Miércoles, Noviembre 20, 2019
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

FMI: Crecerá PIB 3.5% este año. Ahora son las economías desarrolladas las que tiran del carro

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Este fin de semana, del 17 al 19 de abril, se celebra la Reunión de Primavera del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial en Washington. Previo a esa reunión, el FMI publica el informe con sus perspectivas para la economía mundial.

Las previsiones de crecimiento mundial no cambiaron: este año la economía se expandirá un 3.5% y el año que viene estiman que sea de 3.8%. Sin embargo, si variará un poco la composición: los países desarrollados crecerán un poco más de lo inicialmente previsto, en tanto los países emergentes tendrá un desempeño algo peor.

Así, las economías desarrolladas pueden acelerar su ritmo de expansión de una tasa de 1.8% el año pasado a otra de 2.4% en este 2015, favorecidas por la caída del precio del petróleo; en el lado opuesto, el crecimiento de las economías emergentes se podría desacelerar de 4.6% en 2014 a 4.3% en este año.

Por otro lado, estima que el crecimiento cada vez está mejor balanceado, y que los riesgos macroeconómicos han disminuido. Sin embargo, los riesgos financieros, asociados a la formación de burbujas y una potencial inestabilidad financiera futura, así como los geopolíticos, se han incrementado.

Para el FMI, dos son las fuerzas que mueven al escenario económico estos días: la caída en los precios del petróleo, y los movimientos en los tipos de cambio asociados a los diferentes ciclos de política monetaria, con el dólar habiéndose fortalecido de manera poderosa en los últimos meses. Esos cambios ha provocado grandes ganadores y perdedores.

El descenso de los precios del petróleo ha favorecido sobre todo a las economías desarrolladas. En Estados Unidos liberará recursos para el gasto de consumo lo que hará, junto con una política fiscal menos restrictiva y una política monetaria que permanece muy laxa, que la economía crezca a una tasa de 3.1% tanto en el 2015 como en el 2016, comparado con 2.4% el año pasado. Las mejores condiciones macroeconómicas implicará que la Fed vaya subiendo las tasas de interés gradualmente: esas expectativas ha fortalecido al dólar y ha provocado un retroceso en las exportaciones.

En Europa, donde el principal riesgo es el destino de Grecia, la recuperación ha ganado vigor por el declive de los precios del crudo, las bajas tasas de interés y la debilidad del euro. Este año, la eurozona podría expandirse a una tasa de 1.5% comparado con 0.9% el año pasado. Destaca el dinamismo de España, con una expansión esperada de 2.5% para este año comparado con 1.4% el año pasado. Francia acelerará su crecimiento al 1.2% comparado con 0.4% en 2014 en tanto Italia saldrá de la recesión y se expandirá un 0.5%. Japón también se beneficiará de la caída del crudo y la depreciación del yen y tras contraerse su economía un 0.1% el año pasado, podría aumentar su PIB un 1.0% este año.

En los países emergentes, la economía China, debido a sus esfuerzos por sanear sus desequilibrios de crédito e inversión y hacer su tasa de crecimiento sostenible, podría desacelerarse de una tasa de 7.4% el año pasado a 6.8% este año, lo que significaría la tasa más lenta de expansión en treinta años. La desaceleración de China junto con la caída de las materias primas pegará al resto de economías emergentes.

La economía que peor saldrá librada de este embate es Rusia: al desplome del petróleo y la desaceleración del gigante asiático, hay que sumar las sanciones económicas derivadas de la anexión de Crimea y la guerra de Ucrania, por lo que su PIB pasará de una moderada expansión de 0.6% en el 2014 a hundirse un 3.8% este año, según los pronósticos del FMI. Latinoamérica, por otro lado, frenará su crecimiento de 1.3% en el 2014 a sólo un 0.9% este año. Brasil, cuya economía se estancó el año pasado, se deprimirá un 1.0% en el 2015. México contrarrestará la pérdida de protagonismo de Brasil con un crecimiento que se espera sea de 3.0% este año, comparado con 2.1% el año pasado.

Los riesgos macroeconómicos se han reducido, sobre todo al reducirse la probabilidad de una recesión en Europa que agravara sus problemas de deflación. Sin embargo, la fuerte apreciación del dólar, además del impacto negativo sobre las exportaciones estadounidenses, puede generar desequilibrios en las economías de emergentes, sobre todo problemas inflacionarios, que tengan que atajarse con políticas monetarias más restrictivas.

Los riesgos financieros, por otro lado, se han acrecentado ante la caída de las primas de riesgos en los mercados de bonos, derivado en buena medida a una política monetaria global muy expansiva. También generan inquietud los conflictos de Ucrania, y la inestabilidad en Medio Oriente por las guerras de yihadistas (Estado Islámico en Irak y Siria) y las tensiones entre los suníes de Arabia Saudí y los chiíes de Irán, ahora concentradas en la guerra de Yemen.

 

   

Add comment


Security code
Refresh

Más Leídos

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

435001 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy506
Ayer1576
Esta Semana4123
Este Mes35855
Total3718064

20-11-2019

Visitantes ahora

Guests : 22 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition