Domingo, Agosto 25, 2019
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

Oceanografía no impacta a Banamex dicen calificadoras, pero en cuanto a Pemex hay larga historia.

Ratio:  / 0
MaloBueno 

En unas cuantas semanas el imperio marítimo de Osuna Yañez, quien se preciaba de jugar golf con Tiger Woods, pasó  a la bancarrota con el fraude global de Oceanografía, empresa que valía hasta hace unas semanas más de 2 mil 500 millones de dólares.

El escándalo del fraude que generó esta compañía a la filial de Citigroup, con la entrega de facturas falsas durante los anteriores dos sexenios panistas, ha rodeado la prensa mexicana durante los pasados 15 días. No sólo porque el fraude es a todas luces una muestra de los problemas a detalle que guarda todavía nuestro país en materia de corrupción, sino porque en buena medida esto ha enardecido la pugna política por la presidencia del Partido Acción Nacional, ha involucradi a la Comisión de Valores y Cambios de Estados Unidos, y trastoca a empresas de relevancia para el país como es Pemex y Banamex.

La situación de Banamex.

El impacto para Banamex ha sido del todo claro y discutido. El fraude relacionado con los servicios de petróleo está presionando las ganancias de la filial de Citigroup en 235 millones de dólares (mdd) para 2013, 185 mdd de los mismos pertenecen a cuentas respaldadas por documentación de Pemex (75 mdd), y el trabajo documentado que estaba en proceso hasta la inhabilitación de Oceanografía (cerca de 100 mdd).

Sin embargo, la exposición completa de Banamex sobre las operaciones que tenía con Oceanografía es de 7,650 millones de pesos, derivado de las cuentas por cobrar, los créditos directos, y las cartas de crédito que tenía con dicha empresa, lo que representa un impacto del 2% del capital contable de dicho Grupo Financiero, según se dio a conocer en cifras del informe del pasado lunes, lo que en términos de utilidad representa una diferencia de 5,234 mdp a 3,177 mdp.

Aunado a ello, Citigroup mencionó hace dos días que Banamex USA ha recibido citatorios del fiscal de Massachusetts sobre políticas de antilavado de dinero, y por la Corporación Federal de Seguros de Depósitos, lo que ha presionado a que exista mayor indagatoria sobre el tipo de negocios que están haciendo los ejecutivos de Banamex.

En este aspecto, la agencia de calificaciones Fitch Ratings, cuestionó ayer el tipo de manejos de riesgos que lleva a cabo esta institución, y comentó que este tipo de eventos reflejan “una perspectiva de falta de controles internos, y adecuado manejo de riesgos” por lo que la calificadora monitoreará de cerca al grupo financiero.

Pese a ello, la acción de Citi en el mercado local ha deambulado dubitativamente estos días, con una baja marginal de 0.80% desde la sesión del 11 de febrero (cuando la Secretaría de la Función Pública inhabilitó a Oceanografía), al tiempo que Banamex mantiene una calificación de A/F1 con perspectiva estable por parte de Fitch, quien tras el ligero regaño, estimó que “esta exposición de perdidas no afecta la situación financiera general de Banamex, debido a la capacidad amplia de absorción de pérdidas del banco y sus ganancias fuertes y resistentes”.

De igual forma Moody´s confirmó este día que hay solidez en el banco, y mantiene con una perspectiva positiva la nota de Banamex por una posible alza en la tendencia del crédito este año, sosteniendo la calificación en moneda local sobre A2, y una calificación de deuda senior en moneda extranjera de igual valía. Lo que diagnostica que pese al escándalo el grupo financiero logrará palear dicha dificultad.

La relación con Pemex.

Oceanografía era uno de los principales proveedores de Pemex Exploración y Producción, cuyo ex-director, Carlos Morales Gil, renunció a principios de febrero sin explicar motivos, mientras en México se vive la larga espera de las leyes secundarias sobre la reforma energética.

Sin embargo, la firma dependía presuntamente en un 97% de los contratos que realizaba con Pemex, donde en la última licitación abierta, sigue Oceanografía, aunque de manera inhabilitada.

Esta última licitación tiene que ver con la prevención de transporte, acondicionamiento y recuperación de fluidos durante la perforación de Pemex Exploración y Producción, la cual entró en proceso desde el pasado 8 de enero, y de la que aún no se ha sabido qué tipo de procedimiento habrá para terminarla.

Más aún, desde la administración de Vicente Fox, el trío dinámico Oceanografía-Pemex-Sahagún dedicaba parte de las inversiones en la realización de créditos de nómina a empleados de la paraestatal a través de su Caja Libertad, de la que Mario Díaz Álvarez (sobrino de Francisco Gil Díaz), hasta hace unos días era presidente.

Por tanto, el caso impacta a Pemex por dos vías: 1) la provisión de maquinaria y equipo; y 2) los efectos por tipo de crédito y fianzas.

En este último punto, recientemente el IMSS también ha estado presto a identificar irregularidades en el pago de las cuotas obrero-patronales, mismas por las que el IMSS ha realizado más de 100 actos de autoridad contra la empresa.

Del primer tipo de impacto hacia Pemex, el consejero independiente de la petrolera, Fluivio Ruiz, expresó que es prematuro saber si hay un impacto, porque hasta ahora el aseguramiento de bienes de Oceanografía ha permitido que los barcos y las actividades de la empresa continúen en la zona de Campeche, donde se encuentra el grueso de la producción de crudo.

Empero, rehaciendo un poco los lazos de esta historia, la relación entre Oceanografía y Pemex tuvo gran auge durante los primeros seis años del nuevo milenio, que coinciden con la administración del entonces presidente Vicente Fox.

Por ejemplo, uno de los contratos más importantes estuvo en el servicio de montaje de equipos y estructuras diversas en el Golfo de México para Pemex Exploración y Producción, contrato que fue pagado en su totalidad para 2007  (pero licitado un año antes) por un monto de 4,902 millones de pesos.

Otro más puede observarse por la construcción de ductos en 2003, y el mantenimiento de instalaciones, pero deja ver que Oceanografía era el caballo de Troya para todas las licitaciones que Pemex hacia. ¿Porqué?.

Bueno en gran medida, porque en esta historia hay un cabo suelto mayúsculo que le dio aceite a este engrane.

Durante la administración de Vicente Fox, una de sus tantas “visiones” fue la de tener muy en mira la buena administración del petroleo, y aprovechar las oportunidades de inversión en esta materia, algo que no ha dejado pasar este hombre a lo largo de los años, y que con la creación reciente de un Fondo Petrolero de 500 millones de dólares, con aportaciones de inversionistas de todo el mundo (los antiguos "amigos de Fox") para financiar proyectos energéticos del país, deja ver su amplio apetito por el oro negro mexicano.

No obstante, hace algunos años, los proyectos que Fox planeaba no podían ser tan abiertos, y dirigió la maquinaría a través de la gestión

De las licitaciones de Oceanografía vinculadas con Manuel y Jorge Bribiesca, sus hijastros.

Si recordamos un poco, en el 2000, oceanografía estaba a punto de ser embargada por el Servicio de Administración Tributaria, debido a la fuerte evasión de impuestos y sus antecedentes de colusión con políticos priistas. En el año 2000, oceanografía debía cerca de 21 millones 130 mil pesos. Para el 2001, cuando el SAT debía de embargar a dicha empresa, Oceanografía fue quitada de la lista de embargo con pleno beneficio de duda por parte del Registro Público de la Propiedad.

No fue para menos, para entonces los hermanos Bribiesca habían animado el oído de Vicente Fox con la oportunidad de hacer inversiones sustanciosas a través de diversos contratos con oceanografía, y que además, podrían ser de mayor valía una vez que su gobierno consolidase la apertura energética de México.

Pues bien, para 2002 Oceanografía informó que contaba ya con un capital de 1.5 millones de pesos, y al término del año, concluyó con una cuantía de 126 millones.

Cinco años después,  era la principal pareja de baile en el ruego de Exploración y Producción para Pemex, donde también el anterior presidente Felipe Calderón, ocultó las anomalías al mantener vigentes contratos cuya vigencia era de tres años (de 2008 a 2010).

La mira de Fox había sido clara. El Petróleo nunca ha dejado de ser un negocio, pero ahora, a la luz de estos detalles es ineludible que en el caballo de Troya, que se enviaba a licitar todos los proyectos con Pemex, había algo más que soldados griegos escondidos… no, también por ahí, al lado de Aquiles y Odiseo, caminaba nuestro amigo bonachón de bigote, botas y hebilla con su nombre. Pero ahora, carga además con un buen fondo para picar el diente cuando se pueda.

Add comment


Security code
Refresh

Más Leídos

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

263386 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy682
Ayer1500
Esta Semana10466
Este Mes42699
Total3552924

25-08-2019

Visitantes ahora

Guests : 66 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition