Miércoles, Noviembre 20, 2019
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

Reunión Fed: El mercado duda de la hoja de ruta de Yellen

Ratio:  / 1
MaloBueno 

Éste es el texto íntegro que se publica hoy en Excélsior, el cual puede leer también en la edición impresa de dicho diario, en la sección de Economía a Detalle de las páginas de Dinero, o en el siguiente enlace de Dinero en Imagen.

No, no nos gustaría estar en los zapatos de la presidenta de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), Janet Yellen. Su trabajo empieza a complicarse sobremanera. Lo mejor que podía haberle pasado es que los pronósticos de mayor crecimiento e inflación se hubieran cumplido a rajatabla, abriéndole espacio para que la Fed prosiguiera, sin sobresaltos, con su política de incrementar las tasas de interés de manera paulatina. Esa estrategia es fundamental para llevar las tasas de interés a niveles más normales, algo crucial para tener herramientas de política monetaria una vez que este ciclo económico termine y precise regresar a un plan monetario expansivo para tratar de estabilizar a la economía. Pero la situación se está poniendo un poco del revés.

La conducción de la política monetaria se está complicando porque la economía, por lo que sea, no está marchando lo bien que se esperaba. Pese a la euforia inicial tras las elecciones presidenciales, ni el crecimiento económico se ha robustecido en los primeros compases de la era Trump, ni la inflación ha logrado consolidarse en torno al objetivo de la Fed de 2%. Y entre tanto, las bolsas viven ajenas a lo que sucede en el mundo real y siguen volando y tocando nuevos récords (el Dow Jones, ayer, volvió a terminar en un máximo histórico). Por tanto, la economía real no amerita muchas más alzas de tasas. De hecho, la decisión de ayer de la Fed no fue unánime. El presidente de la Reserva de Minneapolis, Neel Kashkari, votó a favor de dejar las tasas sin cambios. Sin embargo, Wall Street, que anda en plan burbuja, sí precisa de un dinero más caro para aplacar esta “exuberancia irracional” y así cumplir con ese tercer mandato que vigila la Fed: el de la estabilidad financiera. He ahí el dilema.

Dilema que no es fácil de resolver, y por eso ayer la Fed, tras aumentar las tasas de interés en 25 puntos base (pbs), tal y como el mercado ya tenía ampliamente descontado, prefirió mantener los planes sin cambios y esperar acontecimientos. Y sus planes, de momento, son aumentar las tasas una vez más este año para acabar con el objetivo de las tasas de los fondos federales en un rango de entre 1.25% y 1.50%, y seguir con esa estrategia durante el 2018 con tres nuevos incrementos para concluir el ejercicio en un rango de los fondos federales de 2.0%-2.25%. Ahora bien, introdujo una novedad, algo que ya se intuía: incorporó en su comunicado, por primera vez, que será este año cuando empiece a normalizar la hoja de balance. El programa consistirá en empezar a reducir la reinversión del principal que vaya venciendo.

La decisión, sin embargo, se vio enturbiada por dos inesperados invitados que le comieron protagonismo a la Fed y que sembraron el desconcierto entre los inversionistas a primera hora de la mañana. Hablamos del dato de inflación y ventas minoristas para el mes de mayo. Su debilidad planteó muchas dudas sobre la capacidad de la Fed para seguir aumentando las tasas de interés en el futuro cercano. Y lo evidenció al reacción inicial a esos datos: la tasa de 10 años de Estados Unidos se desplomó 11 pbs para llegar a tocar un mínimo intradía de 2.10%, su nivel más bajo desde la victoria de Trump en noviembre, lo que a su vez detonó una pronunciada depreciación del dólar contra el resto de divisas del mundo. Además, la curva de rendimientos se siguió aplanando: el diferencial entre la tasa de 2 y 10 años se estrechó a 80 pbs, una pendiente que se ha venido estrechando y que refleja las dudas sobre las expectativas de crecimiento futuro. Esa respuesta del mercado a los datos sugiere que entre los inversionistas existen dudas sobre el margen que la Fed tiene para seguir apretando las condiciones monetarias.

La primera razón es el comportamiento de la inflación. La tasa anual de la inflación general, medida por el Índice de Precios al Consumidor, había rebotado de 0.8% en verano del año pasado a 2.7% en febrero. Pero desde entonces ha entrado en una fuerte senda descendente para ubicarse en 1.9% en mayo, el dato publicado ayer por la mañana. La misma tendencia se observa en el índice subyacente, excluyendo alimentos y energía, ese componente que muestra una tendencia más estable y duradera de los precios: pasó de 2.3% en enero a 1.7% en junio, su nivel más bajo desde mayo de 2015. Otra vez estamos donde nos hallábamos hace dos años.

Esa tendencia también se observa  en el llamado “break even” de inflación. Para un plazo de 5 años, la diferencia entre la tasa nominal medida por los bonos del Tesoro de Estados Unidos y la tasa real incorporada en los bonos indexados a la inflación (TIPS), diferencia que descuenta, implícitamente, las expectativas de precios futuras del mercado, ha pasado de un reciente máximo de 2.06% en febrero a 1.61% al cierre de ayer.

La Fed no fue ajena a esas tendencias y también las incorporó en sus expectativas. En sus nuevas proyecciones de inflación revisó a la baja la tasa anual de la inflación general para el 2017 de 1.9% a 1.6%, una sustancial rebaja, en tanto los pronósticos para la subyacente pasaron de 1.9% a 1.7%.  Por tanto, el objetivo de una tasa de inflación de 2.0% parece demorarse. Hasta ahora la Fed ha dado a entender que el declive de los precios al consumidor es transitorio. Quizás. Pero sin duda, en junio,  las presiones bajistas se seguirán notando teniendo en cuenta el reciente derrumbe que han sufrido los precios del petróleo desde finales de mayo, tras la decepción de la última reunión de la OPEP. Sólo ayer, los futuros del WTI se desplomaron un 3.8% para cerrar en 44.72 dólares, un mínimo desde noviembre del año pasado, una evolución que como decíamos recientemente en estas páginas debe preocupar al gobierno mexicano justo ahora que está empezando a negociar las coberturas petroleras para el año que viene.

Por el lado de la actividad real, las cifras también son preocupantes, aunque la Fed prefirió mirar para otro lado. Los datos de creación de empleo han sido débiles en los últimos meses, pero en el comunicado prefirió hacer balance de todo el año, que no se ven demasiado mal. Y además no hizo mucho caso al dato de las ventas minoristas que se publicó por la mañana e indigestó el desayuno a los inversionistas: inesperadamente, las ventas totales se contrajeron un 0.3% en mayo, cuando el consenso estimaba una lectura de 0.0% y prácticamente eliminaban el alza de abril (+0.4%). Excluyendo el volátil componente de autos, las ventas se redujeron también un 0.3%, defraudando de nuevo al consenso (+0.1%) y borrando casi todas las ganancias de abril (+0.4%). Por tanto, el consumo privado, el gran motor de crecimiento económico en Estados Unidos, se enfrió en el primer trimestre y en el segundo parece ser que permanece gripado. La Fed, sin embargo, prefirió no darse por aludida: mejoró ligeramente su pronóstico de crecimiento para el 2017, de 2.1% a 2.2%, en tanto revisó a la baja su estimación para la tasa de desempleo, de 4.5% a 4.3%.

Así las cosas, ¿qué esperar a partir de ahora? Si nos atenemos a los planes de la Fed, otra subida de tasas durante la segunda mitad del año. Ese incremento lo podría ejecutar Yellen en la última reunión del año, en la de diciembre, tomándose una pausa en la de septiembre, un respiro que podría aprovechar para anunciar el programa destinado a reducir la hoja de balance. Al mercado le alivió la decisión de la Fed: los bonos y el dólar recortaron las pérdidas de la mañana. Ahora sólo desear que el desliz de la economía en los últimos meses sea realmente algo transitorio.

 

INFOGRAFÍA

A la Fed le surgieron dos invitados incómodos antes de anunciar su decisión de política monetaria: los datos de ventas minoristas e inflación para el mes de mayo. Ambos defraudaron al consenso del mercado por su debilidad. En el caso de la inflación, destaca que el componente subyacente se redujo en mayo a 1.7%, lo que lo sitúa de nuevo en sus niveles más bajos desde 2015, dos años atrás…

Fuente: Oficina de Estadísticas Laborales (BLS en inglés)

 

…  mientras los datos sobre la actividad real y la inflación defraudan las expectativas del mercado, Wall Street sigue viviendo ajeno al mundo real, en una tendencia que muchos califican de “burbuja”. Ayer el Dow Jones logró zafarse de la tendencia bajista del S&P’s 500 y el Nasdaq y cerró en un nuevo récord. La Fed mira con preocupación la tendencia de la bolsa al temer que en futuro sea causa de inestabilidad financiera…

Fuente: Bloomberg

 

… por tanto, mientras la economía real no amerita muchas más subidas de tasas, el mercado bursátil sí precisa de un encarecimiento del precio del dinero con el fin de enfriar la actual euforia y evitar que la actual burbuja se siga inflando. La Fed, si bien revisó a la baja sus expectativas de inflación en tanto mejoró sus pronósticos de crecimiento y desempleo, mantuvo el plan de futuras subidas de tasas…

Fuente:  Reserva Federal

 

… el mercado, sin embargo, parece menos convencido que la Fed.  La tasa de 10 años ha venido descendiendo y ayer cerró en 2.13%, su nivel más bajo desde noviembre. Esa tendencia ha aplanado la la curva de rendimiento desde 136 pbs en diciembre a 80 pbs ayer, lo que refleja las dudas del mercado sobre la evolución de la economía de EU y la capacidad de la Fed de subir las tasas tanto como desea.

Fuente: Bloomberg

 

Add comment


Security code
Refresh

Más Leídos

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

435014 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy506
Ayer1576
Esta Semana4123
Este Mes35855
Total3718064

20-11-2019

Visitantes ahora

Guests : 33 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition