Miércoles, Julio 17, 2019
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

Los banqueros centrales entran en escena con todo su esplendor

Ratio:  / 1
MaloBueno 

Hoy comenzó la reunión de política monetaria de la Reserva Federal (Fed). El Comité de Mercado Abierto (FOMC) se reunirá hasta mañana miércoles, y será el gran acontecimiento de la semana. También durante martes y miércoles  se reúne el Banco de Japón, y un día después, el jueves, dará un discurso el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, y el gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney. Por tanto, será una semana en la que los banqueros centrales más influyentes del mundo tendrán un protagonismo especial.

La decisión de la Fed se dará a conocer el miércoles a las 13:00 hora de México. A esa hora  se publicará el comunicadode política monetaria así como la actualización de las estimaciones macroeconómicas para el PIB, tasa de desempleo e inflación, y la famosa gráfica de puntos sobre las expectativas de alzas de tasas que manejan los propios miembros del Comité. Media hora después, la presidenta de la Fed, Janet Yellen, dará su conferencia de prensa explicando los motivos de la decisión.

Desde luego, el consenso de analistas y el propio mercado, a través de las probabilidades implícitas de los futuros de los fondos federales, prevén que la Fed mantenga, en una ocasión más, las tasas sin cambio. De nuevo se hizo la intentona por tratar de persuadir al mercado sobre la posibilidad de un alza de tasas en septiembre. Aprovechando el marco de Jackson Hole a finales de agosto, el vicepresidente de la Fed, Stanley Fischer, el presidente de la Fed de Nueva York, WillianDudley, y otros presidentes regionales como James Bullard (San Luis) o Dennis Lockhart (Atlanta) quisieron enviar el mensaje de que no debería desdeñarse la posibilidad de un alza de tasas este mes, que la economía marchaba bien y era preciso continuar con un proceso gradual de aumento de tasas con el fin de evitar que se produjeran excesos que amenazaran, en el futuro, la estabilidad financiera.

Sin embargo, poco tiempo duró la intentona. Por un lado, las encuestas para la Casa Blanca se han apretado y empiezan a provocar pánico. Los últimos sondeos apuntan a que  el candidato republicano, Donald Trump,ha tomado la delantera a la demócrata Hillary Clinton en Florida y Ohio, dos estados que en conjunto suman 47 votos electorales y que pueden resultar clave para el desenlace final. Barack Obama ganó, tanto en 2008 como en 2012, ambos estados y Clinton superaba hasta hace poco a Trump en las encuestas. A nivel nacional, la ventaja de Clinton, que a finales de agosto era de 6 puntos porcentuales, se ha recortado a apenas 1.5. 

Con las elecciones tan apretadas, y apenas unos días antes del primer debate presidencial que se celebrará el próximo lunes 26 de septiembre, dudamos que la Fed se aventure a subir las tasas de interés. Janet Yellen es la primera presidenta de la Fed perteneciente al partido demócrata en casi treinta años, y dudamos que vaya a arriesgarse a tomar una decisión que puede perjudicar a Hillary Clinton. El peligro es que el aumento de tasas de la Fed provoque una etapa de convulsiones financieras como sucedió durante los meses de enero y febrero, tras el incremento de tasas de diciembre, que sea aprovechado por Trump para desacreditar la política económica de Obama.

Pero además, los indicadores económicos no dan. El crecimiento económico durante la primera mitad del año ha sido débil, y el esperado repunte en la actividad durante el tercer trimestre será menos vigoroso de los pensado.

Los datos publicados durante la primera quincena de septiembre referentes al mes de agosto han sido decepcionantes, peores a los pronosticado. El dato de empleo de agosto defraudó: se crearon 151,000 empleos, por debajo de los 180,000 del consenso. Pero además, si excluimos la contratación de empleados públicos, la nómina privada apenas fue de 126,000. Y en los sectores de construcción, manufactura y minería se despidieron trabajadores.

La industria permanece, en el mejor de los casos, estancada. El ISM manufacturero, inesperadamente, volvió a entrar en contracción en agosto, con una lectura de 49.4, algo que no sucedía desde enero (una cifra por debajo de 50 significa contracción en la actividad respecto al mes previo). Pero el sector servicios, que representa en torno al 90% del PIB y sobre el que descansa la recuperación de la economía, también envía síntomas de enfriamiento: el ISM no manufacturero de agosto registró el crecimiento más bajo desde febrero de 2010, es decir, desde hace más de seis años. La lectura fue de 51.4 comparado con 55.5 en julio.

Claro, el ISM manufacturero y no manufacturero son encuestas y faltaban los datos duros. Pero la semana pasada, los reportes de producción industrial y ventas minoristas corroboraron esos síntomas de debilidad. La producción industrial se contrajo un 0.4% en agosto y, respecto al mismo mes del año pasado, se redujo un 1.1%. La minería, debido al derrumbe del sector petrolero, sigue en recesión, en tanto la manufactura pierde dinamismo ante la fortaleza del dólar y la magra demanda externa, lo que tiene a las exportaciones deprimidas.

Finalmente, el consumo privado también da síntomas de desvanecimiento. Luego de que durante el segundo trimestre se expandiera con mucho vigor, en julio el crecimiento mensual apenas fue de 0.1% y en agosto disminuyó un 0.3% por debajo de lo previsto por los analistas (-0.1%). Si excluimos el volátil componente de autos, las ventas se redujeron un 0.1% en contraste con un aumento de 0.3% que estimaba el consenso del mercado. Encima, para el mes de julio la cifra se revisó a la baja de -0.3% a a.0.4%.

Lo único que inquieta algo es la inflación, sobre todo la tendencia de la inflación subyacente, excluyendo alimentos y energía. La tasa subyacente del Índice de Precios al Consumo (IPC) de agosto fue de 0.3%, por encima de lo previsto, lo que significó que la tasa anual se acelerara a 2.3% en agosto, comparado con 2.2% en julio y por encima del objetivo inflacionario de la Fed de 2%. Sin embargo, el IPC no es el índice favorito de precios de la Fed, que prefiere el deflactor del gasto de consumo. Ese indicador se publicará a finales de mes, y la tasa anual del componente subyacente se ubicó en julio en 1.6%. Por tanto, los indicadores económicos dan espacio para que la Fed aguante un poco más sin subir tasas, y con más razón si hay un Trump acechante.

Distinta en la situación en Japón. Allí, el banco central sigue batallando contra la deflación, pero el mercado empieza a percibir que a la autoridad monetaria se le ha acabado la munición y que esa guerra está perdida. El Banco de Japón ya ha hecho de todo: tiene tasas negativas, tiene un colosal programa de compra de bonos y ya está adquiriendo  otro tipo de activos como bonos corporativos o fondos negociables en bolsa (ETFs). Sin embargo, no está claro que las tasas de interés negativas y una curva excesivamente plana esté generando más beneficios que costos. En consecuencia, la junta de política monetaria servirá para realizar un análisis exhaustivo de las políticas que se están aplicando y su efectividad, lo cual denota que pese a que el Banco de Japón es consciente de que tiene que seguir aplicando políticas ultraexpansivas, hay dudas sobre si se están siguiendo las estrategias correctas. 

INFOGRAFÍA

En Jackson Hole, a finales de agosto, varios altos funcionarios quisieron mandar el mensaje de que la Fed podría aún subir tasas en septiembre, y que incluso podrían aumentar las tasas dos veces este año, indicando a los mercados que no pecaran de complacientes. Eso hizo que las probabilidades de un alza de tasas en septiembre se elevaran a un 42%

Fuente: Bloomberg

… sin embargo, pronto esas expectativas se desvanecieron. Por un lado, el candidato republicano repuntó en las encuestas y ha estado recortando su desventaja respecto a la candidata demócrata Hillary Clinton, situándose a menos de un punto porcentual. Los resultados de algunas encuestas estatales como Ohio y Florida han despertado pánico…

 

Fuente: RealClearPolitics

…pero no sólo es la política. Los indicadores del ISM para el mes de agosto señalaron que la recuperación no termina de convencer: el índice manufacturero se fue por debajo de 50, lo que significa contracción, y el de servicios se fue a su lectura más baja en más de seis años. La debilidad se corroboró con los datos de ventas minoristas y producción industrial… 

Fuente: Bloomberg

… lo único que puede inquietar un poco es el comportamiento de la inflación. La tasa anual de la inflación subyacente repuntó en agosto a 2.3%. Sin embargo, la inflación general permanece deprimida en 1.1%, aunque debe tender al alza conforme se absorbe el shock petrolero. Aun así, la Fed prefiere los deflactores del gasto de consumo, que muestran tasas más bajas.

 

Fuente: Oficina de Estadísticas Laborales (BLS en inglés)

Add comment


Security code
Refresh

Más Leídos

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

194578 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy1136
Ayer1624
Esta Semana4319
Este Mes30211
Total3487663

17-07-2019

Visitantes ahora

Guests : 65 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition