Lunes, Septiembre 23, 2019
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

Adiós Ley Dodd - Frank porque no hay crédito al consumo para mis amigos: Trump. ¿Será cierto?

Ratio:  / 1
MaloBueno 

 El proceso de desmantelamiento de la Ley Dodd – Frank que fue promulgada durante el mandato del presidente Barack Obama en el año 2010, comenzó a partir de la orden ejecutiva que Donald Trump firmó hace poco más de un mes para revocarla y ponerle fin a una regulación bancaria que tiene como propósito evitar un colapso en el sistema financiero como el que se vivió en la crisis del 2008.

Con esta ley, los requerimientos de capital en cada institución financiera y otros estándares microprudenciales se fortalecieron, haciendo una diferenciación entre las entidades que presenten un riesgo sistémico (“too big to fail”). De igual manera, a través de la creación del Financial Stability Oversight Council (FSOC) y el Consumer Financial Protection Bureau (CFPB) se buscó la facilitación de información y coordinación de las operaciones y el estado de las carteras de la institución de la que se trate, siempre llevando a cabo una evaluación minuciosa en determinar el tamaño, nivel de endeudamiento e interconexión paran saber si dichos niveles representan una amenaza para la estabilidad financiera.

Desde el anuncio del propósito de desregulación financiera, los bancos en Estados Unidos se han visto beneficiados en el repunte del precio de sus acciones. El índice Bancario de Nasdaq ha subido más de 29% desde las elecciones del 8 de noviembre, derivado del mensaje claro sobre desregulación para éste tipo de instituciones desde la campaña electoral de Donald Trump.

 Y es que, el ahora presidente aseguró públicamente que: tiene amigos que no han podido acudir a los préstamos bancarios debido a las restricciones que hay con la excesiva regulación de la Ley Dodd – Frank. En el momento de esta declaración, a su lado se encontraba Gary Cohn quien fue el presidente de Goldman Sachs durante la crisis del 2008 y ahora funge el papel de Consejero Económico del gobierno de Estados Unidos. Cohn en el 2010, tuvo que pedir disculpas por las pérdidas bancarias que su banco se adjudicó y pagar una multa de apenas 5 mil millones de dólares al gobierno tras un acuerdo pactado. Las pérdidas que contribuyeron al colapso del sistema financiero fueron producto del riesgo disperso en los activos respaldados por hipotecas subprime que éste tipo de entidades colocaron en el mercado. El rescate de miles de millones de dólares pagados por el gobierno no tiene un grado de comparación con la benevolencia en las sanciones impuestas tanto a Goldman Sachs, como a otros bancos protagonistas del desastre.

Lejos de endurecerla penalidad, el ahora Consejero Presidencial es premiado con éste nuevo cargo y puede liquidar las acciones que posee de Goldman Sachs con un valor de 212 millones de dólares, libres de impuesto. Él mismo, conduce el proceso de revocación de la ley Dodd – Frank que incluye la Regla de Volcker. Esta última rescata el objetivo fundamental de la Ley de Glass – Steagall de 1933, que logró la separación de la banca de inversión con la banca comercial para evitar los riesgos que los depósitos bancarios correrían si las entidades pudieran cotizar en la Bolsa. Todo es con el fin de que los bancos funcionen “mejor” y que puedan tener “más solvencia y liquidez” para prestar a los usuarios. 

La evidencia empírica arroja una contradicción. Pues, o Trump no tiene amigos (dudoso), o simplemente está mintiendo con el fin de repuntar el negocio bancario a toda costa; ya que el crédito en los últimos años ha tenido un crecimiento sostenido como lo indican las siguientes gráficas:

 

En la primera se observa la composición del crédito en la gráfica de barras que se mide en millones de dólares (mdd) desde el eje de la izquierda. El monto total de crédito emitido es muy superior a los niveles de precrisis. Este se ha colocado para enero de este año en 3,777,478.13 mdd, mientras que para febrero del 2004 era de sólo 2,095,340.36 mdd. El total del crédito se mide en dos subgrupos: el crédito revolvente y el no revolvente. En el primero se encuentran todas las líneas de crédito que aumenta en su cantidad a medida que los fondos son prestados o devueltos. El prestatario puede devolver el monto usado a través de pagos o en una sola exhibición, las tarjetas de crédito son un buen ejemplo para este subgrupo. El crédito no revolvente o a plazo fijo, es aquel que se paga de acuerdo a un calendario previamente acordado y su extensión deberá ser acordada a través de un nuevo contrato con el prestamista. En este subgrupo se incluyen los créditos para bienes duraderos o para financiamientos estudiantiles.  Se puede observar que el crecimiento de éste último subgrupo es notablemente mayor que el del primero, por lo que los préstamos a gran escala son los que han incrementado el total del crédito desde que la Gran Crisis causó los estragos mayores. Para enero de este año, el monto de ambos fue de 995,114.06 mdd y de 2,778,364.07 mdd, respectivamente. Lo anterior nos lleva a hablar de un cambio en la composición del crédito que pasó de ser de 36.9% contra 63.1% para el 2004 entre el crédito revolvente y el no revolvente, a una de 26.4% contra 73.6% para los respectivos subgrupos en este año.

En el segundo eje (el de la derecha) se puede medir en la gráfica de líneas, el crecimiento en millones de dólares del gasto en consumo de EU. Como se observa en la segunda gráfica, a pesar de que la tasa de crecimiento no haya sido catapultada con el aumento del crédito, éste si ha logrado recuperarse y es el encargado de posicionar a Estados Unidos con tasas de crecimiento positivas desde la crisis pasada. Para el dato de enero, éste rubro ascendió un 0.2% mensual, por debajo del crecimiento visto en diciembre de 0.5%.

En la segunda gráfica se puede observar el crecimiento sostenido del crédito en los últimos 5 años que ha promediado el de un 6.2% a tasa anual. Mientras que el gasto en consumo, a pesar de ser el componente propulsor del crecimiento, no ha logrado llegar a los niveles precrisis en dónde el promedio era mayor al 5% a tasa anual, pues este alcanza uno de 3.6% en los últimos 5 años.

La aportación de este texto se centra en el refutamiento de la contracción del crédito que ha visto Donald Trump para justificar una movida más que beneficia a un gran conglomerado de empresas financieras, la cual logró catapultar a Wall Street en niveles récord durante varias sesiones. Poco se sabe de alguna regla sustitutiva a la regulación establecida desde el periodo presidencial anterior y menos se sabe sobre los términos del impacto que la osadía desregulatoria tenga de nuevo sobre la relación financiera y real de los mercados. 

Add comment


Security code
Refresh

Más Leídos

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

320242 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy248
Ayer626
Esta Semana248
Este Mes53566
Total3615936

23-09-2019

Visitantes ahora

Guests : 87 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition