Viernes, Julio 19, 2019
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

2017: La incertidumbre global de este mundo raro

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Éste es el artículo íntegro publicado hoy en el diario Excélsior, el cual también puede leer en las páginas de Dinero de la edición impresa o en el siguiente link

Se acaba el 2016, y pareciera que habitamos en un nuevo mundo, “un mundo raro” que diría José Alfredo. El año ha sido muy bizarro. Empezó con las bolsas mundiales en pánico en lo que fue el peor inicio de año para la renta variable de la historia, pero termina con el Dow Jones desbocado, eufórico, acariciando un número tan redondo y pletórico como los 20,000 pts luego de haberse anotado dieciséis récords históricos desde la elección de Donald Trump. Durante este 2016 ganó el Brexit en el Reino Unido, la guerra en Colombia y un señor estrafalario la presidencia de Estados Unidos. También fue extraño que la OPEP, inmersa en la guerra de “petroprecios” que se inició en el 2014, tocara de repente retirada y Arabia Saudí se uniera a Rusia para reducir la producción. Asimismo, sorprendió la Fed, que luego de haber insistido durante mucho tiempo que el ciclo de subida de tasas sería muy pausado, le entró de repente la urgencia por aumentar las tasas a un ritmo más rápido como resultado de las políticas económicas de Trump. Síntoma de estos extraños tiempos que corren es que el año cierra, según la revista Forbes, con el presidente ruso Vladimir Putin y el presidente electo Donald Trump como los dos individuos más poderosos del planeta al tiempo que el saliente Barack Obama patalea por la posible injerencia de los servicios de inteligencia rusos en las elecciones presidenciales.

Pues bien, el 2017 tiene pinta de que será igual de raro o más que este año que ya termina. Por ejemplo, resulta perplejoque, con la economía estadounidense creciendo a buen ritmo, con el mercado laboral cerca del pleno empleo, con los recursos ociosos cada vez más escasos y con la inflación repuntando, se proponga una política de recorte de impuestos y aumento del gasto público. ¿Acaso no aconseja la prudencia económica que en tiempos de prosperidad se fabriquen márgenes fiscalespara defenderse de la siguiente crisis en vez de acometer políticas de estímulo económico que desprotegen ygeneren excesos, burbujas y desequilibrios?. Más insensatos son aún los esfuerzos  proteccionistas de algunas fuerzas políticas como mecanismo para detener, e incluso revertir, el proceso de globalización. Mas esa tarea parece un esfuerzo vano: la fuerzas globalizadoras son muy potentes, aportan más ventajas que desventajas y no se combate con con barreras y obstáclulos al librecomercio, sino paliando sus inconvenientes, siendo el mas visible el trato de favor que recibe el capital frente al trabajo, causa del aumento de la actual desigualdad. Por consiguiente, la manera de afrontarlos problemas de la  globalización no es con antiglobalización, sino buscando cómo reequilibrar sus beneficios entre capital y trabajo a favor de este último.Más desquiciante es ver, como resultado del punto anterior, el apogeo de partidos radicales, antieuropeístas y xenófobos en el Viejo Continente que buscan destruir un proyecto europeo común que,  más allá de lo económico, es un proyecto político, con unos valores muy definidos, destinado a hermanar a unos pueblos que se masacraron durante la primera mitad del siglo XX. Esos movimientos que  encarnan el regreso de los nacionalismos pueden significar el fin de Europa. Pero nada hay más surrealista que ver a los republicanos estadounidenses, hasta hace poco acérrimos enemigos de la supuesta perfidia rusa, lanzando loas al gobierno de Vladimir Putin, un mandatario siniestro, corrupto y belicoso que lleva 15 años con su particular versión nacionalista del “Make Rusia Great Again” para reposicionar a Moscú con el “glamour” de la era soviética, cambiar el orden internacional, y debilitar a la Unión Europea y a la OTAN, un modelo que parece seguir la derecha nacionalista de Trump.

Si el futuro siempre es incierto, en este mundo raro lo es aún más. En lo económico, si alguna certeza ha intentado tranmistir la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed)al resto del mundo desde tiempo atrás, ésa es que subiría las tasas de interés de manera gradual.Pues bien, ya no es así. Ahora nos viene a decir que podría ser menos gradual de lo anticipado. De momento, prevé que en vez de incrementar las tasas de interés en dos ocasiones para el año que viene, podría hacerlo en tres. Pero sobre todo nos advierte que, en caso de que Trump aplique sus políticas fiscales para estimular el crecimiento, la probable mezcla de más deuda e inflación podría significar un ritmo más acelerado de alzas. Ese nuevo escenario genera nerviosismo. Desde el primer momento se ha traducido en un incremento de las tasas de interés de todos los plazos en Estados Unidos que se ha transmitido a todas las tasas del orbe, con varias implicaciones para la economía global: uno, incentivará el ahorro y encerecerá el crédito, lo que restringirá el consumo y la inversión y, en consecuencia, el crecimiento económico; dos, provocará que, en un mundo saturado de deuda, todos tengan que pagar más por ella, por lo que recursos destinados ahora al consumo y la inversión tendrán que destinarse al pago de intereses; y tres, las expectativas de una política más restrictiva de la Fed ha significado una virulenta apreciación del dólar contra el resto de divisas del planeta, con todas las ramificaciones que implica en términos de inflación y balanza de pagos.

También es incierto el rumbo que tomarán las relaciones comerciales en el mundo derivado de latendencia aislacionista del Brexit y de Trump, y cómo terminará afectando al comercio y al crecimiento global. Todavía no se sabe a ciencia cierta si se materializará el Brexit, pero suponiendo que sí, dependerá de cuánto duren las negociaciones y cómo se configure el acuerdo definitivo. También se desconocen las exigencias que establecerá Trump en las esperadas negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte o en otros tratados comerciales y cómo las tomarán los países socios.

En lo político tambien hay incertidumbre y riesgos. El discurso radical de Trump, Putin y los partidarios del Brexit ha funcionado, y los nacionalistas toman nota. Europa es la región más expuesta a esos riesgos, con varios acontecimientos clave el año que viene. En Francia habrá elecciones presidenciales: el 23 de abril, día del libro, será la primera vuelta, y el 7 de mayo la segunda. La candidata de extrema derecha, Marine Le Pen, quien ha recibido recursos de bancos rusos para financiar sus actividades políticas, aboga por abandonar el euro. En Alemaniase celebrarán elecciones federales, y Angela Merkel volverá a presentarse como candidata democristiana. Ella tratará de frenar el ascenso del partido nacionalista Alternativa para Alemania (AfD), formación que ha ido ganando preponderancia con un discurso xenófobo que ha enardecido a los germanos con la crisis de refugiados sirios. Pero además, falta por ver qué orden pretende establecer Donald Trump en el mundo: qué políticas adoptaráen la delicada región de Oriente Medio, o qué relación establecerá con Pekín, donde ya han surgido fuertes fricciones por la cuestión de Taiwan.

En este mundo raro, por tanto, se puede producir una combinación letal de alzas de tasas más pronunciadas de lo previsto, medidas proteccionistas que torpedeen el comercio mundial y resultados políticos explosivos.Esperemos que no, que estemos equivocados, o lo que hoy ya es de por sí raro se puede convertir en peligrosamente raro.

INFOGRAFÍA

La principal incertidumbre económica para el 2017 es la Fed. Hasta ahora, la Fed había prometido ser “gradual”, pero en la última reunión advirtió que podría ser menos gradual de lo anticipado como consecuencia del probable impacto de las políticas de Trump. El actual ciclo de expansión monetaria es el más largo y agresivo de la historia y el nivel de tasas está muy lejos del máximo del anterior ciclo (5.25%)

 

Fuente: Bloomberg

… esa expectativa de un aumento más acelerado de tasas ya se ha reflejado en las tasas de Estados Unidos. La tasa de 10 años ha pasado de un mínimo de 1.37% en el mes de julio a 2.57% en la actualidad. El día de la elección de Trump su nivel era de 1.86%. Ese alza se ha propagado a todo el mundo y afectará al crecimiento a través de un menor consumo e inversión, y al costo del servicio la deuda…

Fuente: Bloomberg

… a su vez, la expectativa de alzas de tasas por parte de la Fed ha significado una rápida apreciación del dólar, que ha ganado terreno frente a todas las divisas del mundo. El índice del dólar spot de Bloomberg, que mide el comportamiento del dólar frente a las principales divisas, está en máximos desde al menos el 2004, y desde la elección de Trump se ha apreciado un 5.8%...

Fuente: Bloomberg

… en ese sentido, el peso mexicano se ha depreciado un 10.4% contra el dólar, y sólo le supera el yen japonés (10.8%). La respuesta de las tasas de interés, en consecuencia, también ha sido muy agresiva y ha forzado a Banxico a elevar las tasas de interés en un punto porcentual desde el triunfo de Trump. El diferencial de tasas de México respecto a Estados Unidos se ha ampliado para contener la salida de flujos.

Fuente: Bloomberg

 

 

 

Add comment


Security code
Refresh

Más Leídos

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

196211 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy1295
Ayer1518
Esta Semana5996
Este Mes31888
Total3489340

18-07-2019

Visitantes ahora

Guests : 55 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition