Martes, Diciembre 12, 2017
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

 

 

La lista de los hombres más ricos del mundo trajo un nuevo tercer lugar para sorpresa de varios espectadores. Amancio Ortega, fundador de tiendas de ropa y accesorias ZARA, rebasó al carismático Buffet en el último listado de Forbes.

 Es la primera vez que la prestigiosa lista de los más adinerados sitúa al fundador de la cadena de ropa más grande del mundo en tercer lugar, pese al gran incrementó de adquisiciones que ha mostrado tener la empresa de Buffet recientemente.

La razón del nuevo posicionamiento no estriba en una deficiencia grave de Berkshire Hataway (empresa de Buffet), que a la letra ha venido incrementando la fortuna del empresario en un 15% desde marzo del año pasado, sino más bien en el increíble desempeño que ha presentado su homologo español con su cadena de ropa.

 En un solo año Ortega escaló dos puestos en la lista, y su cartera ha tenido una imperiosa marcha hacia arriba juntando a su paso la adquisición de grandes edificios emblemáticos de Nueva York, Londres, Madrid, Barcelona y un largo etcétera. 

La sorpresa no es para menos, toda vez que la riqueza de Ortega se ha disparado aun cuando su país hace frente a una fuerte crisis. El desempleo en España es alrededor del 25%, y adolece de una segunda recesión desde 2009, y posee una crisis de deuda que irrita a sus colindantes europeos. S&P colocó la calificación de la deuda española apenas un nivel por encima de los bonos basura, desde el 10 de octubre de 2012. Sin embargo, la turbulencia le ha venido “de moda” a ZARA. 

En breve Inditex (abreviatura del Índice de Diseño Textil), incrementó sus ingresos en 7,200 millones de euros, esto es 17% en tasa anual. Mientras los ingresos de España se han mantenido alrededor de los 1,600 millones de euros, una brecha del 22% en ropa y calzado de lujo. 

El dato ha sorprendido a distintos analistas, que comienzan a supervisar con detalle el comportamiento del Inditex, y la conclusión si bien ha sido simple, parece ser bastante sugerente: “la moda es un producto tan flexible, que reacciona muy rápido hacia la mejor calidad y el menor precio”. El efecto es tan grande, que hasta Kate Middleton, duquesa de Cambridge, ha cedido a los encantos del mercader de Zara.

El éxito de la empresa es rotundo, y aunque Ortega renunció el año pasado a la presidencia de Inditex, lo cierto es que sigue manejando los cuarteles generales de la empresa, a la línea de los expertos de tejidos y los diseñadores de Zara Woman. 

El éxito parece de ésta empresa parece recaer en lo que O´shea llama “moda democratizada”, donde el producto no va dirigido a una élite sino que cuenta con la idea de ser accesible.I

Pero también cuenta dentro de él Inditex la creatividad sujeta a los productos de la empresa, que a decir verdad, cuenta con 300 diseñadores, que crean en promedio 20 mil nuevos productos por año, y parecen actualizar de manera inmediata las señales diarias que se perciben en las tiendas, lo que los consumidores se prueban y rechazan. 

Este comportamiento de patrones usan en realidad tecnología de Toyota Motors, para cortar kilómetros de tela según las especificaciones, la cuál se importa a precios de mayoreo cada que el equipo se amortiza.

El inventario se mantienen por tanto, siempre pequeño, fresco y funciona para alimentar constantemente a sus tiendas de moda, flexibilizando en gran medida su nivel de producción. 

 De hecho, el competidor más cercano a Zara es Hennes & Mauritz de Suecia, que es el segundo lugar de los minoristas en Europa, por ingresos, pero que no obstante, no puede actuar tan rápido como la empresa de Ortega en la producción, lo que le impide acceder a las necesidades de consumo fluvial en la clase media. A ello hay que añadir, que la producción a escala le permite a la cadena española bajar los costos.

Empero, la política de precios bajos, ha provocado también enfrentamientos en la empresa, por ejemplo en Brasil, hogar de 35 tiendas de Zara. Apenas el año pasado en las inspecciones que se realizaron a los departamentos de Zara, se hayo mano de obra boliviana que laboraba en condiciones de extremas de pobreza. Dichos trabajadores eran contratados en realidad por una filial de Inditex, con lo que complicó las acusaciones que el Ministerio de Trabajo levantaba contra la responsable española. 

La situación fue fácilmente eludible, al final el director ejecutivo de comunicaciones, Jesus Echreverria, dijo que Inditex no había estado enterada de la situación laboral en Brasil.  Al respecto, Zara enfrenta también fuertes demandas de Greenpace para mantener ropa libre de tóxicos que la industria de moda añade a los textiles para brindarles mayor duración, a la historia negra se le suman eventos de plagio y explotación en el este asiático, que sirven tanto para mistificar la fortuna del fundador, como para explicar su receta mágica de éxito. 

Actualmente Mera ex-esposa de Ortega, se mantiene como la segunda mayor accionista de Indetex, con una fortuna valuada en 5,200 millones de dólares. Pero las ganancias extraordinarias de Amancio vienen de una fundación que lleva su propio nombre, el cuál posee un fondo de 60 millones de euros, que se basa en donaciones para causas educativas, y que de acuerdo con bloomberg billionaries añade al patrimonio de riqueza del español una cuantiosa suma de dólares anuales para ubicarlo hoy en día en su posición actual, que le permite a Ortega caminar hoy en día aseverando “soy el número tres”.

 

 

 

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition