Viernes, Marzo 22, 2019
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

Previa al dato del IGAE: viene con un repunte de 1.5%, pero será insuficiente para cerrar bien el año.

Ratio:  / 0
MaloBueno 

 El día de mañana el INEGI dará a conocer la cifra del Índice Global de la Actividad Económica (IGAE) de México para el mes de octubre de 2013.

 Hasta ahora, la marcha de la actividad económica en el país sostiene una clara tendencia decreciente desde febrero de 2012, fecha en que la actividad general de la economía tocó su pico más alto al crecer 6.4%

 El resto del año, el IGAE ha lucido un pobre promedio de 1.19% en los nueve meses correspondientes de 2013, mostrando la mayor contracción del índice durante marzo al ceder cerca del punto porcentual y medio.

Las razones del debilitamiento del IGAE se agudizaron en mayor medida durante dicho mes por las repercusiones que existieron en el campo de la gripe aviar, efecto que mermó la oferta de las actividades primarias agregado hasta poco más de los 15 puntos porcentuales.

 Sin embargo, la razón de la desaceleración, como pudimos constatar a lo largo del año pasado, no provino en términos generales del campo, sino de aquel sector secundario que comenzó una contracción desde el último mes de 2012, auspiciado en mayor medida por un debilitamiento en el sector de construcción y de manufacturas.

 No es para menos, dentro de las actividades industriales, el sector de construcción y manufacturas pesan alrededor del 71% de las actividades secundarias, y el deterioro de ambos componentes, tanto por razones internas (construcción), como externas (manufacturas), propicio que el IGAE fuese incapaz de repuntar hasta septiembre.

Desde que esto ocurrió, gran parte del discurso oficial ha caminado por el hecho de observar un menor dinamismo de la demanda externa, lo que generó un ajuste desfavorable de la economía mexicana en el año. Pero el mismo discurso, ha caminado en decir que desde los últimos meses (octubre a diciembre), la recuperación tomaría semblante.

 Así de importante es conocer el dato de mañana del IGAE, porque de venir, mal, detestable. Querrá decir que aún queda mucho trabajo antes de empezar a hablar de recuperación económica de éste Tigre Azteca.

El ciclo de la producción industrial de Estados Unidos y México suele moverse simétricamente a lo largo del tiempo, lo que auspicia que una vez Estados Unidos se recuperé, México también lo hará. Al menos  es lo que todos atinamos a esperar.

 Para octubre del año pasado, con datos de la Reserva Federal de Estados Unidos, el índice de producción industrial de dicho país, logró mantener una variación positiva de 0.1%, luego de en septiembre haber crecido 0.9%, nivel que se recuperó para noviembre de 2013  con similar variación (0.9% m/m).

El alivio, si bien se mostró ligero en la economía de nuestro vecino, puede ser suficiente para que la pesada ancla de crecimiento se haya elevado un poco.

De hecho, el mismo periodo de análisis, México logró detener la contracción seguida de aproximadamente 10 meses en el sector industrial (exceptuando los meses de enero y julio de 2013), manteniéndose casi tablas desde la  lectura de octubre de 2012, cuando el índice de volumen físico alcanzó las 108.38 unidades, lo que representó una variación de 0.1% en términos anuales para el mismo indicador.

El factor de mejor desempeño estivo directamente alineado a las industrias manufactureras que crecieron 3.46% para octubre de 2013, en relación al mismo periodo de 2012. Dos razones pronosticaron esto: 1) que los nuevos pedidos a fábrica medidos por el IMEF, aletargaron la contracción para octubre (-4.2% vs -5.7 y 6.6% previamente); y 2) que el lento pero seguro y confiable vecino del norte, ha promovido un mayor dinamismo en las exportaciones manufactureras desde julio del año pasado, manteniendo un ritmo de expansión del 5% en términos anuales para el mes de referencia.

Bajo este talante, muchos esperan que el día de mañana, con un sector industrial resistiendo, el IGAE por fin nos decante una buena noticia, y luego de haber descendido hasta  los 0.79 p.p. en septiembre, reluzca magnificente y del todo misericordioso. ¿Será?

 Lo cierto es que el sector que ha hecho que la desaceleración no fuese tan severa, fue el sector de servicios el cual mantuvo tasas de crecimiento alrededor del 3% todo el año, y que se ha estancado dos meses seguidos en la moderada expansión del 2.01%.

Sin embargo, para octubre, las actividades terciarias lucieron más bien módicas. Las ventas netas al menudeo se contrajeron en -1.08%, mientras las ventas ANTAD en tiendas iguales, y previo al fenómeno del “Buen Fin”, decayeron en -2.1%, al tiempo que la confianza del consumidor se posaba en un mínimo de 91.2 puntos (-3.9%  menos de lo observado en octubre de 2012).

 Si tomásemos sólo estas variables, el IGAE no podría ir muy lejos. Pero es considerable ponderar que la restricción del crecimiento no ha venido acompañada al consumo familiar, sino a la actividad de las grandes industrias, de la maquila.

Las actividades terciarias, reiteramos, son un sector que va acompañando al ciclo económico, y que tarda en contraerse cuando las demás variables ya lo han hecho, pero que suele ser de poco ímpetu para impulsar una “recuperación económica”, así que la mayor parte del trabajo se acuña en las actividades secundarias, las cuales, como observábamos, lograron un ajuste modesto en octubre, pero considerable a la luz de las manufacturas mexicanas que aceleraron su crecimiento en 3.4% para el mismo mes en términos anuales.

 De dicha forma, si ajustamos el crecimiento del sector al IGAE podríamos tener una contribución marginal de 0.7 p.p. por cada punto porcentual ganado en la industria, con una pendiente unitaria para el día de mañana.

 Ahora, octubre suele ser uno de los meses donde el IGAE históricamente crece más. En promedio, desde 1994, octubre suele venir acompañado por una expansión de 2.87%, si bien también es uno de los meses con mayor coeficiente de variación (1.58% respecto a la media).

Simultáneamente, es notable que el crecimiento del IGAE está muy por debajo de su nivel potencial (2.64%), y que ha venido reduciendo sus líneas de tendencia hacia un modesto 1.7%  para el décimo mes de este año. Por lo que esperar que éste octubre de 2013, sea anómalo, y sobresalga esporádicamente con un crecimiento mirando a las tres unidades, es más bien ilusorio.

 En este tenor,  aquí en Llama dinero estimamos que le dato del IGAE, no será ni lo uno ni lo otro, y que caminara tibio, pero elegante para algunos analistas.

 En otras palabras, esperamos que la lectura del IGAE mejore significativamente a una variación cercana a 1.5% a/a en octubre, pero que este lejos de su medida de tendencia a 12 meses, y que sea considerablemente inferior al crecimiento estacional dentro de dicho mes.

 Es pertinente esperar un mejor desempeño del IGAE, dadas las mejores señales de crecimiento que dio Estados Unidos en octubre, y la reticencia del sector industrial en México. Sin embargo, inclusive si sostuviésemos este nivel del IGAE para los próximos y últimos dos meses del año, el crecimiento final del PIB al 2013 sólo alcanzaría a ser del 1.23%, muy lejos de la promesa primera de crecer hasta 4 p.p. para dicho año. En este sentido, aunque la tendencia del IGAE vuelva a ser similar  a la observada en los meses de julio y agosto, es inevitable pensar que este barco de crecimiento ya ha zarpado.

Add comment


Security code
Refresh

Más Leídos

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

104388 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy884
Ayer2341
Esta Semana9944
Este Mes40505
Total3292380

22-03-2019

Visitantes ahora

Guests : 40 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition