Lunes, Septiembre 23, 2019
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

PIB de EU crece 1.9% en IV-16. Falló el sector externo, ¡ése que tanto molesta a Trump!

Ratio:  / 0
MaloBueno 

El huracán Trump no ha dejado de soplar desde su toma de posesión. Él ha sido quien con sus remolinos y vientos ha dirigido a los mercados durante toda esta semana. Pero hoy, por fin, los mercados pueden prestar algo más de atención a otros asuntos:  uno de ellos es el PIB de Estados Unidos para el cuarto trimestre del año pasado. Fue su dato avanzado (o primera publicación), todavía con alguna información incompleta (falta por conocerse el gasto de consumo de diciembre, así como inventarios y sector externo), pero que nos da una buena idea de cómo terminó la economía el año pasado.

El  PIB de Estados Unidos se expandió un 1.9% en el cuarto trimestre, por debajo de lo esperado por los analistas (+2.2%). Pero sobre todo, la cifra significa una sustancial desaceleración respecto a la tasa observada en el tercer trimestre (+3.5%), cuando el sector externo tuvo una gran contribución al crecimiento gracias a la exportación de soya. Aun así, la tasa de 1.9% es superior a la observada durante la primera mitad del  año pasado (0.8% en el primer trimestre y 1.4% en el segundo).

El gasto de consumo,  que representa 2/3 del PIB y es el gran bastión que sostiene a la economía estadounidense, se desaceleró a 2.5% en el cuarto trimestre comparado con 3.5% en el tercero y 4.3% en el segundo.  El aumento de las gasolinas ha restado algo de poder adquisitivo al consumidor. Sin embargo, la creación de empleo y la mejora de los salarios sostiene un buen ritmo en el crecimiento del consumo privado. Trump promete masivos recortes a los impuestos para la clase media, lo que posdría dar otro empujón al gasto de consumo. En el cuarto trimestre, la contribución al PIB del consumo privado fue de 1.7 puntos porcentuales.

Quizás la mejor noticia del  PIB se concentró en la inversión fija bruta: aumentó a una tasa de 10.7%, la más poderosa desde el  segundo trimestre de 2014 (11.2%). El impulso provino de la inversión residencial, que se expandió a una tasa de 10.2% luego de dos trimestres de contracción en la inversión. La inversión no residencial también mejoró y creció a una tasa de 2.4%, la más robusta desde el tercer trimestre de 2015. Pero aquí las noticias fueron mixtas: se aceleró el crecimiento de la inversión en equipo y productos de propiedad intelectual, pero en estructuras (fábricas, malls, minas, etc) se contrajo un 5.0% tras aumentar un 12.0% en el trimestre previo.

Resultado de la mejora de la inversión residencial y no residencial, la inversión fija avanzó un 4.2% tras un modesto 0.1% en el tercer trimestre. Esa tasa también es la más alta desde el tercer trimestre de 2015. Pero a eso hay que añadir la contribución positiva que tuvo a la inversión fija bruta el cambio en inventarios, que añadió 1.0 puntos porcentuales al PIB, su mayor contribución desde el primer trimestre de 2015. En total, la inversión fija bruta tuvo una contribución de 1.67 puntos porcentuales al PIB.

 También se comportó bien el gasto público: aumentó a una tasa de 1.2%,  comparado con 0.8% en el tercer trimestre. Si bien el gasto federal se contrajo un 1.2%, se vio más que contrarrestado por el mayor aumento del gasto estatal y local (+2.6%). La contribución al PIB de este tubro fue de 0.21 puntos porcentuales.

Por consiguiente, tanto el consumo como la inversión privada, así como el gasto público, mejoraron respecto al trimestre previo. Entre los tres rubros, contribuyeron al PIB con 3.58 puntos porcentuales, lo cual auguraba un fabuloso número. Sin embargo, el PIB apenas aumentó un 1.9%.  ¿Qué fue lo que falló? En esencia, el sector externo, que restó 1.7 puntos porcentuales al PIB, por lo que la tasa quedó en 1.9%. Ese sector que tanto molesta a Trump por los déficit que genera, una situación que se ha agravado por la fortaleza del dólar.

Las exportaciones, luego de crecer un 10.0% en el tercer trimestre, sobre todo por el tema de la soya,  se contrajeron un 4.3% en el cuatro trimestre. Y las importaciones, que sólo habían aumentado un 2.2% en el tercer trimestre, se aceleraron con una tasa de 8.3%. El  resultado fue ése: las exportaciones quitaron 0.53 pp al PIB, y las importaciones 1.17 pp, por lo que el sector externo en su conjunto restó 1.7 puntos porcentuales al PIB.

 

Si no hubiera sido por el sector externo, ése que tanto el duele a Trump, el dato del PIB habría sido espectacular. Todos los rubros referentes a la economía doméstica mejoraron. Pero el sector externo defraudó y al final el PIB, de 1.9%, fue inferior a lo esperado (+2.2%). Mal asunto para México: este dato da ala a su discurso de que los males de la economía provienen del exterior, lo que alimentará más su proteccionismo. 

Add comment


Security code
Refresh

Más Leídos

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

321048 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy370
Ayer626
Esta Semana370
Este Mes53688
Total3616058

23-09-2019

Visitantes ahora

Guests : 61 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition