Domingo, Agosto 18, 2019
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

¿Por qué hay tranquilidad en banxico pese a las políticas restrictivas de emergentes?

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Después de un 2013 donde la mayoría de las economías emergentes aprovecharon las facilidades monetarias de Estados Unidos para crecer, este nuevo año se han topado de golpe con el inicio del fin del estímulo de la Fed en medio de desajustes macroeconómicos, mismos que los han obligado a tomar medidas de emergencia para aliviar en el corto plazo las presiones que está ejerciendo el mercado sobre ellos.

La depreciación de las monedas de países como Turquía, Sudáfrica, Argentina, India y Brasil ha sido muestra de la salida de capitales durante el primer mes de 2014 lo cual implica un alto riesgo en el mediano plazo por el déficit en cuenta corriente que han mantenido durante al menos los últimos 3 años, la cual de hecho se ha visto agravada en los últimos 6 trimestres.

La pregunta es qué va a pasar con el flujo de capitales después de los movimientos que han llevado a cabo los bancos centrales (subir tasas de corto plazo) y, si serán éstos últimos los adecuados para resolver en el largo plazo una tendencia que a todas luces sería mortal para cualquier economía (ya lo hemos vivido en México).

La principal preocupación de los bancos centrales en este momento es la inflación, pues en esa baraja de países emergentes se han visto incrementos en sus precios muy por encima de los objetivos marcados por las autoridades monetarias, de ahí que viniera una olead de incrementos en las tasas de interés de referencia.

Mientras a mediados de 2013 las tasas reales que ofrecían los bonos a 1 año de Turquía, India, Sudáfrica y México eran negativas, sobre los últimos meses del año pasado y ahora en enero, las tasas han vuelto a terreno positivo, incluyendo a Brasil que siempre se mantuvo por arriba de 0%, las únicas que no han logrado superar el 0% son India y México.

La gran diferencia entre los dos últimos es que la inflación de India está muy cerca de los dos dígitos y en un intento desesperado subió la tasa de referencia del banco central a 12% mientras que en México la tasa de referencia se ha mantenido en 3.5% con una inflación de 4% en el último mes del año.

Lo cierto es que pese a que Banco de México prácticamente ni se inmutó en su pasada reunión de política monetaria ante los movimientos de sus similares, los mercados tampoco han reaccionado mal en contra del peso mexicano que fue la segunda moneda menos castigada en el sell-off de la semana pasada, sí, aun cuando las tasas reales del país son negativas.

Nosotros ya habíamos advertido que la inflación en México se dispararía en el último mes por la reforma fiscal pero también comentamos que no es suficiente para pensar en una tendencia creciente preocupante por lo que un movimiento en la política monetaria del banco central local no sería necesaria, mientras que por el lado de la depreciación pensábamos que podría haber algún sesgo en el discurso.

Sin embargo, siguiendo el discurso de Banxico, vemos que lo que menos preocupa es la depreciación del peso (que comparada con la de otras monedas ha sido considerablemente baja), misma que ha tenido lugar en los últimos 8 meses. Gracias a que la inflación no es una amenaza (aunque se deben monitorear efectos de segundo orden por la reforma fiscal) una mayor depreciación del peso podría ayudar a reducir el déficit en la balanza comercial para darle a la economía un impulso más firme aprovechando lo que el texto de Banxico dice: “una evolución favorable de la demanda externa”.

Todo lo contrario pasa con el resto de los países emergentes que buscan en realidad apreciar su tipo de cambio para mermar la inflación, pero con el costo de seguir profundizando el déficit de cuenta corriente como consecuencia de una moneda que no ganará competitividad en términos de precios externos.

En ese sentido, las dificultades que los países emergentes tendrán que afrontar en los siguientes meses irán encaminadas a la búsqueda de capital externo para pagar su déficit corriente, sin embargo, este capital será cada vez más caro, asumiendo un escenario donde las tasas de largo plazo en prácticamente todos los países irán al alza, más difícil de encontrar debido a la aversión al riesgo del mercado y de muy corto plazo.

Es por ello que quizá los mercados no han terminado de golpear al peso vendiendo los activos de México, pues pese a que en el corto plazo la tasa no es tan atractiva, en el largo plazo las tasas han subido significativamente por el descuento que se ha hecho respecto al tapering y los movimientos esperados de la Fed en cuanto a compras de activos durante el año, es decir, lo peor en términos de volatilidad ya ha pasado, al menos en los activos de largo plazo.

 

En nuestra gráfica del día del pasado viernes habíamos advertido que la política monetaria de México debía fijarse también en la de los países emergentes para buscar ser más competitivo en términos nominales para atraer capitales de corto plazo, pero también habrá que estar pendientes de la competencia por capitales de largo plazo, los cuales estarán más interesados en la estabilidad macro y  la proyección de crecimiento que tenga el país.

 

Add comment


Security code
Refresh

Más Leídos

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

250782 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy1914
Ayer2060
Esta Semana12056
Este Mes30080
Total3540305

17-08-2019

Visitantes ahora

Guests : 60 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition