Domingo, Noviembre 17, 2019
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

¿Qué nos traerá la Fed el día de mañana?

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Hoy empezó la reunión del Comité de Operaciones del Mercado Abierto (FOMC) de la Reserva Federal de los Estados Unidos, y se quiera o no, es una reunión que está causando controversia, pero que calentó motores apenas desde la semana pasada cuando el gobernador del Banco Central de Inglaterra, Mark Carney, mencionó el jueves que el levantamiento de las tasas de corto plazo (en lo que toca a Reino Unido), podía suceder antes de lo que se tenía previsto.

Esto provocó que más de un participante en el mercado levantase una ceja, y mirase con recelo la reunión de la Fed de esta semana, como quien intenta descubrir si Janet Yellen podría estirar la mano antes de lo previsto, al igual que lo insinúa Carney. ¿Será?

La mayoría de los analistas coincide en esperar que la tasa de interés no suba sino hasta finales del 2015 tal cual parece ser la postura de los miembros de la FOMC, con sólo un participante pujando por subir las tasas este mismo año, según se reveló en los pronósticos de la Fed en marzo.

La perspectiva general es que el ya consolidado Tapering avance en otros 10 mil millones de dólares, lo que dejará las compras que realiza la institución de manera mensual (el famoso QE3) en 35 mil millones de dólares, sin embargo, descontado esto, todos los ojos reposan en conferencia de prensa que de Yellen, y de cómo mira ella el futuro cercano, y cuando comienza a considerar conveniente (oportuno) el subir las tasas de interés de corto plazo.

Algunas piezas sobre la mesa se han comenzado a mover de manera sorpresiva, y esto pone en un contexto interesante la decisión de mañana. Por principio la tasa de desempleo ha mantenido una tendencia bajista desde diciembre de 2012, tanto así que en febrero Yellen se vio obligada a suprimir el umbral del 6.5% con el que guiaba al mercado, y desde entonces ha tratado de volcar la atención a una guía más cualitativa sobre el mercado laboral.

 

Los economistas suelen observar la tasa de desempleo respecto a los niveles inflacionarios, buscando encontrar una relación de trade-off entre ambas variables que suele acercarse a lo que Milton Friedman llamó la tasada “natural de desempleo”, y que posteriormente Phelps denominó como la “NAIRU” (Not Acelerating Inflation Rate of Unployment), si la tasa de desempleo efectiva converge con la NAIRU, entonces las autoridades comienzan a tener un mayor costo para reducir el desempleo en términos de la inflación. Por tanto, si el paro va por debajo de la NAIRU, la Fed tiene incentivos para dejar de estimular a la economía y viceversa.

Sucede que con la última caída de la tasa de paro (a 6.3% en mayo), muchos economistas comienzan a estimar que se esté convergiendo con la NAIRU, y esto abona a la idea de que la Fed, empezará a considerar más en lo concreto la oportunidad de elevar anclas, porque a este nivel la Fed puede hacer poco por el lado del empleo, y debe volver la mirada atenta a la inflación.

Y no estamos muy lejos de esta polémica teoría, porque hoy se publicó la inflación de mayo, la cual retomó su mejor nivel desde finales de 2011 con un incremento anual de 0.7 puntos porcentuales, que dejo la tasa anual en 2.1%. Muy en contra de lo que los miembros de la FOMC opinaron en su última reunión, de que la curva de Phillips se había muerto.

El dato es duro, y drástico, porque comienza a decirnos que si Yellen quiere reducir más el desempleo, tendrá que convivir con una mayor inflación, y eso es algo que muchos miembros de la FOMC no están dispuestos a tolerar.

La cuestión es que la Fed guarda el mandato dual de máximo empleo con estabilidad de precios (entendida como un 2% inflacionario), y aunque uno observe a la economía de Estados Unidos débil y frágil, desde la perspectiva de los objetivos de la Fed, Yellen puede juzgar fácilmente que “nos estamos acercando”, y como todo buen capitán, puede empezar a incorporar esta señal en su discurso de mañana. Avisar del viento que se aproxima.

Desde una regla  de Taylor típica, el aumento de precios y una mayor actividad económica, deberían empezar a levantar sospechas sobre subir la tasa de interés de los fondos federales, que hasta ahora se había mantenido a la baja por el notable desempleo, la reticencia a la baja de éste, y una inflación concienzudamente debajo del objetivo inflacionario (2%), pero con los últimos datos, todo esto puede ser debatible, así que la pregunta del millón es: ¿realmente está ocurriendo el breakout de la economía de Estados Unidos?, o mejor aún ¿está la economía estadounidense en un punto que la Fed podría considerar crucial?

La producción industrial del país vecino se aceleró hasta un 4.27% el mes pasado la tasa más alta de los últimos dos años, en épocas normales, no estaríamos pensando que esta cifra hablase de una “recuperación económica”, estaríamos diciendo que la economía estadounidense se encuentra en un "proceso de expansión", pero la costumbre de ver las cifras de un color más bien pálido, podría estar escondiéndonos la fortaleza de Washington.

Economistas de Goldman and Sachs, un poco más optimistas de lo usual comentaron ayer en una nota para inversionistas que: “a pesar de la caída del 1% durante el primer trimestre del año del PIB, creemos que la economía de Estados Unidos está creciendo arriba de su tendencia de los últimos años”.

Así que Carney podría no estar tan equivocado como hemos pensado estos últimos días, y diversos miembros de la FOMC estarán tentados a empezar a apurar las tuercas de la Fed, para ver si el mercado asimila un ligero aumento de tasas.

¿Estamos preparados realmente para ello?, es difícil de contestar, Mayo trajo datos agradables para la actividad económica, pero ya las minutas de la Fed de su reunión del 30 de abril aseguraban que no había sobreestimar los datos positivos de la economía, y que aún había muchos frentes por donde combatir.

Apenas ayer, Christine Lagarde redujo el crecimiento esperado de Estados Unidos, y aunque lo mantuvo estable para 2015. Aseguró que hay dificultades de crecimiento en el mediano plazo, debido a una insuficiencia de demanda interna (¿les suena eso?), y creemos que esta puede ser la piedra angular por la que Yellen mañana defienda las tasas de interés bajas.

En consecuencia, sea lo que sea, lo importante de mañana sucederá en la conferencia de prensa, sobre el tono, y el encanto que tenga Yellen para comunicar su decisión, sobre qué tanta atención están tomando al desempleo y la inflación, qué otras variables la guían, que proyecciones tiene para el abanico de variables económicas, y sobre todo, que tan cerca de la puerta de salida ve a la economía de Estados Unidos.

Add comment


Security code
Refresh

Más Leídos

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

430906 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy654
Ayer1508
Esta Semana11109
Este Mes30591
Total3712800

17-11-2019

Visitantes ahora

Guests : 55 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition