Viernes, Marzo 22, 2019
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

El consumo de EU se enfría en I-17. ¿Por qué? La inflación sigue repuntando y se va a 2.1%

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Janet Yellen ya lo ha dicho alguna vez. Y en parte bajo ese argumento justifica que la Fed debe normalizar la política monetaria con cautela: pese a que los indicadores de confianza de consumidor y empresarial han repuntado con fuerza tras la victoria de Donald Trump, los datos duros no muestran un sustancial cambio de tendencia. Es decir, una cosa es el mejor ánimo del americano de a pie y otra que realmente esté comprando e invirtiendo más, algo que no ha sucedido posiblemente ante la incertidumbre que persiste sobre la agenda económica del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su capacidad para sacarla adelante, más tras la derrota con el “Obamacare”.

El ingreso personal, que es un indicador sobre la capacidad de gasto futuro de los consumidores, crece a buen ritmo. Y eso son buenas noticias: los ingresos en febrero se incrementaron un 0.4%, ligeramente por debajo del 0.5% observado en enero (revisado al alza de una lectura preliminar de 0.4%).  Sin embargo, el problema es el gasto: el consumo personal apenas aumentó un 0.1%, por debajo de lo registrado en enero (0.2%), y volvió a defraudar al consenso, que esperaba un incremento de 0.2%. Y eso es en términos nominales.

La situación es más grave cuando se computa en términos reales, descontando la inflación, que es como se incorpora al PIB. El deflactor del gasto de consumo aumentó un 0.1%, en línea con el consenso, aunque sustancialmente por debajo de la tasa de 0.4% registrada en enero, cuando los precios de la gasolina presionaron a la inflación general. Sin embargo, fue suficiente como para volver a más que neutralizar el aumento del gasto nominal. En efecto, en términos reales, el gasto de consumo se contrajo un 0.1% luego de que en enero se contrajera un 0.2%. Este declive en dos meses en el gasto de consumo real es el más pronunciado desde que acabó la recesión.  

Por tanto llevamos dos meses, enero y febrero, con tasas negativas en el gasto de consumo real, lo que significa que el gasto de consumo en el PIB del primer trimestre será muy débil y, en consecuencia, también el PIB. No hay que olvidar que el consumo privado representa 2/3 del PIB y marca la tendencia del crecimiento de la economía en Estados Unidos.  

La erosión en el gasto de consumo real proviene, precisamente, del repunte inflacionario. Por primera vez en casi cinco años, la tasa anual del deflactor de gasto de consumo superó el objetivo de 2.0% de la Fed. En efecto, el aumento de 0.1% mensual se tradujo en una tasa anual de 2.1% comparado con 1.9% en enero. La inflación general ha aumentadi sistemáticamente desde finales de 2015 y buena parte se explica por el aumento de los precios de las gasolinas. El deflactor del gasto subyacente, excluyendo alimentos y energía, fue de 1.8%, la misma tasa observada en enero luego de revisarse al alza de una lectura preliminar de 1.7%, y permanece por debajo de 2.0%. La Fed espera que los precios de las gasolinas se estabilicen en estos niveles y por eso prevén que la inflación no vaya mucho más lejos de los actuales niveles. En la última reunión de la Fed, la Fed proyecto que la inflación anuual acabe el año en 1.9% y la subyacente en 1.8%.    

Sin embargo, parte de ese enfriamiento del gasto de consumo puede ser temporal. El invierno fue muy templado en Estados Unidos, y el gasto en calefacción ha sido muy bajo, lo que explica también la debilidad del consumo privado. Pero las condiciones para que el consumo permanezca robusto siguen ahí: el empleo crece, al igual que los salarios; los ingresos aumentan a un ritmo sólido; las tasas de interés permanecen bajas; las bolsas han subido, lo que favorece un magor gasto por el “efecto riqueza”; y la confianza del consumidor ha mejorado sustancialmente.

Pero habrá que esperar si esas expectativas se materializan. Ayer el mercado celebraba la fortaleza del gasto de consumo en el cuarto trimestre de 2016, hoy mira con preocupación la tendencia durante el primer trimestre.

 

En el cuarto trimestre, el consumo privado  se expandió un 3.5%, y el PIB un 2.1%, tal y como publicó la Oficina de Análisis Económico ayer (BEA por sus siglas en inglés). Pero tal y como anda el consumo privado real en enero y febrero, el PIB para el primer trimestre podría venir algo por encima de 1.0%. Nuestra estimación preliminar es de 1.2%. Nada espectacular. Así, el mercado se mueve mixto: sube el Nasdaq (+0.1%), pero cae el Dow Jones (-0.1%). El S&P’s 500 cotiza sin cambios.

Para ver más, lea la gráfica del día:  La inflación de febrero en EU es la más alta en cinco años

Add comment


Security code
Refresh

Más Leídos

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

103978 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy476
Ayer2341
Esta Semana9536
Este Mes40097
Total3291972

22-03-2019

Visitantes ahora

Guests : 39 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition