Lunes, Mayo 20, 2019
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

De la sabia elocuencia de Obama a la perorata mitinera de Trump

Ratio:  / 1
MaloBueno 

No fue un discurso de investidura, sino una perorata mitinera. De la elegancia discursiva de Obama hemos pasado a las proclamas ramplonas y simplistas de Trump, de la racionalidad a la visceralidad, de lo relativo a lo absoluto, del realismo ponderado al visionario iluminado. Fue una diatriba para inflamar a su electorado y avergonzar al resto.

Pronto dejó ver su plumero: este acto no es la transferencia de poder de una administración a otra, sino de que estamos transfiriendo el poder “de Washington D.C. a ti”, al pueblo americano. Ese pueblo que ha sido olvidado por la clase política, que ha perdido sus empleos y que se ha empobrecido mientras sus líderes prosperaban y se enriquecían. El día de si investidura no es el día de él, sino el día del pueblo, de ellos, que recuperan el poder. Ya no serán nunca más los olvidados.

Y lo que el pueblo quiere es hacer a América grande otra vez. A partir de ahí Trump pasó a describir una realidad americana, repleta de pobreza, con una industria depauperada, un sistema educativo desastroso, barrios inseguros satanizados por el crimen y la droga, una “carnicería que hay que parara aquí y ahora”.  

Y Trump prosiguió con sus soflamas. Todo lo que se haga a partir de este día será por el interés de Estados Unidos: ya está bien de enriquecer a la industria extranjera a costa de la nuestra, de proteger otras fronteras sin proteger la nuestra, de enviar billones de dólares al extranjero mientras la infraestructura estadounidense se deteriora y empobrece. Todo eso es el pasado, unos Estados Unidos pobre, débil y desesperanzado, un país en el que la riqueza de la clase media se le ha arrebatado para esparcirla por el resto del mundo.

El futuro, a partir de ahora, es simple: “America First”. Su lema mitinero en primera plana. “Toda decisión en comercio, impuestos, inmigración, asuntos exteriores, será hecho para el beneficios de los trabajadores y las familias americanas”. Y siguió: “tenemos que proteger nuestras fronteras de los estragos que hacen otros países que fabrican nuestros productos, roban nuestras empresas, y destruyen nuestros empleos. La protección conllevará una gran prosperidad y fortaleza”.

Es tiempo de pasar de perdedores a vencedores, y él, Donald Trump, será el líder que lleva a Estados Unidos de nuevo a la victoria. Es hora de ponerse a trabajar, de sacar a los ciudadanos de ese “estado de bienestar” para que se arremanguen y reconstruyan a América: carreteras, autopistas, puentes, aeropuertos túneles, ferrocarril… bajo dos reglas simples: compra lo americano y contrata lo americano.

¿Y en política exterior? Hacer desaparecer el Terrorismo Islámico Radical de la faz de la tierra. Así de fácil. Porque no sólo estamos protegidos por nuestras fuerzas armadas y cuerpos policiales, sino “más importante aún”, también por Dios. Para entonces ya había citado un versículo de la Biblia.

 

Luego vino la parte de las esperanzas y los sueños que terminó con cinco eslóganes: hacer a América más fuerte, más rica, más orgullosa,  más segura y más grande. Y terminó con el tradicional "Que Dios os bendiga". Más bien, que Dios nos agarre confesados. 

Para ver más, lea "Las prioridades de Trump en sus primeros días de gobierno", y también "Pese a la agresividad de Trump, ¡el peso gana un 1.9%!

 

Add comment


Security code
Refresh

Más Leídos

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

76718 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy1791
Ayer2186
Esta Semana8967
Este Mes29585
Total3389129

19-05-2019

Visitantes ahora

Guests : 53 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition