Martes, Noviembre 19, 2019
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

Las tres cosas que hay que escudriñar en la reunión de la Fed de hoy

Ratio:  / 1
MaloBueno 

La reunión de la Reserva Federal  de Estados Unidos (Fed) puede traer muchas novedades. Quizás lo menos incierto sea lo que va a pasar con las tasas de interés. Prácticamente todos los analistas consultados en las encuestas esperan que el rango objetivo para la tasa de referencia sea incrementado en 25 pbs para ubicarlo en 0.75%-1.0%. El mercado lo descuenta con una probabilidad de 100%. Sin embargo, hay en esencia tres preguntas a los que los mercados tratarán de dar respuesta hoy. Uno, ¿cuántas alzas adicionales prevé la Fed para este año?; dos, ¿cómo la llegada de Trump y los últimos indicadores económicos han mudado las expectativas de inflación, crecimiento y empleo?; y tres, ¿qué pasará con su política de reinversión de activos una vez que vencen?

Sin duda, el punto de mayor impacto en el mercado es el de cuántas alzas adicionales prevé la Fed para este año. La respuesta a esa pregunta estará, básicamente, en el llamado “gráfico de puntos” que recoge las expectativas de los altos funcionarios de la Fed para los fondos federales al final de este año y los subsiguientes.

En diciembre, el pronóstico era que las tasas se incrementarían en tres ocasiones a lo largo de 2017, en dosis de 25 pbs, para terminar el año en un rango de entre 1.25% a 1.50%. Así pronosticaban 6 de 17 miembros del Comité de Mercado Abierto de la Fed (FOMC por sus siglas en inglés). Dos miembros pensaban que sólo se produciría un aumento de tasas, y cuatro que sólo habría dos. Los restantes 5 miembros estimaban que habrías más de tres aumentos durante el 2017. En aquel entonces, 3 miembros estimaban que podría haber cuatro aumentos de tasas en el 2017. Lo importante será calibrar si dicha gráfica se desplaza al alza  y cada  vez más altos funcionarios de  la Fed pronostican la necesidad acelerar el ritmo de subidas a cuatro incrementos.

Pero también los inversionistas escucharán atentamente lo que diga Janet Yellen, y si ella manda algún indicio de que  está a  favor de acelerar el ritmo de subidas. Hasta ahora ella ha recalcado que la estrategia de la Fed seguirá siendo gradual, y posiblemente insista en lo mismo, y que en verdad no hay un plan preestablecido y que todo dependerá de cómo vengan los datos, y reaccionen los mercados financieros globales a las decisiones de la Fed. Sin embargo, será importante escuchar cuál es su veredicto actual sobre la economía,  de la cual ha afirmado que cada vez está más cerca de los objetivos de la Fed en materia de empleo e inflación, y que los agentes económicos están mostrando un mayor optimismo. De ser así, la propia Yellen podría estar insinuando que no se puede descartar la posibilidad de más de tres subidas este año.    

En ese sentido, la información sobre cómo la economía ha reaccionado a la  llegada de Trump al poder cada vez es más abundante. Y posiblemente eso propicie que haya modificaciones notables cuando la Fed actualice sus pronósticos macroeconómicos, pues algunos pronósticos ya se están viendo rebasados.

Es el caso de la inflación. En diciembre, el pronóstico de inflación, medido por el deflactor del gasto de consumo  personal,  para el cuarto trimestre de 2017 era de 1.9%. Pues bien, ya en enero se alcanzó esa meta. La tasa anual del deflactor pasó de 1.3% en noviembre a 1.6% en diciembre y 1.9% en enero. Por tanto, la Fed tendrá problemas para mantener el pronóstico anterior y lo tenga que revisar al alza, posiblemente a un nivel de 2.0%. La reciente alza de la inflación general está asociada,  en buena medida, al repunte de los precios del crudo. Y dado los desequilibrios que existen en el mercado petrolero, no se sabe bien si las actuales cotizaciones lograrán sostenerse o volverán a caer. Aun así, el comunicado tampoco podrá sostener, ya con los datos duros, que “la inflación todavía está  por debajo del objetivo de largo plazo del Comité  de 2.0%”.

Para el deflactor subyacente del gasto de consumo,  la Fed estimaba en diciembre una tasa de 1.8%, cuando su actual nivel es de 1.7%. La  tasa anual de la inflación subyacente se ha mantenido en 1.7% durante los últimos cinco meses, pero cada vez se aprecian mayores presiones inflacionarias por el lado de los salarios y de los precios al productor.   

Por tanto, la Fed mira con inquietud lo que pasa por el lado de la inflación.  Justo hoy se publicó la inflación para febrero, pero medido por el Índice de Precios al Consumidor. La tasa anual se aceleró de 2.5% en enero a 2.7% en febrero,  la tasa más elevada desde marzo de 2012. También en este reporte la inflación subyacente  anda más contenida, y la tasa anual se desaceleró a 2.2%  comparado con 2.3% en enero.

Respecto al crecimiento, la Fed proyectaba en diciembre un crecimiento de 2.1%  para este año y una tasa de desempleo de 4.5%.  El último dato disponible mostró una tasa de desempleo de 4.7%. Por otro lado, en los dos primeros meses del año, el crecimiento de la nómina no agrícola ha superado ampliamente al consenso:  ha promediado 236,000 puestos de trabajo, comparado  con un promedio de 187,000  en todo el 2016.

En otros indicadores, las ventas minoristas de febrero fueron robustas, más teniendo en cuenta las revisiones al alza para  el mes de enero. En febrero, las ventas totales aumentaron un 0.1% en línea con lo esperado. Pero el dato de enero se revisó al alza de 0.4% a 0.6%. Por otro lado,  excluyendo el volátil componente de autos, las ventas se incrementaron un 0.2%, también en línea con el consenso. Pero el dato de enero pasó de 0.8% a 1.2%. Otro indicador económico publicado hoy fue el de la confianza de los constructores medido por el índice de NAHB: inesperadamente brincó  en marzo a 71 comparado con 65 en febrero. El consenso estimaba que repitiera la cifra de 65. El número de 71 es el más alto desde junio de 2005, en plena burbuja inmobiliaria.

 

Finalmente, tendremos que estar atentos a si la Fed empieza a contemp}lar medidas para reducir su hoja de balance. El comunicado sostiene una política de reinversión “de pago de principal de sus tenencias de deuda de agencias y títulos respaldados por hipotecas de las agencias, y la renovación de los títulos del Tesoro que vencen”. Esa política la mantendrá hasta que el proceso de normalización monetaria esté bastante avanzado. Veremos si la Fed anuncia algún cambio en esa estrategia o de momento la preserva.  El tamaño actual de la  hoja de balance es de 4.5 billones de dólares comparado con algo menos de 1 billón de dólares antes de la crisis. 

Add comment


Security code
Refresh

Más Leídos

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

434043 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy838
Ayer2041
Esta Semana2879
Este Mes34611
Total3716820

19-11-2019

Visitantes ahora

Guests : 39 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition