Jueves, Diciembre 13, 2018
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

¿Hasta cuándo seguirá Wall Street desafiando la ley de la gravedad?

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Éste es el texto íntegro de nuestra última colaboración en Excélsior, que trata sobre las perspectivas en Wall Street para el 2018. También lo puede leer en las páginas de Dinero de la edición impresa de Excélsior, en la sección de Economía a Detalle, o en el siguiente link de Dinero en Imagen

No se sabe, pero desde luego el 2018 ha empezado desafiando la famosa ley de Isaac Newton. El 4 de enero, el físico inglés habría cumplido 375 años y Wall Street se carcajeó de eso de que todo lo que sube tiene que bajar. Sólo hasta ayer Wall Street se tomó un respiro. Pero en los seis días previos, los primeros seis de este 2018, no hizo más que subir, algo que no había sucedido desde el 2010. Y cada jornada significó un nuevo récord histórico para el S&P’s 500. En estos apenas siete días, y pese al modesto traspiés de ayer, el S&P’s 500 ha trepado un 2.8%, un rendimiento descomunal propio para todo un mes. Literal. En el 2017, el S&P’s 500 registró ganancias en todos los meses, algo inaudito. Pues bien, con la ganancia de 2.8% en los primeros siete días de enero, el S&P’s 500 superaría a cualquier mes completo del año pasado salvo a febrero (+3.7%).

Eso no es sólo en Wall Street. Todos los grandes mercados bursátiles del mundo empezaron el año a lo grande. En estos apenas siete días de mercado, la capitalización del mercado a nivel global se ha incrementado en 2.2 billones de dólares. Una de las pocas excepciones es el S&P/BMV IPC de México que, atosigado por el TLCAN, ha perdido este año un 1.2%.

Pero en general hay euforia, y nadie parece con intención de bajarse de este mercado “bull” o alcista que empezó en marzo de 2009 y que de verlo produce vértigo y marea. Desde aquellos mínimos de marzo y hasta ayer, el S&P’s 500 ha trepado un 307%, el Dow Jones un 288% y el Nasdaq un 465%. No tienen intención de bajarse porque las condiciones pintan incluso más favorables que en otros años para los beneficios corporativos. Y en tanto las utilidades se sigan incrementando, es difícil pensar que este mercado “bull” se vaya a terminar.

Para empezar, y por primera vez desde la crisis de 2008-2009, la actividad económica se robustece en casi todos los rincones del mundo. En segundo lugar, la política monetaria global seguirá estimulando el crecimiento económico. Aunque los banqueros centrales, en un contexto de mayor crecimiento y riesgos inflacionarios, continuarán con sus esfuerzos de reconducir las tasas de interés y las hojas de balance a niveles más normales, la política monetaria parte de estrategias ultraexpansivas y el endurecimiento gradual de las condiciones monetarias no amenazará el crecimiento. Y en tercer lugar, la reforma fiscal de Trump, si bien ya está en buena medida descontada por el mercado, dará un renovado ímpetu a la actividad económica  en Estados Unidos y potenciará las ganancias empresariales.

El caso es que bajo ese escenario, los beneficios por acción del S&P’s 500 se estima crezcan a doble dígito a lo largo de 2018. El consenso de Bloomberg ve un aumento de 14.8% en 2018, por encima de la tasa de 10.9% esperada para todo el 2017. En las próximas semanas, las grandes compañías de Wall Street publicarán sus resultados trimestrales para el cuarto trimestre de 2017: se pronostica un aumento de las utilidades del S&P’s 500 de 11.9% comparado con 7.8% en el tercero, cuando las utilidades se vieron dañadas por los desastres naturales. Por tanto, tras el bache del tercer trimestre, el camino parece libre.

Pero además, el aumento de las utilidades será algo generalizado, en vez de estar concentrado en alguna industria en específico. De hecho, se espera que todos los sectores vean cómo sus ganancias aumentan en el 2018. Los más lustrosos serán los sectores cíclicos, aquellas empresas cuyas ventas mejoran en las etapas de bonanza económica. De entre ellas, las más aventajadas serán las del sector energético: los recortes de crudo de la OPEP junto con la mayor demanda de petróleo global ha impulsado las cotizaciones a máximos de tres años, y la aún favorable base de comparación hará que veamos un crecimiento explosivo en las utilidades de las petroleras, de alrededor del 43%. También han repuntado, espoleados por un mayor ritmo de actividad, otras materias primas, sobre todo los metales industriales como el cobre, el zinc o el aluminio, lo que también impulsará los beneficios de las grandes compañías mineras (+19.1% en 2018).

El sector de información tecnológica es el más dinámico, y así seguirá siendo: los grandes avances tecnológicos y su rápida aplicación en bienes y servicios de todo tipo en medio de un ciclo de auge en el consumo y la inversión seguirá inflando las utilidades del sector, que en el 2018 podrían crecer un 24.7%. A su vez, tendrán un buen desempeño las compañías industriales (+10.6%) o de consumo discrecional  (+7.7%). El sector de la banca estadounidense, ya muy saneado, puede sacar provecho de otro asunto, más allá de la expansión del crédito: ante la firmeza de la recuperación económica y los riesgos inflacionarios que lleva asociado, junto con las expectativas de un deterioro fiscal en Estados Unidos como resultado de la reforma fiscal, la tasa de 10 años ha repuntado de niveles cercanos al 2.0% en septiembre del año pasado a 2.60% en la actualidad. Ese aumento de tasas de largo plazo,  que es al que se pagan los créditos mejorará el margen de intermediación y ampliará las utilidades de la banca.

Por el contrario, las compañías más defensivas, esas cuyas ventas, por ser esenciales para la actividad humana, dependen poco del ciclo económico (alimentación básica, productos de salud, telecomunicaciones, agua, gas y electricidad) tendrán un crecimiento más comedido en las utilidades. Buena parte de su encanto bursátil reside en los generosos dividendos que paga, pero el aumento de la tasa de interés de largo plazo en Estados Unidos puede restar atractivo a estas acciones al preferir los inversionistas adquirir bonos.

Por tanto, el escenario se ve bien para el 2018. Esa combinación de factores no sólo ha llevado a Wall Street a nuevos récords, sino que se respira una calma absoluta sobre el parqué. La volatilidad está en mínimos históricos, y los inversionistas “bears”, los osos que apuestan por pérdidas futuras, no asoman ni los hocicos.

Por tanto, ¿hay argumentos para pensar que Wall Street puede desafiar la ley de la gravedad un año más? Sí, los hay. Si lo ha hecho en años más adversos, ¿por qué no hacerlo un año más ahora que los vientos soplan a favor? Si lo hizo a finales de los noventa, cuando las compañías de internet eran una montaña de pérdidas, ¿por qué no hacerlo ahora que las compañías cosecharán jugosas ganancias? El mercado está muy caro. Los múltiplos del S&P’s  500 indican que nunca lo ha estado tanto, excluyendo los tiempos de la burbuja tecnológica. Pero la euforia no conoce leyes de gravedad y se lanza ciego contra el cielo.

También tendrá que desafiar, en este 2018, la estulticia política que campea por el mundo. Hasta ahora, el crecimiento económico y el boom financiero ha hecho caso omiso a los agravios políticos. Pero, ¿seguirá así siempre? La trama rusa se sigue investigando en Estados Unidos y pueden surgir nuevas revelaciones. El proteccionismo y su impacto sobre el comercio mundial es otro de los riesgos para este año, y México lo pagó ayer caro. En los asuntos geopolíticos, las tensiones con Corea del Norte se han atenuado luego de que sus líderes se sentaran a negociar con sus pares del Sur.

Ver las alturas que ha alcanzado Wall Street, sobre todo en relación a los máximos de las otras dos “burbujas”, la de las puntocom y la inmobiliaria, da pánico. ¿Será el crecimiento de las utilidades suficiente argumento para seguirles dando cuerda y romper récord con récord?

INFOGRAFÍA

Fue recibir las campanadas, tomar las uvas, destaparse el nuevo año y Wall Street estalló como el corcho de una botella de champán. En siete días de 2018, el rendimiento del S&P’s500 es de 2.8%, y en ese período supera al rendimiento observado en casi todos los meses completos de 2017,  con la salvedad de los meses de febrero (3.7%) y noviembre (2.8%)…

Fuente:   Bloomberg

 

… el ánimo se explica por las buenas expectativas que existen sobre el crecimiento de los beneficios corporativos en el 2018: el crecimiento global se ha fortalecido, la política monetaria de los grandes bancos centrales sigue siendo acomodaticia y el recorte de impuestos de Trump es todo un regalo. El crecimiento de las utilidades del S&P’s 500 podría ser de 14.8%, el más alto desde 2010…

Fuente: Bloomberg. 2017 y 2018 son pronósticos.

… además, el crecimiento en las utilidades empresariales será generalizado: todos los sectores,  sobre todo los cíclicos, se espera vean un aumento en sus beneficios. La recuperación de las materias primas ayudará a los sectores de energía y materiales, en tanto el sector tecnológico se sigue mostrando muy dinámico y el bancario se puede beneficiar del aumento de las tasas de largo plazo….

Fuente: Bloomberg

… sin embargo, cuando se ve las alturas que ha alcanzado el S&P’s 500 en este mercado “bull”, sobre todo en relación a los picos alcanzados en las dos burbuja anteriores, la de las puntocom y la inmobiliaria, marea el vértigo que produce. Las valuaciones están muy caras, las más altas de la historia sólo superadas por la burbuja de finales de los noventa. ¿Hasta dónde llegará la euforia?

Fuente: Bloomberg

Add comment


Security code
Refresh

Más Leídos

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

1300250 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy2080
Ayer2315
Esta Semana6800
Este Mes27085
Total3079521

12-12-2018

Visitantes ahora

Guests : 92 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition