019

Visitantes ahora

Guests : 152 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition