Lunes, Septiembre 23, 2019
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

Previa de la Fed: Yellen preparará al mercado para un alza... pero con calma

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Mañana hay reunión de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed). Si la Fed no sube tasas mañana es, simple y llanamente, porque nadie lo espera. En las encuestas, ningún analista pronostica que mañana la Fed pueda subir las tasas de interés. Por otro lado, los futuros de los fondos federales apenas asignan una probabilidad del 10%. Así no se puede hacer nada.

Sin embargo, están dadas las condiciones para anunciar un apretón monetario: Wall Street está en récord, y la economía, tras un primer trimestre endeble, ha recuperado el paso y vuelve a crecer con vigor, impulsado sobre todo por el gasto de consumo, que representa 2/3 del PIB. Ni el derrumbe del precio del petróleo a inicios de año, ni la devaluación del yuan y la desaceleración de China, ni el Brexit, ni las dificultades de la banca europea, etc han logrado mellar la recuperación estadounidense, que si bien ha sufrido altibajos, ha vuelto a enderezarse y su economía se expande de nuevo a paso firme, lo que seguirá añadiendo presiones inflacionarias en la economía.

Por tanto, la coyuntura macroeconómica es favorable para anunciar una subida de tasas.  Pero no se hará porque, sencillamente, el mercado no lo espera. Y un incremento de tasas de manera inesperada, con los mercados mundiales muy vulnerables debido a una situación global muy delicada, con la mayoría de los banqueros centrales planeando recurrir a nuevas políticas de expansión monetaria sería letal, esto es, un alza de tasas sin los mercados listos para digerirlo, para recibir su impacto, puede tener consecuencias catastróficas que la Fed no puede permitir.

En consecuencia, y aunque el rumbo de la economía doméstica aconseje una subida de tasas, la Fed no puede hacer nada y tendrá que dejar pasar esta reunión. Lo más que puede hacer es, justamente, preparar a los mercados de que todavía hay espacio y deben subir las tasas este año. Que los costos de permanecer con las tasas deprimidas por mucho más tiempo pueden superar los beneficios y poner en riesgo la estabilidad financiera, y esto por dos motivos.

Uno, si la Fed no sube las tasas y la economía estadounidense se sobrecalienta, se corre el riesgo de que surjan presiones inflacionarias y que la Fed tenga que reaccionar de manera precipitada, subiendo las tasas de manera abrupta con el objeto de contener la inflación. Eso va en contra de la política de gradualismo que sostiene la Fed, y cuyo fin justamente es evitar disrupciones en los mercados globales como resultado de un ciclo de subida de tasas demasiado rápido en Estados Unidos que el resto del mundo no pudiera asimilar.

Y dos, porque estimularía nuevos aumentos en determinado segmentos de los mercados financieros, siendo los más visibles Wall Street y el mercado de bonos,  que podrían conducir a valuaciones insostenibles, a burbujas, con el riesgo de que estallen y generen fuertes episodios de inestabilidad financiera en los mercados mundiales, con riesgos de que aboquen a la economía global a una nueva y grave recesión.

Es por eso que la Fed, probablemente mañana, será poco complaciente y dejará un mensaje duro a los mercados para que se preparen para al menos un alza de tasas este año, o quizás dos (septiembre y diciembre). Actualmente, los futuros de los fondos federales asignan una probabilidad de 28% a un aumento de tasas en septiembre y de casi el 50% en diciembre. La Fed, por tanto, tratará mañana de que esas probabilidades se incrementen con el fin de que el mercado esté preparado para al menos un alza de tasas este año.

¿Caben dos? Lo dudamos. El problema de un incremento de tasas en septiembre es que estamos en plenas elecciones presidenciales. Y lo peor que puede hacer la Fed es inmiscuirse en unas elecciones. El riesgo de que un alza de tasas sea mal tomado por el mercado y provoque convulsiones en los mercados financieros que ponga en bandeja el escenario catastrofista que busca Donald Trump y gane las elecciones no sería una buena estrategia. Por eso se lo tomarán con calma: darán a entender, de manera velada, que tendrán que subir las tasas, pero hasta después de las elecciones.  NO hay que olvidar que el corazoncito de Yellen es demócrata y que Trump ya ha advertido que de ganar, no seguiría en el cargo una vez terminara su mandato. 

Por tanto, en esencia, el mensaje será de ahí vienen más subidas de tasas, pero actuemos con calma. De ser así, el mercado no lo debe tomar a mal. 

Add comment


Security code
Refresh

Más Leídos

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

320159 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy247
Ayer626
Esta Semana247
Este Mes53565
Total3615935

23-09-2019

Visitantes ahora

Guests : 80 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition