Martes, Mayo 21, 2019
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

¿Cómo está el mercado? ¿Eufórico o aterrorizado?

Ratio:  / 0
MaloBueno 

 

Ésta es nuestra última colaboración en el diario Excélsior, la cual también puede leer en las páginas de Dinero de dicho diario o en el siguiente link de Dinero en Imagen. 

En verdad que lo que está sucediendo en los mercados financieros es muy extraño. Generalmente, las bolsas y los bonos gubernamentales se mueven en direcciones opuestas. Se tratan de inversiones alternativas, sustitutivas, y los capitales rotan de unas a otras. En otros ciclos económicos, cuando los precios de las acciones suben, caen los de los bonos (o suben sus tasas de interés) y a la inversa. Esto es así porque la bolsa es considerada como un espacio de riesgo, para los más valientes, y el mercado de deuda soberana como una guarida segura, para los más precavidos. Si los inversionistas apuestan por el riesgo de las acciones es porque la economía marcha bien y se sienten envalentonados; si sin embargo se resguardan en la seguridad de los bonos soberanos, es porque huelen a peligro y se agazapan. 

Pues bien, por primera vez en la historia, tanto los precios de las acciones como de los bonos se han movido en paralelo. Wall Street está en máximos históricos, pero también las cotizaciones de los bonos del Tesoro de Estados Unidos (o lo que es equivalente, sus tasas en mínimos). Esa coincidencia es una anomalía, una distorsión, una rareza difícil de explicar. También se observa con otros activos: compran, por ejemplo, bonos corporativos de alto rendimiento (riesgo) y metales precios (seguridad). ¿Por qué se ha llegado a esa situación? ¿Qué significa que los inversionistas busquen riesgo en acciones y bonos corporativos y seguridad en bonos y oro al mismo tiempo? ¿Qué nos está diciendo sobre el estado de la economía? ¿Viene una edad dorada o un cataclismo? ¿Están los inversionistas eufóricos o aterrorizados? ¿Por qué estos inversionistas “bulls” saltan gallardamente al ruedo si inmediatamente después se esconden en el burladero?

La valentía, desde luego, llega por Estados Unidos. Allí, la economía crece de forma sólida y resiste todos los batacazos que le propinan del exterior, llámese China, petróleo o Brexit. El FMI ayer recortó, prácticamente, sus expectativas de crecimiento para el 2017 de todas las economías avanzadas, menos para Estados Unidos. La contracción de los beneficios corporativos de las empresas de Wall Street, en buena medida ocasionada por el desplome del precio del crudo y las pérdidas ocasionadas en las empresas petroleras, ya está casi superado y durante la segunda mitad del año veremos crecer de nuevo a las utilidades.

La cobardía viene por todo lo demás. Porque en el resto del mundo, en Europa, en Japón, el crecimiento languidece; porque China está muy endeudada y su economía pierde fuelle; porque ante el desencanto de los ciudadanos, los nacionalismos resurgen y los británicos ya dijeron no a Europa; porque las tensiones geopolíticas van en ascenso, sobre todo en el laberíntico Oriente Medio, y así.

Sin duda, viéndolo de este modo un poco simplista, los peligros y amenazas son muchos más que las certezas y seguridades. Y sería bueno ver de cerca si realmente existe esa dicotomía tan marcada, o no lo es tanto.

Es verdad que Wall Street está en récords. Ayer mismo el Dow Jones y el S&P’s 500 cerraron en nuevos máximos. Pero sólo son ellos (junto con su vecino México excluyendo el riesgo cambiario). Las demás bolsas del mundo tienen poco que presumir y se encuentran lejos de sus récords históricos.

Pero cuidado, si bien Wall Street está en máximos, su alza también tiene alguna particularidad importante de remarcar. Esta vez, y al contrario que en otros máximos históricos, el impulso no ha provenido tanto de los sectores más cíclicos, de aquellos que nos prometen mayores crecimiento en las utilidades como resultado de la expansión económica, de aquellas empresas ligadas al consumo discrecional, o a la tecnología, sino por los sectores más defensivos. Estamos hablando del sector de telecomunicaciones, con un alza del 22%, del de servicios públicos (+20%) y consumo básico (+10%), mientras que el de consumo discrecional apenas ha avanzado un 4.0% y el de tecnología un 5.0%.

Por tanto, dentro de la valentía de comprar acciones, el inversionista se ha decantado por los sectores más seguros, aquellos con comportamiento más estable, menos dependiente del ciclo. Por eso en el Dow Jones, las empresas que más gana en el año son Johnson & Johnson (+22% ), UnitedHealthGroup (+22 ) o Verizon (+20%) y las perdedoras sean Goldman Sachs (-10%), Nike (-8%) y Boeing (-6.8%).

En consecuencia, los inversionistas, lo que han estado buscando en Wall Street no son ganancias de capital, sino empresas que les ofrecen seguridad: acciones pocos volátiles y que les premian con un alto dividendo, títulos con cuerpo de acción pero con alma de bono.

¿Y por qué los inversionistas buscan en Wall Street acciones que hablan y caminan como los bonos en vez de ir directamente a comprar títulos del Tesoro? Pues porque el bono ya no es lo que era. El bono, su tasa libre de riesgo, es el astro sobre el que circula todo el universo financiero, la referencia a partir del cual los individuos y las empresas toman sus decisiones de inversión.

Pero, ¿qué sucede cuando esa luz se extingue? ¿Qué ocurre cuando la tasa libre de riesgo es cero o, peor aún, es negativa? ¿Qué acontece cuando el inversionista, buscando el menor riesgo posible para sus ahorros, no recibe nada a cambio o tiene que pagar por ello? ¿Qué riesgo asume cuando, estando ya las tasas por los suelos y con escaso margen para seguir cayendo (más de 10 billones de dólares en bonos globales remuneran tasas negativas) puedan empezar a subir infligiéndole  fuertes pérdidas de capital? Lo que sucede es que buscan los activos que más fielmente les sirva de sustitutivos y les resulten más seguros. Y las acciones con altos dividendos es el mejor de ellos.

En esa búsqueda de rentabilidad, también se han desplazado a los bonos corporativos, los cuales pagan un premio sobre los bonos del Tesoro por el mayor riesgo que implican. En consecuencia, este activo de riesgo también se has visto beneficiado, lo que ha propiciado que las tasas caigan y que las primas de riesgo se compriman. Esa tendencia ha sido especialmente visible en Europa, donde el Banco Central Europeo situó las tasas en territorio negativo y se espera que pueda anunciar nuevas políticas monetarias expansivas en el corto plazo, más tras el Brexit.

Al mismo tiempo, el mercado no se ha detenido en su búsqueda de refugio, adquiriendo metales preciosos, otro de los activos más demandados en tiempos de incertidumbre. En lo que llevamos de año, la plata se ha disparado un 75% y el oro en torno a un 50%.

Por tanto, el mercado global vive una situación muy particular, inédita. Y en gran parte se debe a las distorsiones de los banqueros centrales, que con sus de políticas bajadas de tasas a niveles incluso negativos y sus programas de compra de activos, ha debilitado el papel de faro de los bonos del Tesoro. En consecuencia, el mercado de deuda soberana está en récords históricos y, por consiguiente, la tasa libre de riesgo está en mínimos históricos. La magra rentabilidad de los bonos soberanos se ha propagado al resto del mercado: a Wall Street, a través de las acciones de altos dividendos; a los bonos corporativos, donde las primas de riesgo se han comprimido, y a los metales preciosos. La duda y los miedos es si los mínimos históricos de las tasas de los bonos soberanos, ya de por sí un exabrupto, justifica las valuaciones que está provocando en el resto de los activos.

INFOGRAFÍA

Estados Unidos vive una situación inédita: Wall Street está en récord histórico, y ayer volvió a marcar un nuevo máximo tanto el Dow Jones como el S&P’s  500, mientras que hace apenas unos días los bonos del Tesoro se regodeaban en mínimos históricos. Esa divergencia es nueva y parece ser una anomalía en la que no sabemos si los inversionistas quieren riesgo o seguridad…

 


 

 Fuente: Bloomberg

… sin embargo, pese a que el S&P’s 500 está en récords, lo que ha impulsado a la bolsa de Nueva York este año han sido los sectores más defensivos, los de telecomunicaciones o servicios básicos, lo que señala cierta cautela de los inversionistas, que han buscado valores seguros, poco volátiles, ajenos al ciclo y ofrecieran buenos dividendos, un sustituto a los bonos soberanos… 

Fuente: Bloomberg

… al mismo tiempo, en busca de esa rentabilidad que ya no les dan los bonos soberanos, han buscado ingresos en los bonos corporativos de alto riesgo, que ofrece un mejor premio. Europa se ha visto especialmente favorecida al tener buena parte de su mercado soberano con tasas negativas luego del programa de compra de activos anunciado por el BCE y la promesa de más estímulos….

… finalmente, y para generar más desconcierto, sorprende el rally que el oro y la plata han tenido este año ante la expectativa de turbulencias en los mercados ante un alza en las tasas que no llega, así como por el Brexit. Por tanto, estamos ante un mercado caro, en donde todos los activos suben, los riesgosos y los seguros, consecuencia de una política monetaria extrema.

Fuente: Bloomberg

 

 

 

Add comment


Security code
Refresh

Más Leídos

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

79441 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy42
Ayer2187
Esta Semana2229
Este Mes32133
Total3391677

21-05-2019

Visitantes ahora

Guests : 40 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition