Sábado, Diciembre 07, 2019
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

Carlos Salinas ¿el poder tras la silla?

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Salinas va a regresar a la escena pública de la política en México,  eso nos ha quedado claro desde que se le veía sonriente respaldando a Peña Nieto luego de las elecciones: “sólo una cirugía plástica podría quitarme la sonrisa” declaró cuando le preguntaron sobre su estado de ánimo con el resultado de las elecciones, pero en aquel momento declaró que el regreso del PRI a Los Pinos no significaba que él regresaría al poder, pues  estaba “dedicado a la batalla de las ideas”. Y sabemos, desde Porfirio Díaz, que en México cuando un político se da por muerto o se declara retirado, es que regresará o luchará fuertemente por su regreso o permanencia en el ejercicio del poder.  Salinas va a cumplir 66 años, y hace dos décadas que dejó la presidencia, pero  da la impresión de mover bastantes hilos del poder en México todavía.

El regreso de Salinas significaría no sólo una nota de política para la revistas que elaboran las listas de los hombres más influyentes de la política en México, sino el regreso de un proyecto político y económico que se interrumpió hace 14 años y en el cual parecería que controla algunas piezas estratégicas en el tablero.

 Si bien el regreso no implica un cambio de dirección en la orientación de las reformas económicas las cuales seguirán sobre la lógica de la liberalización económica, si podría implicar un regreso en la forma en la que el Estado en México negocia con la clase empresarial y los grandes grupos de poder nacionales; la forma en que abre oportunidades económicas a discreción a los grupos elegidos al mismo tiempo que disciplina y dirige en función de su proyecto político; es decir,  una forma  particular de hacer y controlar la política de Estado; una forma particular de resolver los problemas sociales que en su momento se caracterizó por dosis cambiantes de cooptación y represión, es decir, el regreso del PRI de la década de los noventas.

La política importa, especialmente en los países en desarrollo, recordemos  que las recientes teorías sobre el desarrollo económico (Douglas Nort, Daren Acemoglu, Joseph Stiglitz, entre otros) ubican a las instituciones  (las reglas del juego), como la principal causa del desarrollo, o el atraso económico, y las reglas del juego (o del conflicto), se deciden precisamente en la esfera política; en otras palabras: la política determina a la economía.

Esta vez en entrevista con Rogelio Cárdenas Estandía para el periodico El Universal habló de los temas controvertidos  de siempre: las reformas neoliberales, Luis Donaldo Colosio (su asesinato y aquel famoso discurso de Colosio del 5 de marzo de 1994 “un México con hambre y sed” que se ha interpretado como un rompimiento de Colosio con el entonces presidente, su relación personal con él, entre otras), el conflicto armado en Chiapas y algunas declaraciones sobre Camacho Solís.

 

Sobre, Camacho Solís, ahora Senador de la República por el PRD,  el expresidente declaró que sus recientes acusaciones en su contra se deben a que “cuando las gentes se vuelven irrelevantes  buscan como recuperar cierta relevancia (…) pero eso…es una condición humana comprensible y remató con una cita que Salinas atribuye a Colosio como candidato “Este Manuel no cambia, porque no aprende”. Eso si, de la relación con el expresidente Ernesto Zedillo no quiso hablar mucho y ante la pregunta de ¿Por qué cree que el presidente Zedillo se ensañó tanto con ustedes (con el y con su hermano)? prefirió sugerir “Qué le parece si la próxima entrevista se la hace usted a él y se lo pregunta. Para que entonces nos enteremos“.

Entre las principales preguntas destacaron aquellas sobre su último periodo en la presidencia: Durante los últimos meses de su sexenio hubo dos magnicidios, un movimiento armado, una precrisis. ¿Qué fue lo que pasó?

 
CSG. Lo que vivimos en ese inicio de 94 fue un intento de descarrilamiento del gobierno como respuesta al proceso reformador tan intenso que habíamos llevado a cabo: en la parte económica, pero también en la social con la transformación del artículo 27, la reforma educativa, la reforma de relaciones con las iglesias que rompía un tabú, pues el artículo 130 era el único no tocado de la Constitución en 70 años. 

¿Afectó intereses?

CSG. Sí. Ante todo ello había una resistencia de los grupos que antes se beneficiaban de un sistema tan cerrado y anquilosado, que habían querido descarrilar las reformas y no pudieron, entonces decidieron descarrilar al gobierno, y eso es lo que intentaron en 1994. Pero [logramos] ofrecer paz, diálogo y mantener la circunstancia institucional para llegar, dentro de la inmensa dificultad, dolor y tragedia, a una elección presidencial que ha sido de las menos controvertidas, donde los mexicanos, muchos dicen “es que salieron a votar por temor”, ¡no! Salieron a votar masivamente como un acto de responsabilidad y dijeron “si hay reto, si hay problema, a las urnas vamos todos”, y una transmisión pacífica y constitucional del poder al final del año muestran que quienes estaban en contra del proceso reformador no lograron ni revertir las reformas ni tampoco derribar al gobierno. 

Y sobre el conflicto en Chiapas Rogelio Cardenas le preguntó: ¿Siente que los hechos están relacionados? ¿Son una pieza de dominó que al caer tiró a las demás?.

 CSG. Yo creo que los sucesos del 94 tienen que verse en el contexto del proceso reformador de antes, y de lo complicadas que son las sucesiones presidenciales en México siempre

¿Quién le informa de este levantamiento esa noche?

CSG. El secretario de la Defensa (el general Antonio Riviello Bazán).

 Ante la rebelión zapatista, ¿cuáles fueron sus primeras decisiones? 

CSG. La reacción inmediata fue la preocupación sobre la seguridad de la población de San Cristóbal, después siguió fluyendo la información sobre los enfrentamientos tan intensos en Ocosingo, entre las policías estatales, primero, que fueron totalmente derrotadas por el grupo guerrillero, y, después, la intervención del Ejército que permitió en unos días terminar con el levantamiento armado. Pero lo que más preocupaba, sin lugar a dudas, era contener un levantamiento guerrillero y, sobre todo y de inmediato, el problema social que eso generó, que fue el asunto de los desplazados, aquellos indígenas que salieron literalmente expulsados de las comunidades donde se había levantado el grupo guerrillero. 

¿Por qué a los 10-11 días del levantamiento cambia su estrategia, de la fuerza al diálogo? 
CSG. Porque ya había terminado la fase de contener y evitar el levantamiento armado. La Primera Declaración de la Selva Lacandona decía claramente que su objetivo era derrotar al Ejército, derribar al gobierno, implantar un nuevo gobierno en la capital de la República con una orientación marxista-leninista. Era un intento de derrocamiento del Estado. Hay que ponerlo en su contexto. 

Sobre el asesinato del 27 de septiembre de 1994 de José Francisco Riz Massieu  secretario general del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y ex cuñado de Carlos Salinas de Gortari,  recordemos que en febrero de 1995, en plena crisis económica y ya con el priísta Ernesto Zedillo en Los Pinos, Raúl Salinas de Gortari, hermano del ex presidente, es acusado y detenido como autor intelectual del crimen. 

CSG. “Pepe —dice Salinas— era uno de los políticos más brillantes de su generación y un amigo entrañable también”.

¿Qué sintió usted cuando se enteró de su fallecimiento?

 CSG. Como un golpe personal enorme y estrujante. 

¿Dónde estaba usted cuando se enteró? 

CSG. Estaba en Los Pinos en una reunión, trabajando. 

¿Cómo era su relación personal con él? 

CSG. Siempre era un placer conversar con él. Era brillante, era un lector voraz, que además tenía la capacidad de compartir lo que absorbía de los libros, lo que leía, con la experiencia de haber sido gobernador. Era un hombre lleno de cualidades, sin duda. 

¿Siente que su asesinato fue algo personal contra usted?

CSG. Mire, ahí está el veredicto de las investigaciones que, por cierto, se torcieron después, como conocemos, y se acusó injustamente a mi hermano de tener responsabilidad de ello. Y 10 años después de tenerlo injustamente preso resulta que quedó totalmente exonerado de cualquier responsabilidad. Todo arrancó por una investigación pervertida en 1995, cuando sobornaron con medio millón de dólares al testigo de cargo. ¡La autoridad sobornó a un testigo con un cheque que le dio por medio millón de dólares! ¡¿Qué es eso?! Para no hablar de la famosa “osamenta de El Encanto”. Una cosa horrible de perversión de la justicia. Pues la justicia al final, después de 10 años crueles de encarcelamiento de mi hermano, lo exoneró totalmente de responsabilidad. 

¿Por qué cree que el presidente Zedillo se ensañó tanto con ustedes? 

CSG. Qué le parece si la próxima entrevista se la hace usted a él y se lo pregunta. Para que entonces nos enteremos. 

¿Es algo que usted todavía no entiende? 

CSG. Trato, pero no le dedico mucho tiempo. 

Es algo que usted, con la exoneración de su hermano, ¿ya pudo dejar atrás y ve hacia adelante? 
CSG. Mire, si uno tiene la vista puesta para atrás acaba convertido en estatua de sal, ¿no? De lo que se trata es de vislumbrar hacia adelante para ver, en la reflexión, en la batalla de las ideas, caminos, alternativas para tener un México soberano y de justicia, sin lugar a dudas, desde la trinchera que uno ocupa. 

 

Add comment


Security code
Refresh

Más Leídos

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

480925 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy966
Ayer1492
Esta Semana10565
Este Mes14709
Total3757362

07-12-2019

Visitantes ahora

Guests : 24 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition