Domingo, Septiembre 22, 2019
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

Ya no es el empleo, sino la inflación, la clave para la Fed (y Banxico)

Ratio:  / 0
MaloBueno 

 

Sí. Tal y como se esperaba, la presidenta de la Reserva Federal (Fed), Janet Yellen, y sus colegas del Comité de Mercado Abierto de la Fed (FOMC por sus siglas en inglés), se decantaron por retirar el término “paciente” del texto del comunicado. Eso, simple y llanamente, quiere decir que la Fed tiene las manos libres para empezar a subir las tasas de interés después de la reunión que se celebrará el 28-29 de abril, pero no que necesariamente tenga que suceder en la reunión siguiente, la del 16 y 17 de junio.

Yellen, por tanto, muy en línea con su estilo, fue muy cuidadosa a la hora de comunicar a los mercados que la Fed ya no será “paciente”. Tan  cuidadosa fue que los inversionistas respiraron con alivio tras conocerse la filosofía que seguirá la Fed a la hora de empezar a subir las tasas y las nuevas expectativas económicas que maneja para el empleo y la inflación y las tasas de interés. Para el final de este año, ahora la Fed prevé que el objetivo de la tasa de los fondos federales se ubique en 0.625% comparado con 1.125% en diciembre. Ese número está más en consonancia con el pronóstico que manejamos desde principios de año, de que quizás el alza acumulada en las tasas durante este 2015 fuera de 50 pbs para situarse en 0.75%

Como dijo en la conferencia de prensa, que la Fed no sea “paciente” no quiere decir que sea “impaciente”. Esta decisión no quiere decir que la Fed vaya a subir las tasas de interés en junio…pero tampoco lo descarta.  Lo que la Fed busca eliminando dicha palabra del comunicado es, simplemente, ganar flexibilidad. Sus decisiones de política monetaria ya  están libres de la atadura que implicaba la palabra “paciente” y que consistía en al menos dos reuniones sin aumentar las tasas de interés.

Ahora mismo, nada hay determinado de antemano. Todo queda a expensas de los datos económicos, de la información fresca que se vaya conociendo, de los nuevos indicadores de empleo e inflación que se vayan publicando, y de la interpretación que se haga de ella. Como dijo Yellen, esa información es “incierta” y ni ella misma podría decir hoy cuando la Fed podría empezar a subir las tasas: todo depende de cómo vengan los datos.

Ahora bien, dentro de esa incertidumbre, hay una cosa bastante clara. La Fed da por hecho que la economía, pese a la desaceleración observada en el primer trimestre de este año en relación a trimestres previos (en parte debido a factores climáticos adversos) se seguirá expandiendo “por encima de la tendencia” y que el mercado laboral seguirá mejorando. Basta con ver sus nuevos pronósticos de empleo que publicaron tras la reunión: su nueva estimación es que la tasa de desempleo se ubique en un rango, al final de 2015, de entre 4.9% y 5.1%, comparado con una proyección de entre 5.0% y 5.2% en diciembre. El empleo, salvo algunos indicadores de subutilización de la fuerza de trabajo que también han venido mejorando, marcha viento en popa y si sólo fuera por el empleo, la Fed estaría en condiciones de aumentar las tasas de interés.

Sin embargo, lo que lo impide es el otro objetivo que persigue la política monetaria de la Fed: una tasa de inflación cercana al 2.0%. Ahora mismo, y partiendo de la premisa que la economía y el empleo seguirá mejorando, la inflación y sus principales determinantes (presiones de demanda, salarios, dólar, expectativas inflacionarias medidas por el mercado y por encuestas) son las variables a seguir, las que tendrán mayor peso, y las que determinarán cuándo la Fed anunciará su primera subida de tasas. La Fed disparará un aumento de tasas cuando esté “razonablemente segura” de que la inflación se regresa al objetivo de 2.0% en el mediano plazo.

Ahora mismo, esa seguridad no existe, pero empiezan a haber señales encontradas. Por eso la Fed precisa de esa mayor flexibilidad, para poder reaccionar tan pronto como perciba que la inflación se da la vuelta y repunta.

Por supuesto, la inflación general se ha deprimido y se espera que lo siga haciendo en el corto plazo. Eso es natural: los precios del petróleo se han derrumbado y, junto con ellos, se han desplomado los precios de los combustibles. En enero, el índice de precios al consumidor registró una tasa anual de -0.1%, la primera lectura negativa desde octubre de 2009. Eso ha provocado que la Fed vuelva a revisar el pronóstico de la inflación general para este año, medido por el deflactor del gasto de consumo: su nueva estimación es de una tasa de entre 0.6% y 0.8%, comparado con un rango de entre 1.0%-1.6% en diciembre y de 1.6%-1.9% en septiembre del año pasado.

Pero esa tendencia a la baja asociada al petróleo, si bien persistirá en el corto plazo, es transitoria y su impacto a la baja en la inflación se disipará tan pronto como el precio del crudo se estabilice, algo que ya está sucediendo. Junto con el petróleo, también juega en contra de un repunte inflacionario la apreciación del dólar, lo que está abaratando el precio de las importaciones. Y eso sí tendrá un impacto más duradero, que puede retener a la inflación en niveles bajos por más tiempo del previsto: como hemos dicho en estas páginas, la fortaleza del dólar refleja el actual músculo económico de Estados Unidos sobre el resto del mundo, y nos tememos que esa hegemonía y poderío del dólar se afiance aún más a lo largo de este año.  

En el lado contrario, la Fed empieza a mirar con preocupación las presiones de demanda. Frente a la caída de 0.1% de la inflación general en enero, la subyacente, excluyendo energía y alimentos, se estabilizó en 1.6%, lo que hace pensar a la Fed que la tendencia a la baja es transitorio y que están emergiendo presiones de precios inherentes a la fortaleza de la recuperación, lo que hará rebotar a la inflación en el mediano plazo.  Buena muestra de ello es que la inflación de servicios excluyendo energía se elevó un 2.5% en enero, impulsado por el aumento de los precios de las rentas de casas. Pero además, los componentes de alimentos o servicios de salud aumentan sustancialmente por encima de 2.0%.

Por otro lado, la Fed teme que, tarde o temprano, el dinamismo del mercado laboral se traduzca en mayores presiones salariales. De momento han estado contenidas: las remuneraciones por hora en febrero se desaceleraron a 2.0% respecto al mismo mes del año pasado frente a una tasa de 2.2% en enero. Sin embargo, en algunos sectores se empiezan a percibir alzas salariales elevadas que se pueden generalizar a otros sectores conforme los empresarios empiezan a notar la ausencia de trabajadores cualificados.

Si lo importante, si la variable de más peso para la conducción de la política monetaria de la Fed es ahora mismo la inflación, tendremos que estar muy pendiente de los precios al consumidor que se publican el 24 de marzo, dos días antes de la reunión de política monetaria de Banco de México (Banxico), el jueves 26 de marzo. Y sobre todo, los analistas mirarán a la inflación subyacente. La encuesta de Bloomberg espera que la lectura anual sea de 1.6%, sin cambios respecto a enero. Pero una sorpresa al alza volvería a poner nervioso a los mercados financieros, que a partir de ahora reaccionarán con intensidad, para bien o para mal, a cada dato relacionado con la inflación de Estados Unidos. El peso y Banxico estarán muy pendientes de ese último dato importante antes de la reunión de la Junta de Gobierno.

Entre tanto, la complaciente Yellen volvió a calmar, al menos momentáneamente, la ansiedad de los mercados. Wall Street revirtió las pérdidas iniciales y cerró con alzas superiores al 1.0%. El IPC de México voló un 1.37% y el peso mexicano se apreció un 1.8% para cerrar en 15.10 pesos frente a 15.38 pesos el día previo. Dejar de ser “paciente” no quiere decir ser “impaciente”. Los datos de inflación de Estados Unidos dejan aún espacio para no serlo, pero ahora la Fed ya puede reaccionar tan pronto se vuelva “impaciente”.     

Add comment


Security code
Refresh

Más Leídos

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

318772 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy76
Ayer659
Esta Semana11626
Este Mes52768
Total3615138

22-09-2019

Visitantes ahora

Guests : 52 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition